El Perú y sus atletas: una deuda por saldar

Cristhian Pacheco, el bicampeón panamericano peruano que no fue ni si quiera recibido por sus autoridades. Foto: Gobierno del Perú Cristhian Pacheco, el bicampeón panamericano peruano que no fue ni si quiera recibido por sus autoridades. Foto: Gobierno del Perú

Servindi, 28 de octubre, 2023.- “Llegué a las 8 a. m. y no había nadie. Tomé un taxi y fui al hotel”. Con estas palabras, el bicampeón panamericano Cristhian Pacheco describió su recibimiento en Perú tras lograr su histórica hazaña.

Sus declaraciones abrieron la puerta de una realidad que se esconde detrás de los atletas peruanos, quienes pese a la falta de apoyo y reconocimiento siguen alcanzando medallas como las 11 ya obtenidas en Santiago 2023.

Pacheco y su “recibimiento”

Pese a que en el atleta huancaíno de 30 años conquistó su segunda medalla de oro en maratón masculino de los Juegos Panamericanos Santiago 2023, nadie fue a recibirlo al aeropuerto a su regreso a Perú.

“Llegué a las 8 de la mañana a Lima. No estaban (las autoridades). Hablar de mi Federación es una pérdida de tiempo. (…) No había nadie (recibiéndome) solo agarré mi taxi y fui al hotel. Yo mismo lo pagué”, contó.

Su caso desató la indignación del país pues nadie se explica cómo una hazaña como la que ha logrado Pacheco no mereció siquiera un reconocimiento de parte de las autoridades.

El humorista gráfico Carlos Lavida resumió este penoso incidente en una sentida historieta donde combinó la situación que tuvo que pasar Pacheco con versos de la poeta Blanca Varela.

Para Pacheco, como tantos otros atletas en Perú, las cosas no han sido fáciles. Aprendió a correr con zapatos de 10 soles entregando la vida por un deporte de alto nivel poco apoyado en el país.

“El presupuesto que da el IPD [Instituto Peruano del Deporte] es mínimo, es muy poco. No alcanza para el deportista. Una cosa es deporte de base y otro deporte de alto nivel, en el que necesitamos bastantes cosas”, indicó.

“Este deporte es sacrificado. No hay mucho apoyo, es la realidad con la que nosotros como atletas vivimos. Poco a poco, con el mismo esfuerzo de cada uno, se llegan a cosechar los triunfos, mejorar y vienen las empresas privadas a apoyarte”, agregó.

Es gracias a este apoyo particular, en su caso de la marca Nike, que puede continuar aún y aspirar a traerse ahora una presea de los Juegos Olímpicos París 2024 donde ya tiene su cupo asegurado.

 

Panamericanos Santiago 2023

La realidad que exhibió Pacheco con su caso es la de varios atletas en el país que año tras año se esfuerzan por romper récords y alcanzar medallas sin contar con el suficiente y merecido apoyo.

Pese a ello, los esfuerzos se siguen dejando ver. En lo que va de los Juegos Panamericanos Santiago 2023, los deportistas peruanos ya han conseguido 11 medallas (2 de oro, 1 de plata y 8 de bronce).

Además de Pacheco, Hugo Ruiz Calle logró la presea de oro en ciclismo, Ángelo Caro obtuvo medalla de plata en skate y la reconocida atleta Gladys Tejeda se quedó con el bronce en maratón de mujeres.

Entre un total de 41 naciones que son parte del evento, el equipo nacional se ha hecho un lugar en el puesto 14 del medallero general liderado por Estados Unidos, México y Canadá.

Que lo ocurrido con el maratonista Pacheco sirva como un llamado de atención para las autoridades deportivas del país, pues talento y esfuerzo hay, lo que está faltando es verdadero apoyo.

Christian Pacheco, el lavador de carros que se convirtió en campeón

Christian Pacheco, corre porque tiene piernas y porque es huancaíno. Corre con sus zapatillas viejas de diez soles (como lo dijo en El Comercio) y un reloj para sus marcas que no vale nada. Corre en una cancha en mal estado que es usada hasta para torneos de box. Y casi no recibe apoyo de nadie porque nadie creyó en que podría ser un campeón ni siquiera su familia (solo su hermano) y menos la Federación de Deportes: “hablar de mi Federación es una pérdida de tiempo, mejor sigo demostrando con hechos y no palabras; ahora me seguiré preparando para los Juegos Olímpicos donde ya estoy clasificado”.

De niño lavaba carros para ayudar en casa donde vivía con ocho hermanos y su padre. Pero él tenía sueños y nada lo podría amilanar. Con sus apenas 1,62 centímetros de estatura, es casi siempre el más pequeño en todas las competencias, al que los otros deportistas vip miran de reojo y subestiman.

Pero Pacheco, huanca de pura cepa siempre lidera los torneos, es un correcaminos, sus piernas se mueven a velocidad cuántica. Y eso le ha llevado a ganar la maratón de Los Andes en Huancayo en 2017 y 2018, donde consiguió el primer lugar, así como también ha roto en tres ocasiones el récord nacional en maratón y posee el récord panamericano que consiguió en Lima 2019 luego de llegar en el primer lugar con un tiempo de 2 horas 9 minutos y 31 segundos.

Y con todas esas, incluso un accidente por el que le pusieron seis puntos de sutura y contra las recomendaciones del médico, Christian Pacheco acaba de ganar el Panamericano de Santiago. Y aun así, ninguna autoridad del IPD, de la federación ni de la comisión de deportes del congreso fue a recibir al bicampeón panamericano en el aeropuerto “Jorge Chávez”. Él solo cargó sus maletas, tomó su taxi y se fue a un hotel pagando con plata de su propio bolsillo.

Pacheco, molesto ha dicho: “Qué puedo decir del apoyo al atletismo. Muchas veces he hablado del apoyo desde el Estado, la Federación o el IPD. Personalmente, creo que nunca va a cambiar. Creo que a ellos no les importa el deporte, ni los deportistas y mucho menos los atletas. Es una triste realidad que vivimos los peruanos. Esperar algo es una tristeza como deportista. Si yo participo en los Juegos Panamericanos o alguna otra competencia lo hago por mí, por mi familia y por Perú. Más allá, creo que es en vano esperar algo que nunca va a llegar, es la realidad del Perú”. “… al final yo como atleta tengo mis sueños y objetivos, es por eso que con ellos o sin ellos voy a seguir avanzando para mejorar mi marca y si Dios quiere buscar estar entre los primeros puestos en los Juegos Olímpicos de París”. (Infobae Perú).

No hay duda de que este campeón nació para ganar y como ha dicho en otra oportunidad, solo entrena al 50% porque tiene que correr en la calle, entre la gente y los carros, y cuando le preguntan qué música escucha para motivarse dice que la de Rocky y la sonrisa de su pequeña niña.

Fuente: Rodolfo Ybarra (Lima Gris)

 

Escucha nuestro podcast


AÑADE UN COMENTARIO
CAPTCHA
This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.