Servicios en comunicación Intercultural

Protegen 700 patentes de conocimientos ancestrales

Indecopi otorgó 700 títulos de registros de conocimientos colectivos y ancestrales a comunidades Yanesha, Shawi, Ticuna y Cocama-Cocamilla. El objetivo de estas patentes es evitar la biopiratería de las costumbres biológicas y espirituales originarias de los pueblos indígenas en el Perú.

Por José Díaz

Servindi, 31 de enero, 2018.- En los últimos días una noticia positiva ha tenido lugar en el ámbito de la creación de un marco legal para la protección de los conocimientos ancestrales de los pueblos originarios. Esto luego de que Indecopi diera a conocer que entregó 700 títulos de registro de conocimientos colectivos a diez comunidades indígenas.

Las etnias beneficiadas con este reconocimiento son Yanesha, Shawi, Ticuna y Cocama-Cocamilla, ubicadas entre las regiones de Pasco y Loreto. Según el ente regulador, el objetivo al entregar estos títulos es proteger los conocimientos ancestrales de la población indígena peruana frente a escenarios de biopiratería.

Estos títulos están vinculados a 200 recursos biológicos como usos alimenticios y medicinales, señaló e comunicado de Indecopi.

“Estos títulos de registros de conocimientos colectivos otorgados están vinculados a los usos y/o propiedades de aproximadamente 200 recursos biológicos como usos alimenticios, medicinales, tintóreos, así como usos espirituales, los cuales tienen una relación estrecha con su cosmovisión”, explicó Indecopi en un comunicado.

Todos los conocimientos reconocidos por este organismo estatal se acumularon en las poblaciones indígenas involucradas y fueron transmitidos de generación en generación. Cabe recordar que desde el 2002 está vigente la Ley N° 27811 que permite a Indecopi otorgar una protección especial a los saberes ancestrales de los pueblos originarios en el Perú.

Frente a la biopiratería

El potencial escenario de riesgo frente a estos conocimientos es su uso indebido o no autorizado. El caso más reciente se dio en el 2017 cuando la compañía de capital chino Access Business Group International intentó patentar en Taiwán el uso de la “Tara”, una planta medicinal usada por diversos pueblos originarios en el Perú.

Del mismo modo, en el 2016 también en el gigante asiático una compañía intentó patentar un sistema denominado “Método de propagación e injerto para Plukenetia huayllabamba”, el mismo que implicaba la reproducción del recurso genético de origen peruano Plukenetia Huayllabambana, emparentado con la Sacha Inchi.

Como se puede apreciar, la Biopiratería, denominada como la utilización no autorizada o no compensada de recursos biológicos provenientes de conocimientos ancestrales, se ha convertido en un riesgo cada vez mayor para los saberes indígenas del Perú. De momento el principal documento protector es el Convenio sobre Diversidad Biológica que ha servido para impedir la emisión de patentes irregulares en el extranjero.

Te puede interesar

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario