Servicios en comunicación Intercultural

Michel Temer desprotege a la Amazonía de Brasil

El presidente de Brasil desactivó una reserva de 47 mil metros cuadrados en la selva, con lo que abrirá el campo para la actividad minera en la Amazonía. El territorio expuesto tiene la misma extensión que la República Dominicana y de ahí se extraería oro, cobre y otros minerales. Políticos y expertos lo califican como el mayor atentado a la Amazonía en medio siglo.

Por José Díaz

Servindi, 28 de agosto, 2017.- Hace unos días el presidente brasileño Michel Temer ha ejecutado uno de los más grandes atentados contra la Amazonía en los últimos años. Se trata de la desactivación de la Reserva Nacional do Cobre y Asociados (Renca), lo que implica una superficie de 47 mil metros cuadrados que quedarán expuestos para la extracción minera.

Al dejar sin efecto la protección sobre este territorio, que tiene una extensión equivalente a la de toda la República Dominicana, el jefe de Estado de Brasil espera que aparezcan compañías dispuestas a extraer oro, cobre y otros minerales en un terreno que se mantenía intangible desde 1984.

Eso crea presión para una región intacta del Amazonas, señaló Maurício Voivodic de WWF Brasil.

Las primeras manifestaciones en relación a esta medida han sido negativas frente a Temer. Desde la WWF han calificado la decisión como un auténtico retroceso para la protección de la Amazonía.

“Eso crea presión para una región intacta del Amazonas. Cuando se abre para la minería, además de la actividad formal, se fomentan actividades de extracción ilegal, la invasión de tierras públicas, la deforestación y los conflictos sociales con pueblos indígenas“, señaló Maurício Voivodic, director ejecutivo de WWF Brasil.

División brasileña

El ya convulsionado escenario político en Brasil se ha mostrado dividido ante esta decisión. Uno de los primeros en manifestarse fue el senador Randolfe Rodrigues quien consideró la medida como “el mayor ataque a la Amazonía en los últimos 50 años”.

El propio senador, enfrentado al oficialismo brasileño encabezado por Temer, precisó que ni siquiera en los años de dictadura militar se osó entregar a la Amazonía a la actividad minera. La reserva desaparecida ocupa un territorio más extenso, por ejemplo, que todo el país de Dinamarca.

Por último, desde el bando de Michel Temer el único pronunciamiento vino de parte del Ministerio de Energía y Minas. Este órgano, a través de un comunicado, manifestó que el “objetivo de la medida es atraer nuevas inversiones, con generación de riqueza para el país”.

¿Cuánto afectará esta decisión a la intangibilidad de la Amazonía en Sudamérica?

Te puede interesar

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

MIchel Temer, elegido Presidente de la República de Brasil, mediante la Democracia Representativa, se comporta como un Dictador, al ofrecer a la Economía de Mercado de la Minería una extensión de bosques de protección que desde 1984 es una Reserva Nacional do Cobre y Asociados (Renca).de protección, para "atraer nuevas inversiones, con generación de riqueza para el país”, Esta es la realidad de la coexistencia entre la Economía Natural y la Economía de Mercado, de la coexistencia entre el Presidencialismo de la República Federal y y la Democracia Representativa de los pueblos blanco, pardo, negro, asiático, indígena y de 67 tribus aisladas.Este consentido presidente, pretende la "generación de riqueza para el país" donde el ingreso promedio mensual del 10% más rico es 39 veces mayor que el ingreso del 10% más pobre, donde este 10% más rico acapara el 44,5% del ingreso total, mientras que este 10% más pobre obtiene sólo el 1,1% del total, un país donde los que reciben más de R $ 15.300 al mes representan sólo el 0,16% de toda la población. Lo de siempre: en la Economía de Mercado, se pretende que las inversiones sean la riqueza inicial al ingresar al circuito de la distribución entre los beneficiarios directos y los indirectos, y luego la riqueza continúe durante la producción. disminuyMentira, en el régimen de producción capitalista, para que los ricos vivan tiene que haber pobres. Esa distancia social en la distribución de la riqueza, en el régimen de producción capitalista, es una condición para que, mientras haya más competencia entre la clase trabajadora por los salarios, estos salarios disminuyen. ¿Qué, pues han hecho los regímenes "socialistas" de gobierno anteriores a este régimen capitalista de Temer? ¿Seguiremos confiando en la Democracia Representativa y en la, Economía de Mercado? Y si no seguimos confiando, allí esta la Base Militar Yanky, en la brasileña Tabatinga, consentida por Temer, para obligarnos a perennizar el régimen de producción capitalista, de ahora en adelante en la horripilante forma de industria bélica que fomenta guerras para vender sus mortales productos y servicios.

Añadir nuevo comentario