Servicios en comunicación Intercultural

Nuevo derrame pone en riesgo a indígenas kichwa

Foto: Plataforma de los Pueblos Indígenas Amazónicos Unidos en Defensa de sus Territorios (Puinamudt)

Pese al incidente, la petrolera Frontera Energy se excusa y hasta el momento no ha asumido su responsabilidad, un problema que se ve agravado por el retraso de los organismos de fiscalización ambiental.

Servindi, 30 de abril, 2020.- Ni el estado de emergencia los detiene. La Organización de los Pueblos Indígenas Kichwas Amazónicos de la Frontera Perú-Ecuador (OPIKAFPE), alertó sobre un nuevo derrame en la base petrolera San Jacinto que podría poner en riesgo a la comunidad kichwa Doce de Octubre, en la cuenca del río Tigre.

La apu Rosa Dahua junto a los monitores ambientales de OPIKAFPE, Hilda Chung y John García, advirtieron que el hecho se produjo el 21 de abril en las instalaciones abandonadas por Frontera Energy desde mediados de febrero.

Hasta el momento se han reportado tres puntos de fuga en la base San Jacinto: en el tanque de almacenamiento 1405; en la tubería de 2 pulgadas que afectó un área de aproximadamente 20x10 metros cuadrados; y en el Sump tank 1419.

La plataforma de los Pueblos Indígenas Amazónicos Unidos en Defensa de sus Territorios (Puinamudt) aseguró que el mayor peligro ahora es que el crudo corra por las aguas del río Tigre.

«La preocupación principal de la población es debido a las constantes lluvias que pueden extender el crudo hacia las quebradas de Curayacu que se encuentra a 100 metros de la base y que alimenta a la quebrada de Piedra Negra que, a su vez, llega hasta la cuenca del río Tigre», señalan.

 

Petrolera se excusa y no asume responsabilidad

Pese a que ha pasado más de una semana desde el inicio del derrame, la compañía Frontera Energy hasta ahora no ha asumido su responsabilidad.

Tras la denuncia que hizo OPIKAPFE ante el Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA), esta institución pudo comprobar la inacción de Frontera Energy para remediar los daños.

La compañía petrolera que administra actualmente los ductos del Lote 192 se ha excusado en dos ocasiones al asegurar el supuesto bloqueo por parte de las comunidades hacia las instalaciones afectadas y hacia la carretera que lleva a San Jacinto.

Ambas afirmaciones fueron desmentidas por las comunidades indígenas de la zona, quienes creen por el contrario que la respuesta de Frontera Energy «demuestra su falta de voluntad para atender las afectaciones que son producto de sus malas prácticas».

«La empresa tiene pleno conocimiento de que las vías para llegar a la base San Jacinto están libres y bajo control de las fuerzas armadas», señalan.

Asimismo, aseguran que Frontera Energy «tiene los medios para llegar a dicha base mediante helicóptero o vía fluvial por el río Tigre —rutas alternativas que se usan constantemente cuando la carretera hacia San Jacinto queda sin uso por las condiciones climáticas durante cinco o seis meses al año—».

Mientras la compañía se rehúsa a poner en marcha el plan de contingencia que establecen las normas ambientales, el petróleo avanza hacia los cuerpos de agua de los que se abastece la comunidad indígena Doce de Octubre.

«El derecho a la salud y el derecho a un ambiente sano son inseparables y deben respetarse durante el estado de emergencia», enfatizan.

Foto: Base petrolera de San Jacinto donde se observa infraestructuras petrolera en abandono / Fuente: Puinamudt

Retrasos en la fiscalización

La plataforma de los Pueblos Indígenas Amazónicos Unidos en Defensa de sus Territorios (Puinamudt) también denunció que hasta el momento el OEFA y el Organismo Supervisor de la Inversión en Energía y Minería (Osinergmin) no se ponen de acuerdo para ingresar a los territorios y cumplir su rol de fiscalización.

En tanto, alertaron que en los últimos días un grupo de militares asentados en la comunidad Doce de Octubre ha intentado acercarse a la zona del derrame para realizar una limpieza del sitio, pese a que el hecho aún no ha sido verificado por el OEFA.

Por tal motivo, la federación OPIKAFPE y sus comunidades indígenas exigieron a las autoridades de supervisión y fiscalización la inmediata intervención y la participación en sus próximos ingresos para atender el derrame.

«Durante el contexto de emergencia no debe reducirse el estándar de atención y gestión ambiental, las autoridades públicas deben actuar con responsabilidad y celeridad pues ya van más de 11 días desde el primer derrame y hasta ahora no existen rutas ni protocolos claros de atención», denunciaron.

Fuente: Con información de la plataforma de los Pueblos Indígenas Amazónicos Unidos en Defensa de sus Territorios (Puinamudt)

___

Te puede interesar:

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario