Servicios en comunicación Intercultural

Denuncian estafa ambiental de criptomonedas y bonos de carbono

Rachel Mendelson/Insider

Reportaje expone que fusión de criptomonedas y mercado de carbono solo comercializa con la lucha contra el cambio climático, para limpiar imagen de empresas contaminantes.

Servindi, 27 de julio, 2022.- En un nuevo intento por lucrar con el cambio climático, el empresario Adam Neumann, cofundador de WeWork, ha creado una empresa de criptomonedas respaldada por bonos de carbono.

La nueva empresa de Neumann, ‘Flowcarbon’, busca vender una criptodivisa denominada ‘Goddess Natures Token’ (‘El token de la madre naturaleza’).

Sin embargo, el mercado de carbono cuenta con múltiples críticas por su falta de transparencia y su nulo apoyo real al cambio climático. Ahora, se lo complementa con una herramienta con similares cuestionamientos, las criptomonedas.

Así lo resalta un reportaje de Business Insider, que califica esta “tokenización” de los bonos de carbono como la nueva estafa del mundo de las criptomonedas.

“Empresas como Flowcarbon intentan básicamente comercializar con la desaparición de la Tierra, intercambiando tokens mientras el planeta arde, tokens que a su vez producen cantidades masivas de contaminación por carbono”, indica el reportaje.

Desacreditado mercado

Como resalta Business Insider, la empresa convierte bonos de carbono en monedas digitales, lo que facilitaría su comercialización y la identificación del propietario de estos bonos.

No obstante, los expertos resaltan que aunque esta iniciativa pueda generar ingresos a la empresa, su aporte a la lucha contra el cambio climático sería nulo.

Además, el caso de Flowcarbon no sería el único. Hasta abril de este año, 20 millones de bonos de carbono se habían convertido en criptomonedas, según el Financial Times. La criptodivisa más  utilizada era ‘Klima’.  

Similar a la propuesta de Flowcarbon, Klima habría sido identificada rápidamente como una alternativa para tener un rápido beneficio, pues en vez de impulsa la demanda de bonos de alta calidad, promueve la especulación.

Cuestionable historial

Son varios casos los que han demostrado cómo el mercado de carbono no es una solución real al cambio climático, sino que solo funciona como una forma de proyectar una buena imagen empresarial.

Una investigación de ProPublica, demostró cómo los bonos iban destinados a bosques que no estaban en peligro real y que quienes recibían los beneficios podían ser quienes posteriormente causen la deforestación sin mayor obstáculo.

Uno de estos casos de compra de bonos de carbono involucra a la FIFA, que en 2014 pagó para compensar las emisiones del Mundial de Brasil.

Esta acción supuestamente protegería los bosques del oeste brasileño. Sin embargo, tras el evento, se registró que la tala de árboles en el espacio destinado para la conservación fue mayor a los bonos vendidos.

Así también la investigación de ProPublica reporta que un proyecto de la Fundación Clinton destinado a proteger zonas forestales en Camboya, no cumplió realmente su objetivo, mientras se mantenía con la compensación de bonos.

Por otro lado, una investigación de Booomberg identificó que los proyectos de compensación gestionados por Natures Conservancy reservaban tierras boscosas que ya llevaban años protegidas y no necesitaban de una especial protección.

A pesar de las experiencias poco favorables, recientemente, las empresas Apple y Amazon han incursionado en el mercado de carbono.

Mercados de apariencia

Como una herramienta financiera para para combatir el cambio climático, el mecanismo del mercado de carbono fue ideado en la década de 1990.

Este pago identifica extensas áreas que capturan dióxido de carbono y paga por su conservación. De esta forma, es utilizado por las empresas financistas para compensar las emisiones que ellas mismas generan.

Tras ello, la empresa recibe un bono o certificado de carbono que demuestra el “compromiso” en la lucha contra el cambio climático, mediante la reducción de emisiones.

El mecanismo es considerado como la “solución favorita” para el cambio climático de Wall Street, principal centro financiero a nivel mundial.

 

Te puede interesar:

Exponen explotación a comunidades mediante mercado de carbono

Foto Hugo Cruz - Revista Proceso

Servindi, 26 de julio, 2022.- Una petrolera británica transnacional pagó precios excesivamente bajos a campesinos de la comunidad mexicana de Coatlila que participaron en un proceso de financiamiento por conservación. Seguir leyendo…

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario