Servicios en comunicación Intercultural

Beca 18 no llega a los jóvenes de frontera que más lo necesitan

Servindi, 7 de octubre, 2022.- Canelo es un joven de 19 años de la comunidad Pampaentsa, en Numpatkaim, a quien le fue amputada una pierna y se moviliza con una muleta improvisada de madera que no fue elaborada a su medida. Conciente de sus limitaciones fìsicas, manifiesta que a él le gustaría estudiar computación e informática “porque ellos trabajan sentados”.

Este es uno de los testimonios que grafica la crítica situación que padecen los jóvenes indígenas que viven en zonas de frontera y que nos relata el profesor awajún Alberto Ahuanari, quien pide atender a los jóvenes de Numpatkain, Comainas y Río Santiago.

En el presente informe explica el desconocimiento y la falta de promoción del Programa Beca 18 y las limitaciones de difusión para llegar a la población indígena que más lo necesita.
 

Beca 18 no llega a los jóvenes de frontera que más lo necesitan

Por Alberto Ahuanari

La Beca 18 es uno de los apoyos que el estado de Ollanta Humala Tasso instauró en octubre del año 2011, el cual se encuentra dirigido por el Programa de Becas y Crédito Educativo (PRONABEC). El objetivo principal fue atender a los estudiantes y jóvenes provenientes de los lugares más pobres del país donde la educación superior no llega o donde algunos tienen poco acceso a educación universitaria, los cuales con el apoyo del financiamiento becario podrían acceder en diferentes ciudades del país en varias casas de estudios superiores.

Tenemos que subrayar que en el Perú profundo existen jóvenes muy talentosos y hábiles en diferentes materias, pero que por diferentes razones como la por falta de apoyo, bajo recurso económico, falta de acceso a la ciudad y poco acceso a la tecnología de la información no logran cumplir sus grandes sueños de realizar sus estudios en las casas de estudios del país y retornar con una perspectiva diferente de la realidad y contribuir en sus comunidades en realizar cambios significativos en el desarrollo de su región o distrito.

Historia de superación y la cruda realidad antes de la llegada de Beca 18 en las Comunidades Nativas Amazónicas.

Allá por el 2009, terminaba el colegio en la Comunidad Nativa de Yutupis, perteneciente a la etnia Awajun, ubicado en el Departamento de Amazonas, Condorcanqui, Rio Santiago, con los más altos honores ocupando los primeros puestos en todos los grados. Todos me veían como un joven prometedor y que tuviera mi futuro resuelto en la ciudad.

Sin embargo, la realidad era distinta, le rogaba a mi padre de ocupación agricultor buscar forma para que yo siga realizando mis estudios universitarios, aunque eso sonaba lejos del alcance. Le rogaba todos los días que me concediera salir a la ciudad a realizar mis estudios, pero el simple hecho de salir del pueblo a la ciudad más cercana era lejos y el costo muy elevado, incluso después de ingresar no podían mantenerme durante mis estudios con lo poco de dinero que me llegaba por parte de mis padres. Matemáticamente era imposible. Éramos 22 jóvenes que enfrentábamos la misma situación en mi pueblo, el Awajún, todos queríamos hacer algo o ser alguien, un profesional y poder contribuir en algo en nuestros pueblos.

Pasaba un mes después de haber culminado mis estudios de secundaria y apoyaba a mis padres en la chacra y crianza de animales menores y, un día sonó el único teléfono publico que había en el pueblo y trataban de ubicarlo a mi padre. Mi padre es un hombre del pueblo que siempre ha velado por el bien de la comunidad y reconocido por muchos líderes. La llamada era del presidente del ORPIAN-P, que en coordinación con el Instituto Nacional del Desarrollo de los Pueblos Indígenas Amazónicos y Afroperuanos (INDEPA), habían logrado sacar acceso directo en la Universidad Nacional de Educación Enrique Guzmán y Valle, y que buscaban unos cuantos jóvenes que acrediten los primeros puestos de las instituciones amazónicas y afroperuanas.

La historia de como llegué de la comunidad hasta Lima es muy larga. Los problemas y necesidades que tuve que enfrentar estando ahí con apenas 150 soles que mi padre me mandaba para el mes, las estrategias que tuve que ingeniarme, las amistades que tuve que hacer para mantenerme en carrera, los trabajos que hacía a mis 15 años, lo que hacía para solventarme los gastos de la universidad, entre otros, pero puedo decir que hasta incluso lloré cuando mi padre me dijo que no había dinero para que yo llegara a Lima y haga presencia en la Oficina de INDEPA. Tuvo mi padre que endeudarse para que me diera el pasaje de salida […]

Y situaciones similares son los que cada quien, cada joven nativo amazónico enfrenta o ha enfrentado para poder salir a buscar una oportunidad de estudio, y muchas veces en esa dura batalla se pierden muchos sueños, sueños incumplidos, no logrados que viven actualmente en la memoria y en los llamados sueños frustrados de ahora padres de familia con varios hijos, que algunas vez han tenido intenciones y fuerza interna, incluso con sus propios medios han intentado salir con la esperanza de encontrar oportunidad de estudios, y algunos que salieron y retornaron al no poder encontrar.

Situación de la Beca 18 en las fronteras de Numpatkaim, Comainas y Río Santiago: ¿Llega la beca a las instituciones y pueblos de la frontera con Ecuador?

Accedimos un grupo de investigadores con el propósito de mapear el patrón de contagio que tuvo el COVID 19 en las comunidades indígenas y ver la función que cumplió el estado en la crisis sanitaria que enfrentamos mundialmente, y en ese estudio nos dimos cuenta muchas de las situaciones complejas que enfrentan las comunidades amazónicas awajun de la frontera de Numpatkain, Cenepa, Comainas y Rio Santiago.

Y no pasó desapercibido ante nuestros ojos el problema y la necesidad de los jóvenes que desean estudiar alguna carrera universitaria. Sin embargo, nunca logran enterarse de las posibilidades que existen de los programas y créditos de becas que el estado brinda a los jóvenes de bajos y escasos recursos económicos. Y otros que por falta de oportunidad ya lograron formar su familia y decidieron quedarse con la esperanza de que sus hijos en el futuro cumplan los sueños que ellos no pudieron lograr, pues hasta incluso el acceso en esos lugares y pueblo Awajún son una lucha diaria de los que transitan a diario transportando cargas pesadas.

Caminos de trochas de hasta 5 horas de caminata para ellos y para nosotros 8 horas, donde las escasas intervenciones del estado en las instituciones llegan por Helicópteros, los programas como Qaliwarma brinda sus alimentos por vuelo, y que donde hubo muertes en el camino de 5 horas llevando emergencia de madres con problemas de parto. La voz de los jóvenes clama con ecos entre esos cerros que cierran cada pueblo ubicado en las riberas de Numpatkaim y Comainas.

Conversando con los pobladores de las diferentes comunidades como Shamatak Grande, Pampaentsa, Waisim, Kusu Chico, Teesh no hay ninguno de los hijos de los pueblos mencionados que se haya beneficiado de las becas que el estado promueve y brinda. Incluso desconocen la existencia de tales becas o poco conocimiento tienen. Conversando con uno de los pobladores nos dijo que tenía una hija que terminaba su secundaria, pero que no tenia conocimiento que podían postular a esas becas, y varios jóvenes cuando le conversas y le preguntas desconocen de la Beca 18, entonces ¿el estado discrimina a los más pobres que se encuentran alejados con poco acceso? ¿es el estado un gobierno que le da facilidad solo a los que se encuentran cerca o donde el acceso es más factible y obvia a los que se encuentran a horas de caminata y que claman a grandes voces ser escuchados y atendidos? ¿acaso el estado no tienen intención de llegar hasta donde está el ultimo joven con talento y sin ninguna posibilidad de lograr cumplir su sueño de realizar algún estudio universitario?

Considero que son ellos los que realmente conocen las situaciones más complejas de la realidad del país, son ellos los que desean y se esfuerzan tanto en poder encontrar solo una oportunidad para que ellos promuevan el desarrollo de su pueblo. Si no son ellos ¿quiénes entonces? Si no pueden tener una oportunidad ellos, los que son los defensores de la nación cuando el país ha tenido enfrentamientos armados con el país vecino desde la segunda guerra mundial y cuando se requirió de su apoyo no se negaron, ni se limitaron a poner excusas y se enlistaron a las armas ¿Por qué ahora el Estado no puede atender su llamado a sus hijos?

 

“Me gustaría estudiar computación e informática, porque ellos trabajan sentados. Aunque me gustaría estudiar otras carreras mi pierna no me permite movilizarme con libertad”.

Canelo 19 años.

Es uno de los testimonios de un joven llamado Canelo de Pampaentsa – Numpatkaim, a quien le fue amputada una pierna y que se moviliza con una muleta improvisada de madera que no fue elaborada a su medida. Que le fue regalada por alguien caritativo cuando él andaba con palos. Las intenciones y aspiraciones del joven son inmensas, pero las manos que llegan del estado son cortas y no llegan hasta donde él está sentado clamando a gran voz ser escuchado y atendido.

Sus hermanos que terminan sus estudios secundarios lo ven y se llenan de lágrimas ver como el estado no le ha brindado ni siquiera un mínimo apoyo para que él al menos pueda enfrentar sus problemas diarios. Nos partió el alma a todos los que estábamos ahí alrededor pues era inmensa la impotencia ver como el estado mantiene muy discriminada a la población que vive alejada, a pesar que ellos son los primeros en respaldar a su nación cuando el estado tenga problemas territoriales, son los primeros en ponerse en la fila a dar sus vidas por su nación y así son muchas las situaciones y casos que hemos ido encontrando en las diferentes comunidades que hemos ido visitando, jóvenes promesas buscando ver la luz al final del túnel que le brinde oportunidades en lograr cumplir sus metas de estudiar en alguna universidad del país.

El pueblo clama facilitadores de Beca 18

Desde el recóndito lugar entre los cerros de la cordillera del Cóndor y de los afluentes del río Numpatkaim, Comainas y Río Santiago los pobladores claman y hacen llamado a las autoridades la presencia de los facilitadores de la beca 18 u alguna otra institución que de buena fe brinde becas, o créditos becarios a los jóvenes que son la promesa de los pueblos originarios amazónicos.

En todas las comunidades donde ingresamos para realizar el estudio, de los muchos que nos acercaban a dialogarnos sobre la realidad que estaban enfrentando o lo que pasaban lo primero que nos interrogaban eran por las facilidades u oportunidades, que quizás nosotros podamos brindarles para que sus hijos o hijas estudien en las universidades de Lima. Nos pedían números para que nosotros podamos servirles de facilitadores para los ingresos a las universidades, sin embargo cuando les preguntábamos por la existencia de la beca 18, su desconocimiento del programa era total. No sabían ni qué era las becas 18, ni cómo funcionaban, ni mucho menos los procesos y las fechas en la que se desarrollaban.

Por tanto, viendo las altas carencias de la atención y discriminación a los pueblos que viven muy alejados hacemos llamado al estado o en su efecto al PRONABEC u otras instituciones hacer presencia con sus convocatorias que brindan, o le den oportunidad a esos jóvenes que tanto tiempo durante los años que viene funcionando la beca 18 no han hecho su presencia o por otro lado brindarle un tratamiento distinto y diferenciado a esta población que desde hace mucho ha venido siendo discriminada por parte del estado.

En definitiva, esperamos que alguna entidad litigue la discriminación del estado hacia los pueblos amazónicos awajun en cuanto a las oportunidades al estudio de sus jóvenes de la “frontera” de Numpatkain, Comainas y Rio Santiago y que permita que haya mayor presencia de los programas de estudio en las zonas como estas.

 

Te puede interesar:

Carta de joven awajún al Pdte. de la Sociedad de Hidrocarburos

Oscar Chigkun Mayan, jóven líder awajún escribió una deliciosa carta a Felipe Cantuarias, presidente de la Sociedad Nacional de Hidrocarburos (SNH) respondiendo a la idea que señala que el fallo que anula el contrato del Lote 116 por omitir la consulta previa "atenta con la seguridad jurídica". ¡No se la pierda! Seguir leyendo...

 

Carta a mi padre Santiago Manuin y a los jóvenes del pueblo Awajún

Foto proporcionada por la autora.

Servindi, 3 de setiembre, 2022.- Compartimos un bello y sentido texto escrito por Sekut Manuin Mayan, quien empezó escribiendo una carta a su padre Santiago Manuin Valera, en el tercer año de su muerte, pero que luego se ha convertido en un poderoso mensaje a la juventud awajún. Seguir leyendo...


 

Tags relacionados: 
Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario