La amenaza del crimen org. a las democracias

Fuente de la imagen: https://blogs.iadb.org/ Fuente de la imagen: https://blogs.iadb.org/

Los gobiernos han aprendido a gestionar muchas amenazas, pero no logran frenar el creciente poder del crimen organizado.

La amenaza del crimen organizado a las democracias latinoamericanas

Por Will Freeman* 

Other News, 5 de enero, 2024.- El último dictador de Perú, Alberto Fujimori, ha logrado una fuga que lleva años gestándose, no a través de túneles para salir de prisión, sino gracias a la gracia del tribunal más alto del país. Su liberación anticipada en diciembre es parte de un problema más amplio en América Latina, donde la línea entre los gobiernos y el crimen se vuelve cada vez más borrosa.

Fujimori, de 85 años, estaba a poco más de la mitad de una sentencia de 25 años por dar luz verde a ejecuciones extrajudiciales y secuestros y malversar 15 millones de dólares durante su gobierno de una década, que terminó en 2000. Pero al Tribunal Constitucional de Perú aparentemente no le molestó su deuda impaga con la sociedad. El tribunal logró su liberación restableciendo un indulto presidencial de años de antigüedad.

Eso violó flagrantemente el derecho internacional: la Corte Interamericana de Derechos Humanos prohibió a Perú acortar la sentencia de Fujimori. Pero a medida que la democracia del país se sumía en el caos durante el último año, la aún poderosa familia de Fujimori trabajó para conseguir jueces comprensivos.

El momento de América Latina

El Momento de América Latina analiza cuestiones y tendencias económicas, políticas y sociales en todo el hemisferio occidental. 1-3 veces por semana.

La consiguiente liberación de Fujimori, que dirigió Perú como un Estado mafioso, se produce en momentos en que los políticos del país están socavando la capacidad de investigar la corrupción y el crimen organizado. Perú no está solo. En varios países de la región, los políticos parecen decididos a debilitar la capacidad del Estado para contrarrestar a los grupos criminales.

En varios países de la región, los políticos parecen decididos a debilitar la capacidad del Estado para contrarrestar a los grupos criminales.

En Guatemala, decenas de legisladores sancionados por Estados Unidos por corrupción han luchado para impedir que el presidente electo Bernardo Arévalo, un cruzado anticorrupción, asuma el cargo. En Ecuador, bandas violentas están en camino de tomar el poder, habiendo reclutado a docenas de funcionarios públicos para que cumplan sus órdenes, según el fiscal principal del país. En México y Brasil, los cárteles de la droga y los paramilitares ocupan un lugar preponderante sobre algunos gobiernos estatales y locales.

Las democracias y los demócratas de América Latina no reciben suficiente crédito por superar la desigualdad, la violencia y el estancamiento económico. Milagrosamente, sólo dos de las antiguas democracias de la región, Venezuela y Nicaragua, han caído en un autoritarismo pleno. En ninguna otra parte del mundo tantas democracias han resistido tantas presiones durante tanto tiempo.

Incluso han logrado éxitos notables, pero a menudo pasados ​​por alto, como reducir casi a la mitad la proporción de latinoamericanos que viven en la pobreza desde 2000, controlar en gran medida la hiperinflación, poner fin a una larga tradición de golpes militares y guerras civiles y encarcelar a líderes como Fujimori.

el creciente poder del crimen organizado destaca como una amenaza que no han contrarrestado eficazmente

Pero el creciente poder del crimen organizado destaca como una amenaza que no han contrarrestado eficazmente. Durante los últimos 40 años (aproximadamente el tiempo que duran las democracias en América Latina) las economías ilícitas de la región han experimentado un auge prácticamente ininterrumpido. El principal de ellos es que el comercio mundial de cocaína generó algunas de las organizaciones criminales transnacionales más sofisticadas del mundo. Estos grupos se han insertado en la economía superficial lavando su vasta riqueza y se han diversificado hacia otras actividades ilegales: extorsión; minería, tala y pesca en áreas protegidas; y, cada vez más, el tráfico de personas.

El crimen organizado no puede crecer sin la protección del Estado, y las mafias latinoamericanas desde hace mucho tiempo se han propuesto capturar partes del Estado. Han tenido al menos tanto éxito en acumular poder político como cualquiera de los partidos políticos de la región. Se ha comprado o coaccionado a legisladores, fuerzas policiales, tribunales, alcaldes, autoridades portuarias, controladores de tráfico aéreo e incluso presidentes para garantizar que las drogas, los recursos y las personas traficadas fluyan libremente hacia sus destinos, a menudo en Estados Unidos.

Ahora gran parte de América Latina vive bajo una forma híbrida de gobierno en la que tanto los Estados democráticos como los grupos criminales organizados ejercen el poder, a veces en competencia y otras veces juntos. A menudo es inmensamente difícil saber quién tiene realmente el control. “Aquí no hay sólo tres poderes del gobierno”, me dijo recientemente un abogado de la Ciudad de México. “Hay un cuarto: el crimen organizado”.

Hasta la última década, los grupos criminales amenazaban principalmente con capturar instituciones estatales en países que eran grandes productores de drogas (como Colombia y Perú) o que tenían la mala suerte de estar situados a lo largo de importantes rutas de tráfico: Venezuela, México y el norte de Centroamérica. Pero eso está cambiando a medida que grupos criminales ambiciosos establecen puntos de apoyo en nuevos países y mercados.

El otrora pacífico Ecuador se ha convertido en un refugio para bandas violentas especializadas en la extorsión, impulsando una de las recientes oleadas de emigración más grandes de América Latina. Costa Rica, una democracia fuerte conocida por su seguridad, está lidiando con un aumento alarmante de asesinatos. Los puertos de Chile y Uruguay están adquiriendo nueva importancia en el tráfico de cocaína.

Cuando las mafias y los Estados se fusionan, la corrupción y la violencia pueden llegar a tales extremos que la gente se conformará con cualquier alternativa, incluso una autoritaria. La idea del hombre fuerte y duro contra el crimen ha vuelto a imponerse a pesar de sus demostradas deficiencias.

Fujimori, por ejemplo, prescindió de la democracia para aplastar una insurgencia brutal que había aterrorizado a los peruanos durante años. Pero a medida que las instituciones independientes y la supervisión desaparecieron, los altos funcionarios estatales no eliminaron el crimen; simplemente se hicieron cargo del negocio. No fue hasta que más de un cuarto de millón de peruanos salieron a las calles que pudieron derrocar a Fujimori y poner fin a la ola de crímenes de su círculo íntimo.

Los fiscales, jueces y policías independientes de América Latina han mostrado una mejor manera de abordar el crimen. En Colombia, Guatemala y el Perú posterior a Fujimori, condenaron decenas de funcionarios públicos por complicidad con el crimen organizado, debilitando a las mafias al privarlas de la protección del Estado. El fiscal general de Ecuador está haciendo ahora un esfuerzo similar.

Los resultados sólo se mantienen cuando los procesamientos están respaldados por reformas anticorrupción, que a menudo resultan políticamente difíciles. El apoyo de Estados Unidos puede ayudar.

El Congreso ha dedicado relativamente poco gasto a reforzar el estado de derecho en América Latina, especialmente considerando que la voraz demanda de drogas de los estadounidenses paga una buena parte de los salarios de los jefes criminales de la región. Mientras tanto, las armas de fuego fabricadas en Estados Unidos cruzan con demasiada facilidad nuestras fronteras, armando a las pandillas y cárteles de América Latina.

Washington no puede gestionar el aumento sin precedentes de la migración hemisférica sin la ayuda de los gobiernos latinoamericanos. Pero asegurar su cooperación no debe significar hacer la vista gorda ante los estados mafiosos emergentes o abandonar a los reformadores.

Fujimori parecía estar nadando contra la corriente de la historia en la década de 1990, cuando todos los demás países latinoamericanos, además de Cuba, se habían convertido en democracia. En retrospectiva, parece más bien un presagio de los desafíos venideros. Pero finalmente Perú dio un giro; tal vez América Latina también pueda hacerlo.

---
* Will Freeman es becario de estudios sobre América Latina en el Consejo de Relaciones Exteriores. 

----
Fuente: Publicado el 4 de enero 2024 por el portal web Other News: https://www.other-news.info/the-organized-crime-threat-to-latin-american-democracies/ - blog de Will Freeman, vía Los Ángeles Times.

Escucha nuestro podcast


AÑADE UN COMENTARIO
CAPTCHA
This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.