Servicios en comunicación Intercultural

Perú: La quinta parte del territorio nacional está concesionada a la minería

Proceso de concesiones mineras lleva más de 20 años sin cambiar (parte 1)

- Arequipa, Puno, Áncash y Lima son las regiones con mayor proporción de su territorio ocupado por derechos mineros.

- Aunque sólo se usa entre el 5 y 6 por ciento en exploración y explotación minera del área concesionada.

Servindi, 16 de setiembre, 2014.- A mayo de 2014 las concesiones mineras ocupan nada menos que la quinta parte del territorio nacional (20%) cuando hace apenas doce años la proporción alcanzaba sólo al 6 por ciento.

Así lo reveló el estudio Concesiones mineras en el Perú: Análisis y propuesta de política realizado por el Grupo Propuesta Ciudadana y presentado en la secuencia Agenda Ambiental que difunde la asociación Derecho, Ambiente y Recursos Naturales (DAR).

Epifanio Baca Tupayachi, coordinador ejecutivo de dicha organización, explicó que Arequipa, Puno, Áncash y Lima son las regiones con mayor proporción de su territorio ocupadas por derechos mineros.

“Hay departamentos como Arequipa y Moquegua que tienen más de la mitad de su territorio concesionado. Cuando uno desciende a las provincias, hay hasta el 90 por ciento de su territorio concesionado" afirmó el especialista.

"La provincia de Chumbivilcas, en el Cusco, tiene el 80 por ciento de su territorio concesionado” indicó.

La asfixiante presencia de la minería colisiona con otras actividades económicas y genera malestar, preocupación y desconfianza. Esto genera acciones como la toma de carreteras o de rehenes y produce situaciones de conflictividad.

Baca reafirmó su posición que sostiene la necesidad de establecer una pausa en el proceso de concesiones mineras, tras veinte años de concesiones ininterrumpidas, a fin de atenuar los conflictos sociales.

“Creo que el sistema ha tenido éxito al incrementar la inversión, la producción y los ingresos fiscales, pero este proceso está muy asociado al aumento de conflictividad debido a la afectación de los derechos, especialmente de las comunidades campesinas en la sierra y las indígenas, en la selva”, acotó.

Epifanio Baca también llamó la atención sobre la necesidad indispensable de mejorar la participación ciudadana y el acceso a la información.

“El mecanismo actual (de concesiones mineras), lo único que exige al demandante (de la concesión) es que ésta se publique en el diario de circulación nacional o en el diario del departamento. Como comprenderán esta información no llega a las comunidades campesinas” alegó.

Recomendó al Estado hacer un mayor esfuerzo para que las comunidades, cuyo territorio se está demandando para una concesión, sean informadas adecuadamente.

“Hay que hacerle llegar la información para lo cual se tendrían que implementar sistemas mucho más amigables en idioma quechua, aymara y en todas las lenguas que existen en el país”.

Otro cambio a realizar, según el experto, es aumentar las causales de caducidad de las concesiones mineras ya que, el sistema es demasiado permisivo y flexible.

Explicó que, de acuerdo a la norma vigente, el demandante de la concesión tiene siete años para empezar a producir una cantidad mínima de mineral, de lo contrario paga una multa. De no cumplir recién puede revertir al Estado.

No obstante, remarcó que la multa es tan pequeña que los propietarios de las concesiones lo pagan para continuar con la misma y seguir alargando el derecho otorgado. “Esto llega a una situación insostenible”, subrayó.

De las 25 millones de hectáreas concesionadas, sólo se utilizan entre el 5 y 6 por ciento en exploración y explotación minera. En el resto no hay actividad, precisó.

“Son concesiones que han sido entregadas como derecho, y las propietarios lo mantienen por años, pagando sumas irrisorias al Estado, lo que genera precios altos y un ambiente propicio para la especulación” prosiguió.

Finalmente, estimó que el Estado podría ir recuperando esas concesiones y con la información existente, evolucionar hacia un sistema de entrega similar al sector de hidrocarburos, a través de concursos públicos.

“Ocurre un problema en Madre de Dios, donde el 80 por ciento de los que hacen minería informal y contaminan no son propietarios (sino que) alquilan las concesiones a los dueños”. Esta situación debe cambiar para evitar que tanto Amazonía como la sierra peruana se siga destruyendo y contaminando.

Proceso de concesiones mineras lleva más de 20 años sin cambiar (parte 2)

----

Fuente: Con información de DAR: http://www.dar.org.pe/inicio.htm

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario