Servicios en comunicación Intercultural

Por un bono universal que no deje afuera a quien lo necesite

Imagen: Juan Ponce Valenzuela / EFE.

La cuarentena no focaliza, es decir, no solo está afectando a los pobres y pobres extremos, sino que está generando una nueva población vulnerable que se incrementa, especialmente si no se está tomando medidas que en verdad frenen el incremento de la pobreza.

Por Patricia Saavedra

Servindi, 12 de junio, 2020.- Entre el 16 de marzo y el 23 de abril, el gobierno anunció un total de cinco bonos orientados a la población más vulnerable para que pueda resistir la inamovilidad a consecuencia de la pandemia de coronavirus.

Sin embargo, el horizonte inicial de 15 días superará los 100 días al 30 de junio, y los vulnerables contados al inicio se habrán multiplicado.

Los especialistas y entidades financieras estiman que esta crisis será equiparable con escenarios como el vivido durante el primer gobierno de Alan García. Asimismo, que el PBI caerá 12 puntos en 2020 y que tomará al menos dos años –sino es más– recuperar el ritmo económico.

“De 20% se ha pasado a 30% de hogares en situación de pobreza, es un retroceso de 10 años”, indica la politóloga Alexandra Ames.

En palabras del economista Óscar Dancourt, entrar en cuarentena implicaba una paralización total de la economía, donde no solo se cae la producción, sino también el empleo.

La respuesta de un bono tras otro, a fin de cubrir las reiteradas prolongaciones de la inamovilidad y alcanzar a los pobres y pobres extremos, finalmente hizo a los bonos cada vez más fraccionados y focalizados.

Estos, además de no alcanzar a la población meta planteada por el Estado, no previó los umbrales de una nueva pobreza, al marginar a sectores que hoy son, por ejemplo, desempleados, suspendidos, independientes o simplemente gente que vivía y abastecía su mesa con labores eventuales día a día.

Sin medios de subsistencia para sobrevivir la pandemia, esta población se vio forzada a levantar su aislamiento ya sea buscándosela en la calle o retornando a sus lugares de origen –caminantes o retornantes–, a la par que las cifras de contagios se elevaban, sin vislumbrarse aún la denominada meseta.

Un bono universal ya

Es así que lo que se necesita, según explica el economista Pedro Francke, es un bono “que no deje fuera a nadie que lo necesite”.

Y es que, la suma de los bonos aprobados a la fecha solo alcanzaría a una séptima parte de adultos con documento nacional de identidad (DNI) –en base al padrón de electores hábiles del Jurado Nacional de Elecciones (JNE)–, en contraste con el 72.4% de peruanos que viven en la informalidad.

Ante ello, la legisladora Rocío Silva Santisteban, del Frente Amplio, presentó el PL 05435/2020-CR - Proyecto de Ley que declara de interés nacional y de necesidad pública la aprobación de un Bono Universal para afrontar la Pandemia del COVID-19.

Para la legisladora autora del proyecto, no basta un bono que se concentre en los pobres y pobres extremos sino en todos aquellos afectados por la emergencia, siendo la base para recibirlo el no contar con ningún tipo de ingreso.

Es así que la perspectiva de este bono universal debe ser pensando en la crisis económica post pandemia –que no se reduce solo a la cuarentena–, es decir, para sobrevivir a la crisis producto del confinamiento.

Asimismo, tal como se refiere en la justificación de la fórmula legal del proyecto, dicha demanda se sustenta en compromisos diversos del Estado peruano, como por ejemplo la décima política del Acuerdo Nacional.

La cuarentena no focaliza

Otro aspecto por el que se cuestiona la efectividad de los bonos anteriores es su excesiva focalización, resultando la “identificación de beneficiarios compleja por la alta informalidad, además de la excesiva demora para esta identificación”, explica el especialista Antonio Peña Jumpa.

Por su parte, Óscar Dancourt opina en favor de la universalidad del bono, indicando que “no estamos haciendo políticas de lucha contra la pobreza, la focalización no tiene ningún sentido, la cuarentena no focaliza, la cuarentena paraliza la economía en todos sus sectores".

A ello se agrega que existen fallas para sistematizar las bases de datos que tiene el Estado, lo cual además ha retrasado la entrega de bonos.

“Un ejemplo de ello es que aún hay un 10%, es decir 270 mil familias, que no ha recibido el primer bono [anunciado el 16 de marzo]”, acota Alexandra Ames.

La politóloga también acusó que “de los 6 millones 800 mil beneficiarios proyectados para recibir algún bono, solo se entregó a 590 mil" es decir, una cifra muy por debajo de la requerida.

Datos expuestos por Alexandra Ames durante el foro: Propuesta que declara de interés nacional un #IngresoBásicoUniversal.

Enfoques humanitarios y no asistenciales

Para Alexandra Ames ese punto es fundamental para comprenderse la naturaleza de un bono universal.

“Los bonos deben tomar la perspectiva de apoyo humanitario, no de asistencialismo, porque no lo es”, y explica que durante las crisis o desastres “tenemos a damnificados que necesitan mitigar la situación en la que se encuentran, con ayuda del Estado”.

En esta misma línea el especialista Antonio Peña Jumpa incluso recomendó "aplicar los principios y normas de la gestión del riesgo de desastres (Ley 29664)”. Esto último ameritaría la activación del Sistema Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres (SINAGERD).

Y es que "la emergencia sanitaria es una emergencia conectada con un peligro específico, en este caso, el COVID-19. Pero, este problema, tiene a su vez […] otros problemas gigantes: pobreza, subsistencia de los grupos sociales, contagio a alto nivel que desborda el sistema hospitalario, ineptitud y lentitud de las autoridades".

"Hay una serie de efectos adicionales. [...] Entonces, ahí es cuando hay que activar el SINAGERD, que supone que todas las instituciones del país se muevan", detalló el especialista.

En conclusión, si no se cambia la lógica actual de los bonos, en favor de enfoques humanitarios y universales para ya no sectorizar, entonces las brechas se profundizarán.

Hacia un sistema de protección social para emergencias

Otra de las carencias reveladas por la pandemia es la falta de un sistema de protección social de emergencia para afrontar las crisis económicas o de otra índole cuando se presentan. Entre los entornos urbano y rural, estas situaciones afectan más al ámbito rural.

“Necesitamos crear un sistema de protección social para atender emergencias con la debida celeridad, con miras a cualquier emergencia futura como desastres, crisis económicas, entre otras”, sostiene Alexandra Ames.

La especialista también puso el acento en la necesidad de pensar en programas sociales con perspectiva sostenible que en verdad saquen a las personas de la pobreza en el mediano y largo plazo, sin que corran nuevamente riesgo de caer en ella.

Estas medidas deben ir acompañadas también de una mejora de la capacidad y calidad del gasto público. Como muestra de esto, Ames recordó que en 2019 el Ejecutivo dejó de gastar 10 mil millones de soles.

Y es que, según señaló, son 5 mil millones de soles lo que suman todos los bonos. “Con esta cantidad [que se dejó de ejecutar] alcanzaría para emitir dos veces el bono. Y eso que no estamos contando con lo que dejaron de gastar gobiernos regionales ni locales. Esto demuestra que sí existen posibilidades de recursos".

No obstante, el Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social (Midis) tiene menos de 1% del PBI.

Los damnificados

Explicado lo anterior, la real magnitud que justifica la necesidad de un bono o renta básica universal se sostiene en que además hay una situación de desempleo masivo, donde 300 mil trabajadores están en condición de suspensión perfecta.

Contamos con un 72,4% de empleo informal, y son precisamente los informales el gran grupo al que el Estado olvidó, advierte el economista Fernando Cuadros Luque.

Si bien es urgente comenzar con el diseño de una estrategia de pobreza urbana, para las zonas rurales y comunidades, esta claro que estas brechas y repercusiones se multiplican.

---
Varios de estos puntos se discutieron durante el foro: Frente a la pandemia: Ingreso Universal Ahora, realizado el 10 de junio. Puede escuchar el foro en el siguiente enlace: https://bit.ly/2AluCII
 

Te puede interesar

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario