Servicios en comunicación Intercultural

¿Cómo los pueblos indígenas deben hacer oír su voz en el Fondo Verde?

Dado que esta pandemia mundial pone de relieve las lecciones vitales que el mundo debe aprender de los pueblos indígenas en sus relaciones con la naturaleza, sabemos que debemos promover nuestras voces, intereses, conocimientos y experiencia dentro del Fondo Verde para el Clima con carácter de urgencia.

El Fondo Verde para el Clima y nosotros: cómo los pueblos indígenas deben hacer oír su voz

Por Myrna Cunningham*

Tenure Facility, 11 de diciembre, 2020.- Los pueblos indígenas han estado profundamente involucrados en las últimas décadas en la promoción de los derechos de nuestros pueblos a nivel internacional. Por fin, ahora estamos viendo el establecimiento de estándares internacionales de derechos humanos que reconocen nuestros derechos individuales y colectivos.

Sin embargo, enfrentamos brechas enormes, y ninguna mayor que los desafíos que enfrentan las organizaciones indígenas para acceder a recursos para financiar la campaña para una mayor protección de esos derechos. Nuestros esfuerzos de promoción para superar esto se han centrado cada vez más en las negociaciones en torno a la financiación para abordar y mitigar el cambio climático, un fenómeno que impacta profundamente los medios, los sistemas de vida y las culturas de nuestros pueblos.

Como guardianes ancestrales de vastas extensiones de bosques vitales, hoy somos custodios del 82% de la biodiversidad mundial. La protección de estos territorios se basa en generaciones de conocimientos tradicionales y buenas prácticas, de los que todo el mundo puede aprender. Como tal, creemos inquebrantablemente que la acción climática debe abarcar, en su nivel más fundamental, los derechos y roles de los pueblos indígenas.

En este contexto, hemos reconocido la centralidad del Fondo Verde para el Clima (GCF), que es la entidad financiera operativa clave de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC). Si bien hay muchos fondos enfocados en el clima, ninguno tiene el alcance y la escala del GCF. Es el fondo de fondos, al menos cuando se trata de financiar acciones en los países en desarrollo, nuestros países, para mitigar y adaptarse al cambio climático. Si nuestras voces no se escuchan dentro del GCF, nuestras necesidades no serán tomadas en cuenta.

Para dar una idea de la escala, en agosto de este año, se habían aprobado 143 proyectos por un total de $ 6.2 mil millones de dólares, con un 25% enfocado en adaptación, 40% mitigación y 35% temas transversales. El 65% de los fondos se han asignado al sector público y el 35% al ​​sector privado.

No está claro exactamente cuánto se han beneficiado los pueblos indígenas de este financiamiento

No está claro exactamente cuánto se han beneficiado los pueblos indígenas de este financiamiento, aunque las organizaciones indígenas han participado o apoyado proyectos en Colombia, Paraguay, El Salvador, Guatemala, Ecuador, Perú, Kenia, Tanzania, Senegal, Sudán, Ghana, República Democrática de Congo, Nepal, Indonesia, India, Bangladesh y Sri Lanka. Se están preparando más proyectos que involucren a los pueblos indígenas.

"Es esencial que los pueblos indígenas puedan acercarse a las NDA, a menudo los ministerios de finanzas, energía o medio ambiente. Pero es más fácil decirlo que hacerlo: en muchos países, los pueblos indígenas luchan por cualquier forma de visibilidad a los ojos de las autoridades, o no se reconocen en absoluto".
 

Es importante señalar que la estructura de gobernanza del FVC privilegia en gran medida la propiedad de los proyectos por parte del país y un enfoque impulsado por el país, garantizado mediante la designación de Autoridades Nacionales Designadas: agencias gubernamentales que se encargan de supervisar las actividades, coordinar y nominar a las organizaciones para llevar a cabo realizar el trabajo (Entidades Ejecutivas), aprobando la financiación y la creación de capacidad.

Como puede imaginar, es esencial que los pueblos indígenas puedan acercarse a estas NDA, a menudo los Ministerios de Finanzas, Energía o Medio Ambiente. Pero es más fácil decirlo que hacerlo: en muchos países, los pueblos indígenas luchan por cualquier forma de visibilidad a los ojos de las autoridades y, en algunos casos, no son reconocidos en absoluto.

Los pueblos indígenas han visto desde el principio el cambio de paradigma que representa el GCF en términos de su financiamiento para que los países en desarrollo aborden el cambio climático, algo que nos afecta tan gravemente. Debido a esto, hemos hecho mucho para asegurarnos de que nuestras voces sean escuchadas, incluso intensificando nuestra promoción dentro del fondo desde su concepción. A partir de 2015, ha habido un Equipo de Defensa de los Pueblos Indígenas (IPAT) que ha participado activamente todos los años en la reunión anual de la Junta Directiva. Continuamente estamos presionando por la mejor implementación posible de los mecanismos, garantizados en los instrumentos de gobierno del fondo, que promueven la participación de actores clave como la sociedad civil, las mujeres, los jóvenes, las empresas y por supuesto, los Pueblos Indígenas.

Hemos logrado algunos avances importantes: se han establecido políticas de salvaguardia para mitigar y paliar los impactos negativos causados ​​por los proyectos en nuestros pueblos. En 2018, el GCF adoptó su Política de Pueblos Indígenas (PPI), que tiene como objetivo no solo evitar daños a nuestros pueblos, sino utilizar activamente su poder financiero para hacer el bien, promoviendo fuertes salvaguardias; promover la igualdad de género, respetando el consentimiento libre, previo e informado (CLPI); establecer mecanismos de denuncia y promover un acceso más justo a los recursos del GCF.

El PPI debe aplicarse a todas las propuestas de financiamiento potenciales y aprobadas, e incluirá consideraciones sobre los efectos sobre las poblaciones en aislamiento voluntario y todos los Pueblos Indígenas autoidentificados, independientemente del estatus legal en sus países. En 2019, se redactaron directrices operativas destinadas a facilitar el cumplimiento del PPI sobre el terreno.

También hemos abogado por la promoción de soluciones basadas en la naturaleza (SbN), un enfoque que podría tener impactos positivos significativos para los pueblos indígenas a través del acceso a la inversión para apoyar la conservación y el manejo de las tierras y ecosistemas forestales, y la provisión de servicios forestales sostenibles. .

Mientras tanto, colaboramos estrechamente con la sociedad civil para superar el hecho de que los Pueblos Indígenas no tienen nuestro propio asiento de observador independiente en el GCF, y también hemos realizado reuniones y talleres dirigidos específicamente a los Pueblos Indígenas, líderes y organizaciones, creando conciencia sobre el GCF y su importancia.

"Dado que esta pandemia mundial destaca las lecciones vitales que el mundo debe aprender de los pueblos indígenas en sus relaciones con la naturaleza, sabemos que debemos promover nuestras voces, intereses, conocimientos y experiencia en el marco del GCF con carácter de urgencia".

Todo esto representa un buen progreso. No obstante, persisten desafíos: el modelo de apropiación nacional es problemático, especialmente en países donde no se reconocen los derechos indígenas.

También existen problemas en torno al hecho de que las organizaciones encargadas de desembolsar los fondos del GCF (entidades acreditadas) no apliquen las normas y políticas propias del Fondo. Conectado a esto, hasta ahora, no existe una sola organización indígena que haya sido aceptada como Entidad Acreditada. Ninguno ha intentado siquiera postularse.

La Facilidad de Tenencia, de cuya junta soy presidente, y el Fondo para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas de América Latina y el Caribe (FILAC) se encuentran en diferentes etapas de aplicación, lo que al menos daría a los Pueblos Indígenas un mejor acceso a través de estos terceros. . No obstante, esa ventana de acceso sigue siendo injustificadamente pequeña. Este es un gran desafío.

Sabemos así lo que debemos hacer: debemos trabajar para fortalecer nuestros lazos con las NDA, y ser apoyados en este sentido. Debemos acelerar la construcción de puentes con terceros que canalicen los fondos del GCF y, en el menor tiempo posible, lograr entidades indígenas acreditadas, a fin de darnos acceso directo a los recursos financieros vitales y potencialmente cambiantes que contiene el fondo.

Dado que esta pandemia mundial pone de relieve las lecciones vitales que el mundo debe aprender de los pueblos indígenas en sus relaciones con la naturaleza, sabemos que debemos promover nuestras voces, intereses, conocimientos y experiencia dentro del GCF con carácter de urgencia.

---
Myrna Cunningham, una miskitu de la región del río Wangki en Nicaragua, es una autoridad indígena líder en derechos de las mujeres. Se desempeña como presidenta del comité rector del Fondo Pawanka, un esfuerzo de donaciones liderado por indígenas que apoya las iniciativas de los pueblos indígenas. Se desempeñó como Presidenta del Foro Permanente de las Naciones Unidas sobre Cuestiones Indígenas hasta 2012. En 2014, fue nombrada Embajadora Especial de la FAO y se desempeñó como Asesora del Presidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas para la Conferencia Mundial de Pueblos Indígenas. Es Presidenta de la Junta Directiva de Tenure Facility. Obtenga más información sobre el Dr. Cunningham y la Junta de Tenure Facility.

----
Fuente: Publicado el 30 de setiembre de 2020 por Tenure Facility en: https://thetenurefacility.org/blog-post/the-green-climate-fund-and-us-how-indigenous-peoples-must-make-their-voices-heard/
Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario