Servicios en comunicación Intercultural

Johannes Stöger: La piel de los árboles

Machu Picchu. 8.30 m x 2.80 m. Marquetería, 2018.

Por Jorge Smith*

MIRevista Cultural, 13 de febrero, 2020.- Con el subtítulo, “El arte de la marquetería llevada al extremo” se ha inaugurado una nueva muestra del original artista austriaco Johannes Stöger. Ambos, el nombre de la muestra y el subtítulo hacen justicia a lo que se puede apreciar de la obra, que gracias al espacio de esta sala de exposición, permite exponer trabajos de gran formato, como lo son la vista del puerto de Porto y Macchu Picchu.

No es sin embargo la magnitud en las obras de Johannes lo que interesa cuando vemos su evolución en los últimos años, sino la maestría que está logrando en el detalle. En los cuadros donde no hay presencia humana explicita, la maestría técnica esta sobre todo en captar la proporción de los espacios, la profundidad y la perspectiva. Lo interesante del detalle, para quienes hemos visto madurar las creaciones del artista desde su concepción inicial hasta su culminación final, yace en las obras donde hay presencia humana. Allí se percibe la extrema sutileza que está logrando para retratar a los personajes, los movimientos de los mismos y la interacción entre ellos incluyendo sus gestos. Este valor agregado se percibe sobre todo en situaciones colectivas como lo son los juegos, los bailes, las kermeses o el acto de comer o beber.

Bauernhochtzeit. 1.93 x 113 m. Marquetería, 2018

Esto no es nada fácil dado que la marquetería, inicialmente es un arte que no tenía como objetivo plasmar situaciones reales o imaginadas, sino simplemente agregar elementos decorativos, con figuras que podían ser realistas (flores) o formas geométricas que podían generar algún nivel de abstracción, pero en ningún caso situaciones expresivas o dramáticas.

Gracias a la maestría de Johannes en utilizar la técnica de la marquetería para hacer un arte figurativo, se abren horizontes inauditos, que dan lugar a un espacio de belleza plástica desconcertante, pues el impacto visual que nos generan sus obras, no solo cuando las vemos sino de alguna manera cuando las pensamos, son una experiencia estética no fácil de procesar.

Lo curioso y a veces desconcertante en muchos trabajos de Johannes es que desde el inicio ha buscado desafíos grandes al plasmar en madera obras como las de Brueghel, el Bosco o Rubens que tienen una gran cantidad de personajes, con perspectivas e interacciones diferentes.

Kirtag (detalle). Marquetería

Al transferir una obra clásica a la madera, Johannes utiliza toda una gama de maderas con sus colores naturales, que al no tener la gradación de los colores que permite el óleo en relación a la iluminación, logra en realidad solo una similitud aproximativa en relación al cuadro referencial. Pienso en las obras de Brueghel, pero también en una hermosa obra muy bien lograda de Johannes, inspirada en “La caída de los ángeles” de Rubens. Sin quererlo el artista austriaco termina haciendo una obra de arte sobre otra obra de arte.

Al margen de tener un referente real, la obra de Stöger adquiere vida e identidad propia. Esto ha ocurrido varias veces en la historia del arte. Los genios del Renacimiento al querer revivir el mundo clásico terminaron creando su propio arte. Traen a colación algunas piezas para piano de Franz Liszt que eran paráfrasis sobre obras musicales de Mozart, Wagner, Verdi u otros que le permiten crear fantasías musicales, en las cuales su virtuosismo técnico permite descubrir posibilidades insospechadas del piano. Los productos finales son obras que se sostienen por sí mismas y al mismo tiempo dan un enfoque nuevo y fresco sobre la obra original que inspiró dicha paráfrasis o fantasía. El proceder de Johannes en eso se asemeja al de Liszt.

Es interesante por eso ver como la temática peruana se introduce en las obras del maestro Stöger expuestas en esta exposición como lo son la catedral de Lima, el convento de San Francisco, la iglesia matriz de Huancayo y una calle virreinal de la capital peruana. La temática peruana es también muestra del gran arraigo que tiene el artista con nuestro país.

En ocasión de los eventos culturales ligados al Bicentenario, no habría mejor iniciativa que hacer una exposición itinerante de este artista y de sus obras inspiradas en las acuarelas de Pancho Fierro que muy bien reflejan lugares, situaciones y sobre todo personajes que existían en la época de la independencia. Dicha exposición en varios lugares de Lima y en diversas ciudades del Perú sería al mismo tiempo un reconocimiento meritorio para Johannes Stöger, que ya se siente parte del Perú, aunque como austriaco que es, su inspiración que combina lo general con lo específico habrá sido siempre universal, como lo son las obras de muchos de sus geniales compatriotas.

---

*Jorge Smith es Psicólogo, graduado en la Universidad de París. Ha trabajado en el Instituto Libertad y Democracia. Consultor del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. Ha sido Director del Centro Cultural de la Universidad Peruana de Arte Orval y actualmente es Director del Centro de Gestión y Promoción de la Investigación Académica de la Universidad Peruana Simón Bolívar.

----
Fuente: Publicado el 20 de julio de 2019 por MIRevista Cultural: 
http://culturamir.com/johannes-stoger-piel-arboles/
Tags relacionados: 
Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario