Aportes agrarios a EsSalud ¿un paso atrás?

Ica, 2 diciembre 2020. Manifestantes bloquean Panamericana Sur en Ica exigiendo derechos laborales al estado y derogación de la Ley de Promoción Agraria. FOTO: Oscar Rosario Ica, 2 diciembre 2020. Manifestantes bloquean Panamericana Sur en Ica exigiendo derechos laborales al estado y derogación de la Ley de Promoción Agraria. FOTO: Oscar Rosario

La reciente modificación legal introducida por el Congreso, mediante la ley 31969 (publicada el 30 de diciembre), reduce los aportes de las empresas agroexportadoras a EsSalud a 6%, medida que beneficia directamente a las empresas más grandes, con más de 100 trabajadores, las que desde 2023 venían aportando el 8% de las remuneraciones de sus trabajadores.

Aportes de empresas agrarias a EsSalud: ¿un paso atrás?

Por Laureano del Castillo*

CEPES, 12 de junio, 2024.- En los últimos días de diciembre el Congreso aprobó varias leyes polémicas. Una de ellas modificó la ley que puso término al bloqueo por trabajadores agrícolas de carreteras en Ica y otras partes del norte, en protesta por los bajos salarios y otras condiciones laborales.

El 30 de noviembre de 2020, cuando el país se encontraba padeciendo los efectos de la pandemia de la Covid-19, con aislamiento social y severas medidas de protección, el país fue sorprendido por el bloqueo de la carretera Panamericana Sur, debido a las protestas de los trabajadores agrícolas en Ica, protestas que se extenderían a otros valles de la costa norte. En el centro de los reclamos estaba el rechazo a la Ley de Promoción del Sector Agrario, N° 27360, que fuera publicada en las postrimerías del gobierno de Fujimori, en 2000.

En una rápida reacción, el 6 de diciembre de 2020, el Congreso de entonces derogó la Ley de Promoción del Sector Agrario y tres semanas después la reemplazó por la Ley 31110, llamada “Ley del régimen laboral agrario y de incentivos para el sector agrario y riego, agroexportador y agroindustrial”.

Uno de los principales reclamos de los trabajadores agrícolas era el aumento de sus remuneraciones, algo que en buena medida se consiguió con la inclusión de una Bonificación Especial por Trabajo Agrario (BETA), equivalente al 30% de la RMV, aunque sin carácter remunerativo. Pero ese no era el único punto en cuestión; una larga lista de reclamos se orientaba a la mejora de sus condiciones de trabajo, por lo que la ley 31110 introdujo mecanismos que buscaban mejorarlas. Adicionalmente, se encargó a la Superintendencia Nacional de Fiscalización Laboral (SUNAFIL) velar por el cumplimiento de la legislación y otros derechos laborales.

Un punto importante en la ley 31110 fue la modificación de la tasa de contribución de las empresas a EsSalud, para la atención a sus trabajadores.

El régimen de salud

La Ley de Promoción del Sector Agrario, como un estímulo adicional a las empresas que se acogieron a ese régimen, estableció que ellas debían pagar solo el 4% de la remuneración de los trabajadores, lo que 19 años más tarde (a través del Decreto de Urgencia 043-2019) se modificó para fijarlo en 6% de la remuneración del trabajador. Más aún, dicho Decreto de Urgencia estableció que dicho porcentaje iría incrementándose paulatinamente, subiendo a 7% desde enero de 2025, a 8% desde enero de 2027 y de 9% a partir de enero de 2029.)(1) Cabe mencionar que, desde hace muchos años, todas las demás empresas contribuyen con el 9% de las remuneraciones de sus trabajadores a la entidad encargada de la seguridad social, es decir a EsSalud.

Precisamente, frente a la necesidad de contar con una adecuada protección de su salud, la ley 31110 acortó los plazos para el incremento paulatino de la contribución que pagaran las empresas agrarias y agroexportadoras a EsSalud. Para las empresas con 100 o más trabajadores o cuyas ventas fueran mayores a 1,700 UIT,(2) en los años 2021 a 2022 debían aportar el 7%; entre 2023 y 2024, el 8%; y recién desde 2025, el 9%. Las empresas con menos de 100 trabajadores o cuyas ventas fueran menores a 1,700 UIT, aportarían 6% de 2021 a 2027 y desde 2028 se igualarían al régimen general del 9% de la remuneración de cada trabajador.

Por la cantidad de cifras y períodos mencionados, en la siguiente tabla mostramos la evolución de las aportaciones a EsSalud vigentes hasta el año 2023, refiriéndonos en lo que fuera establecido por la ley 31110 solo a las empresas con más de 100 trabajadores.

Evolución de las aportaciones de las empresas agrarias a EsSalud 
(2000-2023)

Ley 27360 D.U. 043-2019 Ley 31110
4% 6% (desde enero 2020)  
7% (desde enero 2025) 7% (en 2021 y 2022)
8% (desde enero 2027) 8% (en 2023 y 2024)
9% (desde enero 2029) 9% (desde 2025)

Recorte a la contribución empresarial

La reciente modificación legal introducida por el Congreso, mediante la ley 31969 (publicada el 30 de diciembre), ha dispuesto que se reduzca nuevamente los aportes de las empresas agroexportadoras a EsSalud a 6%. Esta medida, de acuerdo con lo mencionado en los párrafos anteriores, beneficia directamente a las empresas más grandes, con más de 100 trabajadores, las que desde 2023 venían aportando el 8% de las remuneraciones de sus trabajadores.

En efecto, el artículo 9 de la ley 31969, dispone que a partir de enero de este año hasta diciembre de 2028 el aporte mensual al Seguro Social de Salud (ESSALUD) de los trabajadores comprendidos en la ley 31110 será de 6%. Esta reducción se produce a pesar de que, según las cifras de los propios gremios empresariales, los ingresos por agroexportación siguen batiendo récords. Así, en una nota publicada el 9 de febrero de este año, COMEX daba cuenta que “de acuerdo con cifras de la Sunat, las exportaciones totales agrícolas sumaron US$ 10,165 millones en 2023, lo que evidenció un crecimiento del 3.9% con respecto a 2022”.(3)

Ese crecimiento se dio, adicionalmente, sobre cifras igualmente positivas del año anterior difundidas por el Ministerio de Comercio Exterior y Turismo: “¡Gran noticia! Las agroexportaciones peruanas lograron un nuevo récord en 2022 tras alcanzar los US$ 9 807 millones, cifra 12,3 % mayor a la registrada en el 2021”.(4) Las cifras recogidas dan cuenta de la tendencia creciente de las exportaciones agrarias, expresadas en montos y volúmenes exportados, así como el número de países a los que llegan nuestras frutas y vegetales.

¿Por qué, entonces, si el negocio apunta hacia arriba, se restablece este beneficio a las empresas agrarias? Parte de la respuesta la encontramos una vez más en una publicación de COMEX, de setiembre de 2022, refiriéndose a la ley 31110: “Los cambios al Régimen Laboral Agrario no solo generan mayores dificultades para acceder al sistema formal o hacen que las inversiones del sector agroexportador estén orientadas a reducir la cantidad de trabajadores mediante una mayor mecanización, sino que también se pierde competitividad en las principales agroexportaciones durante el proceso”.(5)

Invocando la caída en las exportaciones de café en grano verde, los mangos y las mandarinas, mencionados en el boletín de febrero de 2024, citado líneas arriba, COMEX logró que el Congreso introdujera este beneficio en el texto de la ley 31969, cuyo contenido se orienta principalmente a impulsar la competitividad y la generación de empleo en el sector textil, como se puede constatar de una simple lectura del texto legal. Pero, además, se logró incorporar en el texto de la ley un beneficio adicional para las empresas agrarias, cual es una deducción adicional del impuesto a la renta por la contratación de trabajadores.

¿Quién paga la cuenta?

Es evidente que la reducción de los aportes de las empresas agrarias generará problemas a una institución que, como casi todos los ciudadanos conocen, no brinda los servicios de salud que los trabajadores afiliados merecen. Conseguir una cita médica en los establecimientos de EsSalud supone una espera de largos meses, lo que resulta especialmente grave en los casos de requerirse intervenciones quirúrgicas.

Una nota de Infobae daba cuenta, en diciembre pasado, de un preocupante informe elaborado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT): “El estudio reveló que los gastos de Essalud incrementan, pero el ingreso no. Solo en 2022, S/15.010 millones salieron de las arcas para pagar prestaciones económicas, asistenciales, gastos administrativos, infraestructuras y otros. Aunque se proyecta que para el 2023 el monto aumente en 6.09 % hasta alcanzar los S/27.827 millones, las deficiencias continúan siendo visibles”.(6)

No es difícil extraer las consecuencias que tendrá esta modificación legal para la salud y bienestar de los trabajadores agrícolas. Lejos de mejorar las condiciones de los establecimientos de EsSalud, los menores ingresos de la entidad conllevarán mayores limitaciones para los pacientes que se acerquen por atención de salud.

La norma aprobada parece enmarcarse en la idea de que la disminución del costo laboral aumentaría la competitividad internacional de los bienes exportables, aumentaría la demanda, la producción y se generarían nuevos puestos de trabajo, como analiza críticamente Pablo Ernesto Pérez, de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de La Plata, para el caso argentino (La Reducción de Aportes Patronales ¿Estimula el empleo? Un análisis para la Argentina durante la Convertibilidad).

¿Avance o retroceso?

Al momento de aprobarse la ley 31110, en 2020, se criticó la progresividad de muchas de sus medidas, sobre todo la relacionada al mantenimiento por más años de importantes beneficios tributarios para las empresas agrarias. Como dimos cuenta en el número 192 de La Revista Agraria, varios congresistas, incluyendo a la entonces presidenta del Congreso Mirtha Vásquez, consideraron la aprobación de la Ley 31110 como un «primer paso» para responder a los reclamos de los trabajadores agroindustriales. Ante esa suerte de compromiso u oferta, en esa oportunidad nos preguntamos cómo y cuándo se darían los siguientes pasos.

Han pasado tres años y parecería que en el actual Congreso los representantes hubieran querido replicar, pero en un contexto totalmente distinto, las propuestas de otro Vladimir, en este caso de Lenin, en su conocido libro Un paso adelante, dos pasos atrás. Por lo menos, es lo que los trabajadores de las empresas agrícolas legítimamente pueden sentir respecto de estas idas y vueltas en el tratamiento legal de los aportes a EsSalud.

Notas:

(1) No obstante, se criticó fuertemente al D.U. 043-2029 por haber prorrogado los beneficios de la Ley 27360 hasta diciembre de 2031.

(2) La Unidad Impositiva Tributaria (UIT) fue fijada en S/ 5,150 para el año 2024, por lo que ventas superiores a 1,700 UIT equivalen a S/ 8’755,000.

(3) “Exportaciones agrícolas crecieron un 3.9% en 2023”. Puede verse en: https://www.comexperu.org.pe/articulo/exportaciones-agricolas-crecieron-un-39-en-2023

(4) https://www.gob.pe/institucion/mincetur/noticias/699408-agroexportaciones-peruanas-rompen-record-y-superan-los-us-9-800-millones-en-2022

(5) “Régimen Agrario: Resultados y consecuencias a más de un año de su derogación”. Puede verse en https://www.comexperu.org.pe/en/articulo/regimen-agrario-resultados-y-consecuencias-a-mas-de-un-ano-de-su-derogacion

(6) “EsSalud en quiebra? Los motivos detrás del déficit financiero”. Las negritas son del autor. En: https://www.infobae.com/peru/2023/12/25/essalud-en-quiebra-los-motivos-detras-del-deficit-financiero/#:~:text=Solo%20en%202022%2C%20S%2F15.010,las%20deficiencias%20contin%C3%BAan%20siendo%20visibles.

---
*Laureano del Castillo es abogado egresado de la Maestría en Derecho, con mención en Derecho Constitucional. Posee experiencia en asesoría legal y en el desarrollo normativo en instituciones públicas, privadas y sociales nacionales. En la actualidad es director ejecutivo del Centro Peruano de Estudios Sociales, CEPES.

----
Fuente: Publicado por el portal web del CEPES: https://cepes.org.pe/2024/05/08/aportes-de-empresas-agrarias-a-essalud-un-paso-atras/

Escucha nuestro podcast


AÑADE UN COMENTARIO
CAPTCHA
This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.