Servicios en comunicación Intercultural

El camino democrático no incluye los extremismos

Estudiantes preparando pancartas en marcha popular. Foto: Ian Bravo / Servindi

Editorial de Servindi

6 de setiembre, 2021.- El presidente de la República Pedro Castillo Terrones tiene la enorme responsabilidad de desbrozar un camino popular y democrático que despliegue las enormes potencialidades del país constreñidas por regímenes oligárquicos.

Este camino, para ser legítimo y auténtico, debe deslindar de manera resuelta y marcar distancia con cualquier tipo de extremismo, ya sea de izquierda o de derecha.

Ambos extremismos son dañinos y perniciosos para la salud democrática del país. Con posiciones extremas, dogmáticas, fanáticas, inflexibles y maniqueas es imposible dialogar de forma verdadera y constructiva.

En un país con una enorme diversidad cultural y lingüística –oficialmente el Perú registra 55 pueblos indígenas y 47 lenguas originarias– cualquier proyecto nacional debe estar sostenido por la necesidad de un diálogo intercultural.

Nada más pernicioso y atentatorio contra el diálogo intercultural que las posiciones ideológicas y políticas extremistas y dogmáticas, que a la larga conducen a posiciones autoritarias y antidemocráticas.

Hay un extremismo conservador de derecha que está dedicado a sabotear al nuevo gobierno y no pierde ocasión para aprovechar situaciones reales o ficticias para intentar enlodarlo y deslegitimarlo.

Este extremismo de derecha está encabezado por el fujimorismo y exmilitares de la Marina de Guerra que buscan torpedear al gobierno y desestabilizarlo para que caiga lo más pronto.

Pero también hay un extremismo de izquierda cuya versión condensada se encuentra en el manido “Pensamiento Gonzalo”, creación de un profesor de filosofía que se creyó ilusamente el más grande revolucionario de la tierra.

Ajeno a la realidad y con una interpretación dogmática e idealista del marxismo, Abimael Guzmán Reinoso se creyó infalible, “garantía de triunfo” y condujo a sus huestes por el camino del terror.

El Pensamiento Gonzalo guio al Partido Comunista Sendero Luminoso y se encuentra como orientación en los documentos constitutivos del Movimiento por Amnistía y Derechos Fundamentales (MOVADEF) órgano generado o de fachada de Sendero Luminoso.

Fue precisamente su adscripción al “Pensamiento Gonzalo” el motivo por el cual el Jurado Nacional de Elecciones denegó la inscripción del MOVADEF como organización política

Resolución 0224-2011-ROP/JNE del Registro de Organizaciones Políticas del Jurado Nacional de Elecciones de 28 de noviembre de 2011..

Las acusaciones de ser parte del grupo fundacional de Sendero Luminoso contra Íber Maraví Olarte, actual ministro de Trabajo y Promoción del Empleo, traen a colación la probable infiltración e influencia del gonzalismo en el gobierno de Pedro Castillo.

Si bien toda persona tiene derecho a cambiar su conducta y reconocer sus errores políticos en el pasado el gobierno en pleno debe condenar y deslindar de manera clara con el Pensamiento Gonzalo y los métodos terroristas a las cuales recurrió.

El camino popular y democrático es un mundo ancho y esplendoroso por el cual hay que transitar con los mejores valores, pensamientos y actitudes constructivos en aras de construir un Perú libre, democrático, intercultural, fraterno y justo.

 

Te puede interesar:

Los desafíos de Castillo y el camino democrático

Foto: Agencia Andina

Los pueblos recorren dos caminos esenciales en su búsqueda de emancipación y felicidad: el camino autoritario y el camino democrático. Ambos no son bloques monolíticos ni impermeables, sino tendencias, principios que se traslapan en su devenir. Seguir leyendo...

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario