Servicios en comunicación Intercultural

La "Sra. K." entre la certeza y la duda

Fuente de la imagen: DW. Foto: Oficina de Comunicaciones de la Corte Superior de Justicia.

Por Payo Pauch

12 de mayo, 2021.- La candidata Keiko Fujimori, nos muestra dos caretas de su personalidad, como una mujer sufrida, religiosa, amante de su familia, moderada y conciliadora cuando le conviene, la otra Keiko, fría, vengativa, autoritaria, calculadora, infraterna, distante, muchas veces injuriosa, con muchas ansias de poder. Pues, heredó el mismo genotipo de su padre.

¿A cuál de las dos creemos? Su historial nos da más certezas que dudas, a saber:

Las mujeres y madres del Perú, no podemos olvidar que, en el gobierno de su padre, la candidata Keiko Fujimori permitió que su madre fuera acosada, martirizada y torturada por su padre, sin levantar su voz de protesta, nunca se pronunció en defensa de su progenitora. Sus ansias de poder son tan fuertes que no le importó conminar alevosamente no solo a su madre, sino también a su padre y hermano.

Uno de los objetivos de la Sra. K.  es liberar al reo Fujimori y a los delincuentes de la red fujimontesinista. Conociendo las limitaciones intelectuales de su heredera, su padre será el real Presidente de la República, teniendo como figura política virtual a su amada hija, y el país seguirá con las mismas taras del capitalismo salvaje, excluyente y corrupto.

Keiko Fujimori, nunca pidió perdón al país por los delitos de su padre: crímenes de lesa humanidad, derechos humanos conculcados, corrupción endémica, latrocinio compulsivo, rompimiento del orden legal entre otros, al contrario, siempre alabó la gestión criminal del fujimontesinismo. Sin condenas legales y morales, el fujimorismo nunca será una garantía viable para la democracia de nuestro país.

Sin condenas legales y morales, el fujimorismo nunca será una garantía viable para la democracia de nuestro país.

Tampoco olvidemos la actuación desastrosa del fujimorismo en el Congreso, habiendo desatado una vendetta política de obstrucción y venganza, bajo la batuta de la Sra. K. con Presidentes vacados, Ministros expectorados, confrontamientos innecesarios, acercamiento a la mafia de los “cuellos blancos” etc.  desencadenando la peor crisis política en el país.

La clase dominante cuya opulencia es mostrada con desaprensión, siempre miró de soslayo a ese Perú olvidado, empobrecido, rural, tradicional, donde campea la desigualdad, la pobreza, la injusticia, con políticas sanitarias y educativas colapsadas, una ancestral sordera al clamor del pueblo por agua, vivienda, trabajo, con nuestros recursos naturales explotados a favor de unos pocos.

De ese Perú, surge la presencia de un campesino, rondero, sindicalista y maestro rural, que quiere ser Presidente del Perú, causando estupor y miedo en los estratos socioeconómicos A, B, C, de nuestra acomplejada sociedad conservadora y reaccionaria.

Los grupos mediáticos y el fujimorismo vienen alentando una guerra sucia de miedo y odio, con exabruptos racistas y mendacidades, como la injerencia ideológica de Venezuela, el éxodo de los empresarios, la apropiación de tu casa, tu carro, el cuco comunista, el terruqueo etc. Son los mismos fantasmas y demonios de campañas electorales pasadas, con los que buscan ganar nuestros votos.

¡El pueblo ya despertó!  no te dejes engañar, votemos por el cambio.

 

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

Efectivamente basta de corrupción y impunidad, votemos por el cambio, el Pueblo ya despertó!!!

Añadir nuevo comentario