Servicios en comunicación Intercultural

Brecha digital: el futuro de la próxima generación en riesgo

Algunos estudiantes buscando señal en la cima de una colina en el distrito de Mañazo, Perú, para asistir a sus clases virtuales. Foto: Vatican News

En un país como Perú, donde solo 4 de cada 10 hogares en zonas rurales contaban con acceso a Internet a fines de 2019, consolidar la educación a distancia resulta un desafío enorme. En este informe, presentamos el panorama actual de la conectividad en este país que confirma que la brecha digital aún es latente y afecta sobre todo a la población ubicada en zonas rurales y en la Amazonía.

Servindi, 30 de diciembre, 2020.- A nivel mundial, 1.300 millones de niñas, niños y adolescentes en edad escolar no tiene conexión a Internet en sus hogares.

Así lo revela un reciente informe conjunto de UNICEF y la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) que realizó una estimación de la conectividad digital durante la pandemia COVID-19.

Al 2019, el 76,2% de los hogares peruanos tenía acceso a Internet fijo o móvil en casa, aunque en las zonas rurales, solo 4 de cada 10 hogares accedían a este servicio.

En tiempos de pandemia y clases virtuales, la falta de acceso a Internet le está costando el futuro a la próxima generación: ¿cómo está el Perú actualmente en términos de conectividad?

Situación antes de la pandemia

Según el informe de UNICEF y la UIT, al 2019, el 76,2% de los hogares peruanos tenía acceso a Internet fijo o móvil en casa.

Aunque pareciera una cifra alentadora, esta ilusión se desmorona cuando se observa las diferencias que existían en el acceso a Internet entre la capital y otros lugares.

Así, mientras en Lima Metropolitana 9 de cada 10 hogares tenían acceso a Internet, esta cifra disminuía a 8 de cada 10 en el resto de las zonas urbanas del país.

Y, se reducía aún más en las zonas rurales, donde solo 4 de cada 10 hogares contaban con acceso a Internet.

Los datos de Perú que recoge el informe fueron proporcionados por el Organismo Supervisor de Inversión Privada en Telecomunicaciones (OSIPTEL).

Nota de prensa de setiembre del 2020 del gobierno peruano anunciando el incremento de acceso a internet en los hogares peruanos. Foto: Gobierno del Perú.

La información ofrecida por OSIPTEL corresponde a los resultados de la Encuesta Residencial de Servicios de Telecomunicaciones (Erestel) que fueron publicados en setiembre de 2020.

Según estos datos, el acceso a Internet en los hogares peruanos se había incrementado en más de 283% de 2012 a 2019, pasando de 19,8% a 76,2%.

Mientras que, en los hogares rurales, el acceso a este servicio se había multiplicado más de 20 veces en el mismo periodo, ascendiendo de 2% a 41,5%.

Aunque esto parecía ser un avance significativo, la pandemia llegaría para demostrarnos lo atrasados que estamos en situación de conectividad y que nuestra “brecha digital” más parece un precipicio digital.

Conectividad en la pandemia

El 6 de marzo de 2020 el gobierno peruano anunció el primer caso de COVID-19 en el país. Días después, el 15 de marzo, declararía el estado de emergencia nacional.

Esta declaratoria incluyó la restricción de la movilización, el aislamiento social obligatorio y la suspensión de las clases presenciales a nivel nacional.

Un mes después el gobierno presentaría la plataforma Aprendo en Casa, un servicio multicanal de educación escolar a distancia transmitido por televisión, radio e internet.

La educación pasaba a ser remota desde entonces, aunque más de la mitad de los hogares peruanos para ese momento no contaba con acceso a Internet.

De acuerdo al Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), solo el 40,1% de hogares del Perú tenía conexión a Internet en el primer trimestre del 2020 (entre enero y marzo).

El reporte del INEI, publicado en junio, señalaba también que, en los hogares del área rural, la conexión a Internet se reducía estrepitosamente a solo el 5,9%.

Informe del INEI sobre acceso a Internet durante el primer trimestre de 2020. Foto: INEI

Para el segundo trimestre de 2020 (entre abril y junio) se registró un leve ascenso de conectividad en las zonas rurales, que pasó de 5,9% al 8,2%, según el INEI.

Este segundo reporte del INEI fue publicado en setiembre y no indicaba si hubo una variación en la cantidad de hogares peruanos que tenían acceso a Internet.

No obstante, sí hacía mención a una disminución en Lima, que pasó de 62,9% durante el primer trimestre a 60,6% en el segundo trimestre de este 2020.

Además, daba cuenta de que el 6,8% de la población de 6 y más años de edad había accedido a Internet.

Y que, el 90,7% de la población que usó Internet en el trimestre abril-mayo-junio, lo hizo a través de un celular.

Recientemente, un tercer informe del INEI indica que el 78,2% de la población de 6 a 17 años utilizó Internet en el tercer trimestre de 2020 (entre julio y setiembre).

Informe del INEI sobre uso de internet durante el tercer trimestre de 2020. Foto: INEI, Informe Técnico de Estado de la Niñez y la Adolescencia.

Este informe, no obstante, vuelve a omitir información sobre si hubo o no una variación en la cantidad de hogares peruanos que tuvieron acceso a Internet en este periodo.

Lo que sí incluye es una variable lingüística que, permite señalar que, el 62,2% de los que registran una lengua nativa como lengua materna hizo uso de Internet.

Esta cifra resulta siendo menor en 17,3 puntos porcentuales en comparación con los que aprendieron a hablar el castellano en su niñez y accedieron a Internet (79,5%).

Conocer cuántos hogares acceden a Internet resulta importante si se toma en cuenta que muchas familias peruanas habrían accedido a los contenidos de Aprendo en Casa a través de Internet.

El Ministerio de Educación informó, por ejemplo, que, en octubre de 2020, el 58% de las familias peruanas accedió a esta plataforma mediante Internet.

Los más afectados: zonas rurales y la Amazonía

Un reporte de la Sociedad de Comercio Exterior del Perú (Comex) ofrece más luces sobre los retos que tiene el país para garantizar la conectividad a nivel nacional.

Este informe, publicado en octubre de 2020, reúne datos de la Encuesta Nacional de Hogares, el Ministerio de Educación y el Registro Nacional de Municipalidades.

En él se identifican los porcentajes de conectividad en hogares, colegios y municipalidades de 23 departamentos del país.

Foto: Extraída del Diario Gestión

Así, mencionan que en 21 departamentos menos del 50% de los hogares cuenta con internet y que, en 9 departamentos, la cobertura de los colegios es menor a la mitad.

El reporte también señala que, en 19 departamentos, no todas las municipalidades tienen cubierta su capacidad de cobertura de Internet.

El reporte de Comex demuestra que la brecha digital en el país no afecta exclusivamente a las familias de zonas rurales, sino también a los departamentos de la selva peruana.

Así, sobresalen los bajos niveles en cobertura de Internet en Amazonas, Loreto y Ucayali, con porcentajes menores al 30% en hogares y colegios.

Mientras que en, en el caso de las municipalidades, tanto las de Amazonas como las de Loreto, no alcanzan el 100% de cobertura a Internet.

Loreto vuelve a llamar la atención al ubicarse como el segundo departamento con la peor calidad de Internet entre los 23 departamentos.

Del total de este grupo, en 13 departamentos, más de la mitad de las conexiones está por debajo del umbral aceptado (16 megabits por segundo).

Además, junto a Ucayali y Amazonas, Loreto comparte los últimos puestos en la lista de municipalidades con Internet conectadas por medio de fibra óptica.

Foto: Extraída del Diario Gestión

El último informe del INEI sobre acceso a Internet en el país (al tercer trimestre de 2020), incluye de modo general la variable lingüística.

Sin embargo, no hace una diferenciación por área de residencia (urbana o rural) ni por región natural (Costa, Sierra y Selva), que es donde se han observado las brechas con mayor claridad.

Así, por ejemplo, la Encuesta Nacional de Hogares (Enaho) demostró que, al 2018, en el área urbana el 66.1% de la población de 6 y más años de edad que habla castellano como lengua materna hizo uso de Internet.

Mientras que, en el área rural, tratándose de personas que también hablan el castellano como lengua materna, esta cifra disminuía al 22%.

Y, peor aún, si se trata de personas que viven en el área rural y registran otra lengua nativa como su lengua materna, ya sea el quechua, el aimara o una lengua amazónica.

En este último caso, el uso de Internet caía dramáticamente hasta el 10%.

El último informe del INEI sobre acceso a Internet, no hace una diferenciación por área de residencia ni por región natural, que es donde se observan las brechas con mayor claridad.

La importancia de la segregación de datos se vuelve a confirmar cuando se aprecia que, al 2018, la población de 6 y más años de edad que hizo uso de Internet no es la misma si se separan por región natural.

Así, se observa —siempre según datos del Enaho—que, mientras que en la Costa la cifra alcanza el 68.5%, esta se reduce en la Sierra (46%) y, aún más, en la Selva (36.8%).

Para el caso de las personas que registran otra lengua nativa como su lengua materna, el uso de Internet que se registró es de 31.9% en la Costa, 18.4% en la Sierra y 9.2% en la Selva.

En este último caso, que evidencia el uso de Internet de personas que tienen otra lengua nativa como su lengua materna y residen en la selva, solo se registró un avance de cuatro puntos porcentuales en una década, puesto que se pasó del 5.2% en 2008, al 9.2% en 2018.

Como se ha podido apreciar, el Perú aún mantiene brechas digitales que afectan sobre todo a la población ubicada en zonas rurales y en la Amazonía, que alberga a numerosos pueblos indígenas.

Trabajar para remediar estos vacíos de conectividad resulta trascendental en un contexto en el que pareciera que la educación a distancia ha llegado para quedarse.

No hacerlo implicaría no solo limitar la capacidad de los niños y adolescentes para conectarse en línea, sino también, llevarles a perder su educación e impedirles de competir en la economía moderna.

Así lo ha señalado recientemente la directora ejecutiva de UNICEF, Henrietta Fore, quien, alejada de formalismos, ha señalado tajantemente lo que esto podría significar.

“Para decirlo sin rodeos: la falta de acceso a Internet le está costando el futuro a la próxima generación”, dijo Fore.

___

Te puede interesar:

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario