Servicios en comunicación Intercultural

Chilapa y la ruta para su pacificación

Niño armado en Rincón de Chautla, municipio de Chilapa, Guerrero. Foto: Índice Político del 23/I/2020

Por Chilapa, por Guerrero y por el país, es hora de hacer un mayor esfuerzo y no escatimar lo que a cada quien y a cada cual le corresponde hacer. Construir el proceso de pacificación va mucho más allá de pequeñas dádivas que son de efecto transitorio.

Por Marcos Matías Alonso

17 de febrero, 2020.- Cualquier esfuerzo para construir la ruta de pacificación de Chilapa tendrá que examinar el Informe de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH): “Sobre la situación que en materia de desaparición de personas y delitos vinculados impera en el municipio de Chilapa de Álvarez, Guerrero”.  

Sobre la presencia delictiva en el municipio, el Informe de la CNDH alertó:  

“La disputa por el territorio municipal y por el control de la ‘economía criminal’ ha generado que en Chilapa de Álvarez se acreciente la incidencia delictiva y que hechos tan lamentables como las desapariciones de personaslos homicidios dolosos cometidos con alto grado de violencia y los hallazgos de fosas clandestinas estén presentes en el diario acontecer de los habitantes…, lo cual, aunado a las condiciones de desigualdad, pobreza y pobreza extrema que ahí se presentan, les impide un adecuado desarrollo económico social y cultural”.   

Desde el 2009 Chilapa es víctima de múltiples crímenes, con episodios violetos y diversos delitos de alto impacto. Ante la mirada atónita de los órganos de brindar justicia y seguridad ciudadana que con negligencia y omisión dejaron crecer el fenómeno delincuencial hasta volverse incontrolable. Su fuerza y poder se acrecentaron más que los del propio Estado. Hoy, Chilapa y el país sufren esas consecuencias funestas.  

Varias tragedias pudieron evitarse de haber tomado medidas preventivas. En mayo del 2019, diversos medios dieron a conocer un video donde un grupo de  niños y niñas indígenas del Rincón de Chautla portaban armas de fuego, realizaban ejercicios de adiestramiento y anunciaban su incorporación a la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias-Pueblos Fundadores (CRAC-PF).    

La CNDH exhortó a las autoridades a tomar medidas urgentes para salvaguardar los derechos de los niños e hizo diversas recomendaciones para aminorar la situación de violencia que impera en ese municipio. Sin embargo, por omisión a dicho exhortó, el pasado 22 de enero el suceso se repitió, cuando una veintena de niños indígenas fueron presentados como “policías comunitarios” de la CRAC-PF, dispuestos a defender su familia y su comunidad. Otro suceso más fue la masacre de diez músicos indígenas, el 17 de enero pasado, en el camino entre Mexcalcingo-Tlayelpa, también del municipio de Chilapa.  

Construir las rutas de pacificación exige aprender de las recientes experiencias trágicas y no repetir errores por negligencia o indiferencia. Si los distintos órdenes de gobierno hubieran atendido oportunamente las recomendaciones de la CNDH, pudieron evitarse muchas muertes y, quizá, disminuido el nivel de violencia en Chilapa.  

Este artículo enfatiza la ruta social para la pacificación del municipio. Cualquier proceso de paz y pacificación implica que los gobernantes toquen tierra en el terreno del conflicto. El diálogo cara a cara es el primer paso en la reconstrucción de la confianza.    

Es loable la presencia “in situ” del gobernador de Guerrero en la zona del conflicto. El viernes 24 de enero, en Alcozacán, Héctor Astudillo estableció el primer diálogo con la CRAC-PF. Escuchó las demandas de los representantes de los 16 pueblos  y se firmó una “Minuta de Acuerdos” que contiene 29 demandas que serán atendidas por el gobierno del Estado y el Ayuntamiento de Chilapa. 

 

Fuente: El Sol de Acapulco. El Gobernador con la dirigencia de la CRAC-PF. Alcozacán, 25/II/2020

El esclarecimiento y castigo del asesinato de los diez músicos del municipio de Chilapa, encabeza la lista de demandas. El desmantelamiento de los grupos delincuenciales, la revisión de las órdenes de aprehensión de los “policías comunitarios” y la instalación de campamentos de la Guardia Nacional en áreas de confrontación, son parte de las prioridades emergentes.  

La construcción de un hospital, centros educativos, viviendas, apoyo a la producción agrícola, la creación de un nuevo municipio indígena, la rehabilitación y pavimentación de carreteras, son parte de la “Minuta de Acuerdos” que deberán atenderse con prontitud.   

Este primer acercamiento realizado en un clima de mutuo respeto entre las partes propició el segundo encuentro con el Gobernador. El 3 de febrero se reunió no sólo con la CRAF-PF, sino también con Paz y Justicia. Ambos grupos mantienen enfrentamientos armados que han costado muchas vidas. 

En esta visita, el Gobernador llevó despensas, mochilas, cobijas, útiles escolares, papelería para escuelas, módulo de atención médica, servicios de asesoría jurídica y sicológica, torneos deportivos, cine educativo para la paz, etcétera.   

En Alcozacán, Bernardino Sánchez de la CRAC-PF manifestó: “Nosotros no pedimos regalitos, lo que queremos es que haya justicia para nuestros pueblos y que se detengan a los responsables de los asesinatos”. En el Jagüey, Ceverino Tlatempa, vocero de Paz y Justicia, también cuestionó los obsequios del Gobernador y exigió: “Queremos justicia, no nos vengan a engañar con regalitos”.  

David Sánchez, Coordinador de la CRAC-PF, el Gobernador y el Presidente Municipal de Chilapa. Foto: Jesús E. Guerrero. Alcozacán 3/II/2020

En el difícil camino hacia la pacificación, el Gobernador exhortó a ambos grupos para evitar más enfrentamientos: “Los pueblos no son enemigos, los enemigos de Guerrero son la pobreza y los que están fuera de la Ley, esos son los enemigos del pueblo. Es importante la paz y el respeto entre los pueblos”.  

La ruta para la pacificación de Chilapa debe dar respuesta a las demandas suscritas entre el Ejecutivo de Guerrero y la CRAC-PF y los acuerdos pactados con Paz y Justicia. La reconciliación entre ambas partes será una meta de largo plazo. 

Ceverino Tlacotempa, Coordinador de Paz y Justicia, El Gobernador y el Presidente Municipal de Chilapa. El Jagüey, 3/II/2020. Foto: Jesús E. Guerrero

Construir la ruta de pacificación implica un alto compromiso del Ejecutivo Federal. La instalación de la “Mesa Regional de Coordinación para la Construcción de la Paz en Chilapa” (28/I/2020) ha sido un paso relevante.  En Chilapa, como en otras regiones indígenas del país, urge aplicar programas sociales para reducir la violencia y disminuir la pobreza en que se encuentran cientos de comunidades indígenas.

El pasado 23 de noviembre el Presidente de la República estuvo en Chilapa y dialogó con los pueblos nahuas, nixtecos, tlapanecos y afromexicanos. De ellos recibió las principales propuestas que deben impulsarse en sus comunidades. Resalto tres ejemplos prioritarios: “el tema de la inseguridad es de primera importancia, el clima de violencia no nos permite vivir en paz”. En respuesta, el Director del INPI señaló: “Debemos hacer el mayor esfuerzo para superar el lamentable clima de violencia e inseguridad que se vive en la región de Chilapa”.  

En el tema de la salud, reiteraron: “los servicios de salud son deficientes, faltan medicamentos en los centros de salud. Necesitamos hospitales regionales. Presidente, solicitamos que se concluya pronto el Hospital Regional de Chilapa”.  

Desde el 2011, las autoridades de salud anunciaron la inauguración del Hospital Regional de Chilapa. El 23 de noviembre pasado, el Presidente de la República instruyó al Secretario de Salud y al Titular del IMSS, agilizar la inauguración del Hospital. El 29 de noviembre, ambos titulares, en coordinación con el Gobernador recorrieron las instalaciones del hospital para verificar avances. Es urgente la apertura de este Hospital Regional.

El Hospital Regional de Chilapa luce vacío. Urge que inicie sus actividades y brinde atención médica para la población. Foto: José L. Matías. Febrero 2020.

Con respecto al tema de la infraestructura carretera, las autoridades señalaron: “Nuestros caminos están en mal estado y necesitan diferentes trabajos de rehabilitación y mantenimiento”. Diversos tramos carreteros que hacen conexión con la cabecera municipal de Chilapa se encuentran deteriorados.

Me he limitado a comentar el tema de la inseguridad, la salud y la infraestructura carretera. El paquete de demandas entregado al Presidente de la República incluye los principales temas prioritarios para un programa de desarrollo microrregional de Chilapa. Grandes acciones institucionales son los que debe incidir para aminorar la violencia y mejorar la situación social de la región.  

Tanto los dirigentes de la CRAC-PF, como los de Paz y Justicia, han dicho claramente que quieren justicia social, no quieren regalitos o despensas. La ruta de pacificación en Chilapa requiere incrementar la inversión social para atender los rezagos acumulados. El incremento de la inversión del gasto social debe comprometer la aportación del gobierno federal y sus Secretarías de Estado, las  instancias del gobierno estatal y la contribución del Ayuntamiento Municipal de Chilapa y José Joaquín Herrera. Sólo de esta forma se reducirá la desigualdad social y disminuirá la pobreza indígena de la región.

Chilapa, 23 de noviembre del 2019. El Presidente de la República, el Gobernador y el Presidente Municipal de Chilapa

Por Chilapa, por Guerrero y por el país, es hora de hacer un mayor esfuerzo y no escatimar lo que a cada quien y a cada cual le corresponde hacer. Construir el proceso de pacificación va mucho más allá de pequeñas dádivas que son de efecto transitorio.

---
*Marcos Matías Alonso es investigador titular del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS).

Te puede interesar:

 

 

Tags relacionados: 
Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario