Audiencia resolverá demolición del Sheraton para recuperar andenería

Fuente de la imagen: https://portaldeturismo.pe Fuente de la imagen: https://portaldeturismo.pe

Servindi, 28 de agosto, 2019.- Diversas instituciones defensoras del patrimonio y la identidad cultural del Cusco invitan a la ciudadanía a la trascedental audiencia que se realizará el miércoles 28 de agosto en el Primer Juzgado Civil del Cusco, ubicado en el segundo piso del Palacio de Justicia.

La audiencia que iniciará a las 3 de la tarde es decisiva para resolver la acción de amparo interpuesta en 2016 que exige demoler la construcción del hotel Sheraton y recuperar la andenería inka afectada.

La demanda que busca salvaguardar el principio que concede mayor valor al derecho al patrimonio cultural sobre el interés comercial ha sido acogida favorablemente por los magistrados Franklin Gutiérrez y Dafne Barra.

Sin embargo, se requiere un pronunciamiento dirimente del magistrado Wilber Bustamante quién ha convocado a la audiencia publica.

El pronunciamiento de las instituciones cusqueñas espera que dicho magistrado se adhiera a la posición de sus colegas, devuelva al pueblo la confianza en sus instituciones y demuestre que la magistratura cusqueña es capaz de hacer justicia para salvaguardar el patrimonio histórico.

A continuación compartimos una reflexión sobre el tema de Oscar Paredes Pando y el pronunciamiento de las instituciones y colectivos del Cusco:

Patrimonio cultural e identidad. Basta de destruir el Qosqo de los Inkas

Por Oscar Paredes Pando

Señala la Constitución Política del Perú: Artículo 2°.- Toda persona tiene derecho: 1. A la vida, a su identidad,… ”

¿Qué significa la IDENTIDAD?

Es el sentido de pertenencia de una persona, a una  determinada  sociedad e inclusive a un grupo social. Permite diferenciarse de los otros, a quienes, desde luego, previamente, se reconoce su existencia en toda su magnitud. A aquello, la academia denomina la “otredad”.

Una persona, desde ya crece y se desarrolla en el seno de determinados contenidos culturales, los que van modelando  su identidad, que en la sociedad se forman durante procesos históricos, así, se puede  ser parte de “varias identidades”: cusqueño, andino, peruano, etc. En este caso, ya se sitúa en el escenario de la diversidad, aun así, siempre existen elementos “cohesionadores”, donde tal vez, sea el saber, así como el entorno, tengan mayor peso específico.

De esta manera la identidad, tiene un soporte cultural, donde aquel saber y en entorno, cuentan a su vez con elementos insustituible, como ocurre con nosotros los andinos, nos referimos al idioma quechua o runasimi; así como todo el legado generacional, caso del patrimonio, donde el en caso cusqueño, lo arqueológico marca la diferencia y reafirma lo que se es, ello independientemente del tiempo transcurrido, por cuanto, al mantener los elementos culturales, seguimos modelando una forma de ser, que consolida nuestra identidad.

Es de esa manera como construcción colectiva, la identidad en el Cusco está fuertemente asociado al tiempo transcurrido y las evidencias materiales y no materiales existentes a manera de testimonios, que al ser privados por ejemplo de su Patrimonio Cultural, podría generarse la crisis identitaria, una total invisibilización de lo heredado a lo largo del tiempo.

Para bien de todos, en el Perú, el patrimonio cultural tiene un amparo legal: Ley Nº 28296, Ley General del Patrimonio Cultural de la Nación, que nos obliga a reconocer la capacidad creativa del hombre, que es el soporte de sus diversas formas de manifestación, las mismas que derivan en la herencia cultural para la  salvaguarda y protección obligatoria por parte de todos los ciudadanos y desde luego del Estado, institución que garantiza la misma existencia  de la sociedad.

Para enfrentar la destrucción del  Gran Qosqo de los Inkas, iniciada en marzo de 1534, cuando empezó el “reparto de solares”, la normativas es amplia, pues lastimosamente, esta tendencia continuó; aun con el terremoto de 1950, cuando las palas mecánicas afectaron a muchas estructuras inka, pero a la vez, dicha hecatombe hizo “venirse abajo” las construcciones coloniales, así, fue posible la exposición de la soterrada ciudad inka. Esta circunstancia, llamó la atención al antropólogo Kubler, Comisionado de Naciones Unidas, pues a partir de aquel entonces, llamó la atención sobre otra de las alternativas del desarrollo regional, a partir del patrimonio cultural, a través del  turismo. Lastimosamente, aquella economía del ocio, tiene  un alto costo en la ciudad, traducido en la  fiebre hotelera, muchas de ellas atentando la monumentalidad de la ciudad. Desde luego, el avance de las  ciencias sociales y humanidades, garantizan adecuados procesos de intervención, como tal, no hay imposible en la conservación y salvaguarda.

Jamás se debe olvidar que el Cusco, se exhibe ante el mundo con sus evidencias materiales e inmateriales, o sea, el patrimonio cultural, de todo aquel prolongado proceso social, político, y económico, desde los Acamana, aymara y hasta quechua con los inkas. Todo ello ha propiciado la conciencia de una identidad. Así, el testimonio arqueológico, no es una “ruina”, es la constatación objetiva de la capacidad del hombre prehispánico, por  lo que es nuestra obligación su cautela, hoy y siempre, como lo harán las generaciones venideras. De ahí que en esta Sagrada Ciudad, los conceptos y prácticas de conservación del  patrimonio cultural, tiene el carácter  de transversalidad a toda acción humana, como también, lo es el entorno ambiental /opp.

La ciudadanía, organizaciones e instituciones que defendemos nuestros patrimonios nacionales nos dirigimos al pueblo y autoridades del Cusco, para manifestar lo siguiente:

1. Rendimos nuestro homenaje de gratitud a Pachamama, nuestra madre naturaleza, en este mes en el que nuestro pueblo la celebra.

2. Proseguimos la lucha por recuperar la andenería inka destruida por la construcción del Hotel Sheraton. Por fin en este año el amparo ciudadano que interpusimos ante el Poder Judicial en el 2016 ha sido acogido por los magistrados, el Dr. Franklin Gutiérrez y la Dra. Dafne Barra, quienes se han pronunciado por la demolición de esta infame construcción, dictaminando que el derecho de nuestro patrimonio cultural está por encima del interés comercial.

Con este hecho estos dignos magistrados sientan un ejemplar precedente de correcta administración de justicia y le devuelven a nuestro pueblo la confianza en sus instituciones.

Para que este dictamen se constituya en sentencia aún se requiere el pronunciamiento dirimente de un tercer magistrado, en este caso el Dr. Wilber Bustamante, quien ha convocado a una audiencia pública.

Abrigamos la esperanza que este magistrado se adhiera a la posición de sus colegas Gutiérrez y Barra y quede así demostrado que la magistratura cusqueña es capaz de hacer justicia para nuestro patrimonio histórico.

3. Invitamos a nuestra ciudadanía a que nos acompañe en esta trascendental audiencia a las 15 horas de este miércoles 28 de agosto en el Primer Juzgado Civil del Cusco, 2º. piso del Palacio de Justicia.

¡Justicia para nuestro patrimonio!

¡El Cusco no se vende, el Cusco se defiende!

Cusco, Agosto del 2019

 

Te puede interesar:

 

Escucha nuestro podcast

RECOMENDACIONES

AÑADE UN COMENTARIO
CAPTCHA
This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.