Servicios en comunicación Intercultural

La interculturalidad no comprendida

Comarca Guna Yala: Fuente de la imagen: La Estrella

Manejar el concepto de “interculturalidad” con “mucho ruido y pocas nueces”, y sobre todo que venga de un alto funcionario (supuestamente de alta y sofisticada cultura), es peligroso porque la ignorancia es atrevida. Alguien dijo que entre la maldad y la ignorancia, la ignorancia es más peligrosa.
 

Arysteides Turpana Igwaigliginya
 

La Interculturalidad no comprendida

Por Arysteides Turpana Igwaigliginya*

11 de mayo, 2020.- ¿Conoce la doctora Lourdes Moreno el significado de la noción “interculturalidad”? La doctora Lourdes Moreno es la Jefa Nacional de Epidemiología, del Ministerio de Salud, de la República de Panamá, y una de las icónicas figuras que está dando la cara ante la epidemia del COVID-19, que está atacando no solo a nuestro país sino a todo el globo terráqueo.

Una de las fallecidas el 5 de mayo, víctima del Covid-19, fue una señora del País Dule, una comarca habitada en su mayoría por abyayalenses de la nación Dule.

La mayoría del equipo de médicos que trabajan en la mencionada región, está formada por profesionales nacidos en el lugar y formados como galenos en universidades de la Cuba socialista. Médicos nativos egresados de la Universidad de Panamá, creo, que no llegan ni a diez.

Accidentalmente, se dio el caso de que una de las víctimas del COVID-19, la que falleció en el País Dule el 5 de mayo, se debió a la decisión de sus familiares que no quisieron enviarla a la ciudad de Panamá, en vista de que se habían dado cuenta que la ciencia había hecho lo que le correspondía, pero que más allá de sus límites no podía hacer más nada y el resto sería un asunto de Dios: un milagro. Este hecho significó para la doctora Lourdes Moreno un “un problema de interculturalidad”.
 

Desde que se produjo el primer fallecimiento por causa del COVID-19 en Panamá, en la ciudad han habido varios incidentes y estos incidentes causados por los ladinos no tienen nada de interculturalidad.

Uno de los primeros escándalos se dio casi al comienzo del desate del COVID-19, y se produjo cuando se anunció que un grupo estudiantes panameños ladinos llegaba de China. Los responsables de salud optaron por hacerles pasar la cuarentena en un colegio ubicado en un barrio habitado por ladinos, pero los ladinos habitantes de ese barrio no quisieron que esos estudiantes ladinos que venían de China estuvieran cerca de ellos. ¿Es eso interculturalidad? Creemos que esos ladinos del barrio estaban tocados por la ignorancia, el miedo y la prudencia.

¿Hasta qué punto ante una situación así se puede catalogar de “interculturalidad” a ese tipo de comportamiento? Entiendo que la doctora Lourdes Moreno, la Jefa Nacional de Epidemiología, del Ministerio de Salud, de la República de Panamá, interprete a su manera la noción de “interculturalidad”. Estamos en Panamá, un país hispanoamericano, y como un país hispanoamericano, un país del tercer mundo.

Benjamín Ávila, un gunasdule y un amigo mío, publicó en su Facebook lo que le pasó a su hermana, una enfermera gunasdule, que trabaja aquí, en la ciudad. Una mañana, al salir del hospital, llegó a la panadería de su barrio, vestida de enfermera: no la atendieron. De buenas a primeras, yo, como la doctora Lourdes Moreno, puedo decir que eso es “interculturalidad” y la puedo interpretar a luz del racismo, una de las herencias culturales que les dejaron los gamberros de España a los ladinos de Hispanoamérica .…

Yo, que soy un gunasdule, entiendo que el panadero no la atendió no por un asunto de “interculturalidad”, ni siquiera por racismo; sencillamente, no la atendió, en primer lugar, porque ella es enfermera y trabaja en un hospital, (aunque no le faltó tampoco una dosis de racismo: encontrarse con una cliente que es enfermera e “india” ).

Los ejemplos del rechazo hacia los profesionales de la salud en estos momentos del azote del COVID-19 son múltiples en los estados nacionales de Hispanoamérica: los diarios de nuestra América nos traen noticas tristes sobre los facultativos: a unos, sus vecinos no los dejan entrar a sus apartamentos; a otros, les han quemado el coche, a otros les han pedido que busquen otro lugar… pero, también hay otros hermanos, que los reciben con aplausos, con cariñitos y flores.

En el reporte diario que realiza el Ministerio de Salud para hacernos saber día a día por radio y televisión cuántas personas se contagiaron, cuántas se recuperaron y cuántas murieron, la doctora Lourdes Moreno dijo el sábado 9 de mayo que muchos ladinos preferían tener a sus parientes enfermos en sus casas antes que enviarlos a los hoteles-hospitales y que porfiaban que ellos tenían suficientes espacios para que sus parientes pasaran la cuarenta en sus hogares.

Si este fuese el caso de una familia dule, la doctora Lourdes Moreno hubiera invocado como un hecho negativo “la Interculturalidad”, pero, como los casos que ella mencionó se dio entre la cultura ladina, no le puso ningún adjetivo: solo se contentó con mencionar el hecho.

Manejar el concepto de “interculturalidad” con “mucho ruido y pocas nueces”, y sobre todo que venga de un alto funcionario (supuestamente de alta y sofisticada cultura), es peligroso porque la ignorancia es atrevida. Alguien dijo que entre la maldad y la ignorancia, la ignorancia es más peligrosa.

---
*Arysteides Turpana Igwaigliginya es un profesor, escritor y poeta panameño de origen kuna. Ejerce la docencia en la Universidad Especializada de las Américas (UDELAS).

 

Te puede interesar:

 

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario