Servicios en comunicación Intercultural

La Cosmovisión indígena Humano-Ecológica

Foto: Haroldo Salazar Rossi

Los pueblos indígenas del mundo y en especial de los trópicos húmedos como es el caso del Perú y los pueblos indígenas de la Amazonia peruana tienen presente su cosmovisión integradora, entre la sociedad y la biodiversidad integral con equidad.

La cosmovisión indígena: Humano-Ecológica

Por Haroldo Andrés Salazar Rossi*

27 de mayo, 2018.- Los pueblos indígenas de la Amazonía peruana tienen como principio ancestral el reconocimiento genuino de la base de la vida que está en el espacio, la tierra y las fuentes de las aguas, porque en ellas se mueve la integralidad de la biodiversidad y de allí prevalece, el respeto a la naturaleza y a las diferentes divinidades que existen en el espacio.

Y los ven como una gran familia a los astros, al sol, a la luna, a las estrellas, al infinito cielo y a las nubes que se miran en el espacio en donde se van desenvolviendo con una ritualidad, inimaginable para el citadino.

Pero, el indígena los percibe y los va identificando en diversas formas a los seres espirituales, sean malos o buenos, y a todos ellos los respeta.

De esos conocimientos los indígenas amazónicos van valorando el tiempo, que es sagrado para la vida. Los segundos, minutos, hora, día, semanas, meses, año, que no vuelven.

El día y la noche son de vital importancia, por el rol que cumplen en la integralidad con sus seres de la biodiversidad, tanto los que se mueven en el día y duermen en la noche como los que se despiertan en la noche para cumplir sus respectivos roles de transformación constante en la vida amazónica.

Los arboles primarios que se los conoce como montes y las diversas formas de sus bosques, y todos los seres vivos y no vivos, se van desarrollando con los principios de las leyes naturales, garantizando la reciprocidad con todas las especies de plantas y los indígenas los ven como una gran familia de árboles.

Cada árbol tiene sus guardianes que son los insectos, que garantizan un rol de gran importancia. Los insectos aseguran la diversificación de los árboles de los bosques. Son ellos los que cuidan la gran diversidad que existen en los bosques, y la diversidad de las epifitas, helechos, hongos musgos.

Los moradores indígenas y ribereños amazónicos conocen de cerca cómo interactúa el desarrollo de los bosques tropicales. Va de acuerdo a los colores del suelo con sus respectivas plantas y las plantas interactúan en reciprocidad con los insectos, con las aves, los animales, los reptiles, que se van desplazando por todos los diferentes estratos que tienen los montes primarios e interactúan en el desarrollo de la biodiversidad amazónica en el marco de una gran reciprocidad integral.

El indígena o los lugareños de la Amazonia conocen bien como cada variedad de planta tiene sus nombres; y los pueblos indígenas tienen, en sus respectivos idiomas, los nombres de las variedades de plantas, aves, animales, reptiles, larvas, batracios, epifitas, helechos, orquídeas etc.

Los pueblos indígenas tienen como algo sagrado al agua como fuente de vida, porque el agua es el fundamento de la vida de la gran biodiversidad de los bosques tropicales. El agua no se debe de maltratar ni aprovechar su venta porque es un derecho de la vida del poblador indígena y morador ribereño por la importancia que significa el agua.


Fuente de la imagen: Haroldo Salazar Rossi

Todos estos conocimientos de respeto son los conocimientos asimilados por transgeneración, porque el agua está en el espacio en forma gaseosa, con grandes masas de nube, que van refrescando con los rocíos.

En donde no llega el agua desde el cielo, brota desde el subsuelo. Aquí se trata del respeto a los puquios, a los ojos de agua, a los riachuelos, las quebradas, los ríos, las cochas, con sus respectivas plantas acuáticas, animales, insectos, peces, animales y árboles frutales de diferentes variedades. Por ejemplo, las palmeras en sus diversas variantes y que son la fuente integradora del agua. de los árboles, animales, aves, insectos y muchos seres más.

con su sabiduría ancestral el indígena tiene en cuenta que cada clase de agua que existe en la Amazonia es muy diferente con toda su biodiversidad. Cada color de agua tiene sus preferencias de vida en los diferentes peces, caracoles, insectos, plantas acuáticas, árboles, reptiles, etc. porque los que viven en agua cristalina no pueden vivir en agua turbia o negra, marrón o amarillenta.

Cada ser vivo tiene su lugar y dentro de los estratos de los ríos o en las cochas, los peces tienen su lugar; unos a nivel del suelo, otros a nivel medio del agua y otros están a nivel superficial, de acuerdo a las diferentes formas que tienen los peces.

Los bosques, los ríos y las cochas están pobladas de muchas especies de animales, de aves, insectos, reptiles, peces; unos son nocturnos y otros diurnos. Es por esto que nada es para el indígena estático, todo lo ve en constante cambio.

Dentro de la hermosura de los montes o los bosques tropicales y de la biodiversidad, allí está integrando el ser humano de las diversas familias lingüística indígenas en donde el ser humano es parte de esa gran masa viviente de la biodiversidad tropical amazónica; donde el ser humano es el guardián o los adanes del trópico, que tiene el deber de ser un guardián que hace el buen uso y manejo y está en constante razón en guiarse por la reciprocidad natural.

Los pueblos indígenas tienen en sus respectivos idiomas a la gran mayoría de los nombres de árboles, peces, reptiles, insectos, aves, animales, serpientes, hongos, plantas medicinales nombres de los ríos, trasmitidos por sus respectivos ancestros.

También, las enseñanzas de respeto y la cultura ecológica, porque dentro de la gran biodiversidad están las divinidades. Se trata de espíritus buenos y malos porque no hay ningún ser vivo que no tenga sus dueños o sus divinidades.

Machos, hembras o hermafroditas, a todos se los respeta y se tiene conciencia de la equidad, porque dentro de la naturaleza nada está por demás o en sobre producción porque la naturaleza es equitativa.

La naturaleza les enseñó a los pueblos indígenas a usufructuar en reciprocidad, en el uso y relación entre la naturaleza y el ser humano. Porque la Amazonia y su población humano- ecológica es poderosa, transformadora, es una fuerza fenomenal encantadora, es riqueza a todo nivel, tiene un enorme poder de transformación instantáneo; pero la naturaleza es delicada y sensible, cuando se atenta contra ella y se va rompiendo el equilibrio y no se respetan las reglas y las leyes de la naturaleza.

Todo lo comentado en este artículo se va interpretando de acuerdo a esa integración sostenida en una frase llamada HUMANO-ECOLÓGICA.

---
* Haroldo Salazar Rossi es un maestro o sabio de la cultura indígena amazónica. Originario del pueblo Asháninka fue uno de los promotores y técnicos del pionero proyecto Huertos Integrales Familiares Comunales (HIFCO) de la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (AIDESEP), organización nacional indígena amazónica de la cual fue presidente nacional del 2004 al 2006.

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

El sentido del ser indígena es de una alta sensibilidad, su percepción y sus visiones son propias de su vivencia en la zona de paz y equilibrio ecológico, por eso sus conocimientos y cualidades se impregnan de su riqueza propia, de su espirituali dad en la cosmovisión de ser parte de un entorno rico y bello, del cual se sirven para vivir, pero que equilibran su uso y su conservación. Pacha Kausay vivir en equilibrio con la naturaleza es un detalle propio de su sentir profundo, y, de su empatía de amor al mundo natural que lo cobija, quien vive en paz, aspira belleza, poder, alegria y esencia propia que le comunica ese mundo sencillo pero puro, equilibrado y rico en vegetacion, belleza, arborizacion, aguas naturales que discurren y que son parte de una devenir natural y de integrar vidas naturales humanas a una vida natural pletorica de riqueza propia de belleza y armonía. Los cantos de sus esencias son los que aquilatan sabiduria en los naturales propios de la zona, que son los hermanos indígenas, que ese detalle de vida aculturada y conservacionista, no la tenemos nosot ros citadinos, en busca del confort y la comodidad. No percibimos ni sentimos la naturaleza porque no la vivimos en esencia. esa fuerza viene del ser que imprime su vida de amor y conservación en el bosque o area natural sobre la que se vio nacer y crecer. dra. bertha de peru

Qué interesante. Tenemos riquezas naturales y culturales que no las explotamos debidamente.
Podríamos tener programas de intercambio por ejemplo, con los jóvenes de 3º y 4º de secundaria.

Añadir nuevo comentario