Servicios en comunicación Intercultural

El legado inmortal de Nele Kantule: “dejo esta casa sin terminar su techo"

 

El legado inmortal de Nele Kantule: “dejo esta casa sin terminar su techo…”

Por Dad Neba

Hoy el pueblo indígena Kuna en Panamá, conmemoramos los 76 años de la desaparición física del líder, político, filósofo e ideólogo de la Revolución Dule de 1925.

Hoy y siempre el pueblo Kuna recordamos sus legados. El compromiso político de terminar el techo de la gran casa y defender, de este territorio llamado Kuna Yala, es el mayor legado que nos ha dejado el abuelo Nele. Gracias a él y a toda la juventud que participaron en la Revolución Dule de 1925, empuñando las armas, hoy estamos durmiendo tranquilos en Kuna Yala.

Y nunca olvidamos las últimas palabras de Nele Kantule, antes de morir dijo a su discípulo, Olotebilikiña:

“Dejo en sus manos, bajo su cuidado a nuestra Madre Tierra. La dejo llena de collares de oro, de plata, no despojes de sus valijas, no regales sus pertenencias ni riquezas a extraños. Vendrán días en que extraños llegarán como buitres para acabar a Nuestra Madre Tierra. Defiéndala como lo has hecho en 1925”.

Este pensamiento nos mantiene vivos, como kuna, de seguir defendiendo nuestros derechos, velando que no nos quiten ninguna pulgada más de nuestro territorio. Hoy la lucha por la recuperación de Nagdurgana, es un ejemplo concreto.

Nele decía:

"así como las avispas defienden hasta con su vida su hogar, así como las serpientes defienden su nido poniendo en peligro su vida y así como el alacrán defiende su guarida del enemigo, debemos nosotros defender nuestra tierra, hasta con nuestras vidas”.

Al conmemorar un año más de la desaparición física del líder Nele, el pueblo Kuna reafirmamos más que nunca, seguir sus ejemplos de fortalecer nuestra autonomía territorial. Varios gobiernos intentaron vender, dando concesiones a las trasnacionales, sin consentimiento del pueblo Kuna.

Gracias al coraje del pueblo Kuna, no se han podido ejecutar estos megaproyectos en nuestros territorios, como Base Naval, interconexión eléctrica, megaproyecto turístico, REDD+ y otros. Estos son ejemplos de lucha de un pueblo. La generación de hoy debe seguir estos ejemplos, porque aún vivimos hijos que queremos estas tierras que nos vieron nacer.

Pero, lo triste, hay que decir, que muchos hijos ya no piensan como antes, quieren negociar, y al negociar, negocian migajas; esta es la triste realidad. Ejemplos, empresas telefónicas en nuestros territorios mal negociados, interconexión eléctrica mal negociada.

Podemos decir que Kuna Yala es Autónomo, bueno o malo; si tenemos la libre determinación para tomar muchas decisiones que el Congreso General Kuna ha demostrado ante muchos megaproyectos. Es cierto que no tenemos autonomía económica, es por esto hay trabajar para lograrla, y nos toca terminar de construir ese techo de la casa.

Es cierto, hay que reconocer que estamos bajando la guardia en las negociaciones. Hoy el pueblo Kuna necesita a todos sus hijos, obreros, campesinos, no solamente hay que llamar a los intelectuales. A veces esos intelectuales engañan a su propio pueblo, porque viene su formación del sistema, que todo les habla del capital, no les habla de lo humano, de la solidaridad. La academia nos está haciendo más invidualistas.

Por eso quiero terminar esta breve reflexión en el 76 aniversarios de la muerte del abuelo Nele, su legado:

“Aprender el arte de dominar la culebra venenosa no es para convertirse en la culebra, sino, saber cómo dominar a la culebra”.

El día 3 de septiembre de 1944, a la edad de 76 años, Nele Kantule fallece. Su muerte deja gran vacío de autoridad en toda la Comarca Kuna.

Desde entonces, la comunidad Ustupu y toda la comarca Kuna Yala, cada año recuerda al político, filósofo, médico, al tradicionalista y al gestor de la Revolución Dule de 1925.

Para la convivencia pacífica y la construcción de una verdadera sociedad democrática en Panamá y en el mundo, es indispensable reconocer y dar valor a la existencia de los pueblos indígenas con sus valores e intereses diferentes, así como respetar y tolerar esos valores históricos e intereses que nos distingue a los demás pueblos.

Concluyo destacando su pensamiento:

"RESPETAMOS Y ADMIRAMOS A LAS GRANDES CULTURAS DEL MUNDO Y ASí MISMO ESPERAMOS SER RESPETADOS COMO UN PUEBLO DIGNO Y HUMANO".
Nele Kantule.

---
Dad Neba: en la lengua indígena kuna, significa “abuelo de la llanura”, con este nombre se identifica el comunicador indígena kuna Nelson De León Kantule, bisnieto de Nele Kantule. Correo electrónico: [email protected] /telef. (507) 6098-5851.

 

Te puede interesar:

 

Tags relacionados: 
Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario