Servicios en comunicación Intercultural

Viceministra habría renunciado por no informar sobre no contactados

Attard (der.) cuando fue posesionada por la ministra de Justicia, Virginia Velasco. Foto: ABI

Servindi, 30 de setgiembre, 2016.- No decir nada pese a la gravedad de la situación acerca de la presencia de un posible pueblo en aislamiento voluntario o no contactado en un área de exploración petrolera sería la verdadera causa que obligó a que María Elena Attard, viceministra de Justicia Indígena, renuncie a su cargo.

Según reportó la Agencia de Noticias Fides (ANF) la funcionaria hizo oficial su renuncia el 23 de setiembre por motivos de salud pero la realidad sería otra.

Y es que a su despacho llegó un legajo de documentos enviados por la YPFB que daba cuenta de la presencia de indígenas en aislamiento en una zona de exploración sísmica en el norte de La Paz.


ANF. Mapa que acompaña la carta de YPFB dirigida a la viceministra de Justicia Indígena.

El legajo titulado “Reporte de presencia de pueblos indígenas originarios en situaciones de alta vulnerabilidad” fue enviado por Miguel Rejas, gerente de Seguridad Ambiental de YPFB.

La YPFB Corporación recibió los informes de la Central de Comunidades Indígenas Tacana II Río Madre de Dios y de la empresa china BGP que opera en la zona.

Operarios de campo de la BGP que realiza exploración en la zona reportaron gritos humanos desde la profundidad de la selva amazónica y observaron numerosos indicios de la presencia de un grupo como huellas humanas, ramas rotas, senderos abiertos y restos de alimentos.

La situación obligó a que la empresa reubique sus equipos de topografía en la Cuenca Madre de Dios en el marco del Proyecto Adquisición Sísmica 2D de la Cuenca Madre de Dios del Área Nueva Esperanza.

El reporte de la BGP detalla que se trata de "posibles miembros de pueblos indígenas originarios en situación de alta vulnerabilidad del tipo Toromonas no contactados"

El contacto

Según informó la AFN el 17 de setiembre tres operarios del grupo de trabajo Topografía 10 reportó un contacto con miembros de pueblos indígenas originarios lo cual fue informado al Jefe de Brigada y al gerente del proyecto Yu Fegbo.

En el informe los tres trabajadores que testificaron el hecho, reportan que siguieron escuchando voces y gritos de hombres, mujeres y niños, cada vez más cercanos hasta llegar aproximadamente a 80 metros de su ubicación.

“Progresivamente sintieron estar rodeados por el flanco oeste en la línea. Como primera acción inmediata mantuvieron la calma para no ser detectados, luego los gritos cesaron y con mucha precaución comenzaron el retorno al campamento”, agrega el documento.

¿Qué hacer?

Jorge Riester, director de la institución Apoyo para el Campesino-indígena del Oriente Boliviano (Apcob) se manfestó a favor de evitar cometer nuevamente una "barbaridad" con estos pueblos a nombre de una supuesta sociedad “civilizada”.

En definición de Riester, los pueblos no contactados son aquellos que no tienen interés en entrar en contacto con la civilización y esta decisión tendría que respetarse.

“Sea que ellos han escuchado de la suerte de sus hermanos que salieron antes, prefieren quedarse en su propio ambiente y por eso se retiran selva adentro en territorios que son difíciles de penetrar” explicó.

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario