Servicios en comunicación Intercultural

Crisis ministerial marca punto de inflexión en gobierno de Castillo

Mandatario anunció conformación de nuevo gabinete ministerial tras la renuncia de su premier, Mirtha Vásquez.

Servindi, 31 de enero, 2022.- El presidente de la república, Pedro Castillo Terrones, anunció la conformación de un nuevo gabinete ministerial tras la renuncia de su premier, Mirtha Vásquez Chuquilín, la tarde del lunes 31 de enero.

La renuncia de Vásquez se dio “ante la imposibilidad de lograr consensos” con el mandatario y marca un punto de inflexión en el gobierno ya alicaído del exprofesor rural.

Horas antes Castillo había aceptado la renuncia de su intachable ministro del Interior, Avelino Guillén, quien se marchó denunciando malos manejos en el aparato policial.

Motivo de crisis

La nueva crisis ministerial que afronta el Perú es consecuencia de otra crisis que el jefe de Estado no supo atender a tiempo: la que se originó en el Ministerio del Interior.

Dicha crisis enfrentó al ministro Guillén con el comandante general de la policía, Javier Gallardo, en un intento por decidir qué oficiales pasaban al retiro y quiénes ascendían.

Guillén denunció ante Castillo que el comandante general intentaba pasar al retiro a los mejores cuadros de la policía, por lo que propuso dar de baja a Gallardo.

Sin embargo, Castillo se abstuvo de responderle por casi dos semanas; lo que llevó a Guillén a presentar su carta de renuncia el viernes 28 de enero.

Recién el domingo 30 por la noche, Castillo se pronunció anunciando que había decidido “dar por concluida” la designación de Gallardo como comandante general de la policía.

Pero, al mismo tiempo, comunicó que había aceptado la renuncia del ministro del Interior, Avelino Guillén, quien contaba con el respaldo público de la primera ministra, Mirtha Vásquez.
 

La crisis del Interior que Castillo no quiso atender a tiempo enfrentó al ministro Avelino Guillén y el comandante general de la PNP, Javier Gallardo. Foto: Mininter

El no hacer lo suficiente para evitar la renuncia de un hombre impecable en la lucha contra la corrupción, como Guillén, es un precedente que Vásquez no habría tolerado de parte de Castillo.

Esto, según se deja ver en la carta de renuncia que Vásquez Chuquilín le envía al mandatario.

“La crisis en el sector de Ministerio del Interior no es un asunto cualquiera (…), es la expresión de un problema estructural de corrupción (…) que es momento de confrontar con firmeza”.

“Por desgracia, llegamos al punto de no haber podido lograr al menos avanzar en consensos sobre el liderazgo de un sector tan importante como el Interior”, se lee en la carta.

Vásquez también se habría negado a que Guillén sea reemplazado, como lo propuso Castillo, por Alfonso Chávarry Estrada, un policía cajamarquino ligado al exministro del Interior, Luis Barranzuela.

Punto de inflexión

Más allá de los pormenores de la crisis que se irán conociendo con las horas, lo cierto es que la salida de Vásquez representa un punto de inflexión para el gobierno de Castillo.

Esto, por lo que la figura de Vásquez aportaba: un margen de gobernabilidad y eficacia a la gestión de un mandatario que tiene como única defensa el “estar aprendiendo” a gobernar.

Vásquez, abogada cajamarquina y expresidenta del Congreso, llegó a la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM) en octubre de 2021, en reemplazo de Guido Bellido Ugarte.

Castillo ha intentado salir del asunto bien parado señalando que es él quien ha decidido renovar su gabinete ministerial, sin mencionar siquiera la renuncia de su hasta hoy premier.

Sin embargo, son los hechos y los próximos nombramientos ministeriales los que darán más luces sobre el rumbo que buscará seguir en adelante su gestión.

Si se confirma que los cambios en el gabinete ministerial son para tener una mayor presencia del ala cerronista del partido Perú Libre, se abrirá paso a una nueva crisis de gobernabilidad.

Esto porque, como ya se ha visto, más que aportar cuadros políticos y calificados para el gobierno, lo que esta parte del grupo cerronista busca es su cuota de poder político a costa de lo que sea.

La diferencia es que, esta vez, la crisis sería más profunda y amplia, ya que Castillo habrá perdido el respaldo de sectores que votaron por él y creían en su apuesta de enfrentar la corrupción.

----

Te puede interesar:

Para no olvidar: los que debilitaron la institucionalidad ambiental

Servindi, 31 de enero, 2022.- Entre 2014 y 2017, una ley impulsada por el Ejecutivo redujo la facultad sancionadora del Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA) y permitió perdonar y recortar multas a las empresas extractivas por faltas ambientales probadas. Seguir leyendo...

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario