Servicios en comunicación Intercultural

Brasil: Investigarán negligencia de Bolsonaro frente a la pandemia

El Senado de Brasil instaló una comisión que analizará si hubo negligencia o actos de corrupción en el manejo de la pandemia liderado por el presidente Bolsonaro.

Por Renzo Anselmo

Servindi, 30 de abril, 2021.- El Senado de Brasil instaló el martes 27 de abril una comisión que investigará la actuación del Gobierno del ultraderechista Jair Bolsonaro frente a la COVID-19.

El grupo analizará si hubo negligencia o actos de corrupción en el manejo de la pandemia liderado por Bolsonaro, quien desde un inicio se opuso a las medidas para contrarrestar la enfermedad.

Las conclusiones de la comisión podrían desembocar en un proceso de destitución del mandatario o llevar a la Fiscalía a pedir investigaciones sobre miembros del gobierno.

Dichos resultados también tienen el potencial de impactar los intereses de Bolsonaro, quien no ha ocultado su intención de postular a las elecciones de octubre de 2022 para reelegirse.

Comisión investigadora

La comisión que investigará la gestión de Bolsonaro frente a la pandemia tiene once miembros titulares y siete suplentes, señala un informe del diario El Tiempo.

Entre los titulares, solo cuatro son respaldan abiertamente al mandatario brasileño y los otros siete pertenecen a partidos de oposición o que mantienen una posición independiente.

Según un reporte de la agencia alemana Deutsche Welle, los miembros de la comisión eligieron al centrista Omar Aziz como presidente del grupo y al opositor Randolfe Rodrigues como vicepresidente.

Aunque el nombramiento de Aziz fue defendido por el Ejecutivo, en un revés para el gobierno este escogió al centrista Renan Calheiros para asumir la relatoría de la comisión.

Calheiros ha adelantado que convocarán a los cuatro ministros de Salud que ha tenido el país desde que inició la pandemia, empezando por Luiz Henrique Mandetta.

Asimismo, indicó que buscarán pedir los documentos relacionados con la compra de vacunas y con la promoción de “medicamentos sin eficacia comprobada”.

Además de la atribución de recursos a los estados y municipios para combatir el coronavirus, haciendo hincapié en el “caso emblemático del caos en la salud pública” en el estado de Amazonas.

La comisión tendrá un plazo inicial de 90 días para realizar la investigación, aunque este periodo se podrá extender en función de los avances del trabajo.

Negligencia estatal

La investigación que se abre contra el Gobierno de Bolsonaro no es menor considerando la actitud desafiante que ha tenido el mandatario frente a las recomendaciones para controlar la pandemia.

Desde que llegó el COVID-19 a Brasil en febrero de 2020, Bolsonaro se opuso a las medidas de aislamiento social, justificando esto con el impacto económico negativo.

El exmilitar ultraconservador también rechazo el uso de mascarillas, cuestionó la eficacia de las vacunas, y promovió remedios como la hidroxicloroquina, que no tienen una eficacia comprobada para enfrentar la enfermedad.

Según el reporte de Deutsche Welle, científicos y políticos atribuyen a estas posturas el retraso en la vacunación y las dificultades para inmunizar al país que cuenta con 212 millones de habitantes.

El balance de la gestión de la pandemia tampoco es positivo: el jueves 29 de abril el Gobierno anunció que el país había superado oficialmente los 400.000 muertos por COVID-19.

La agencia France-Presse (AFP) informó recientemente que el número fallecidos en Brasil aumentó de manera exponencial desde inicios de año.

“El 7 de enero Brasil registraba 200.000 muertos por la pandemia, pero solo hicieron falta 77 días para llegar a los 300.000 (el 24 de marzo) y 37 días para alcanzar los 400.000”, indicó.

A inicios de abril de este año, Brasil reportó por primera vez desde el inicio de la pandemia, más de 4.000 muertes relacionadas con el COVID-19 en un lapso de 24 horas.

Los hospitales permanecen abarrotados con personas que mueren mientras esperan tratamiento en algunas ciudades y el sistema de salud está casi colapsado, informó entonces la agencia inglesa BBC.

El expresidente de izquierda, Luiz Inácio Lula da Silva, uno de los principales opositores de Bolsonaro, ha sido muy tajante al referirse a los responsables de la situación que atraviesa Brasil.

“Los responsables de ese genocidio tienen nombre. Bolsonaro abrió la casa y recibió al Covid 19 con hospitalidad. Trató al virus como un aliado. Y deberá pagar por haber atentado contra el pueblo brasileño”, escribió en Twitter el 29 de abril.

Así las cosas, solo resta esperar los resultados que arroje la comisión sobre la gestión de Bolsonaro, quien también arrastra una denuncia por genocidio en la Corte Penal Internacional de La Haya.

La denuncia, aceptada en diciembre de 2020, solicitaba investigar a Bolsonaro por incitación al genocidio y ataques sistemáticos contra los pueblos indígenas. El proceso también está en curso.

____

Te puede interesar:

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

No se trata de extirpar al pueblo soberano, sino al tumor que los gobierna...

Añadir nuevo comentario