Servicios en comunicación Intercultural

Proyecto Hidrovía Amazónica pretende ampliar áreas de dragado

El proyecto Hidrovía Amazónica establece la remoción de sedimentos de los ríos Huallaga, Ucayali, Marañón y Amazonas. Foto: Imagen referencial de una máquina de dragado.

Esto, pese a que los impactos del dragado en los ríos aún no han sido esclarecidos por los responsables del proyecto. A la fecha, el proyecto no cuenta con EIA aprobado.

Servindi, 26 de noviembre, 2020.- Pese a que el consorcio Cohidro, a cargo de la Hidrovía Amazónica, no pudo levantar las más de 400 observaciones que recibió el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) del proyecto, ahora pretende ampliar las áreas de dragado.

Así alertaron las organizaciones indígenas Aidesep y Orpio, quienes denuncian que, a través de una propuesta de adenda al contrato del proyecto, buscan preparar el camino para duplicar los puntos de dragado de 13 a 24.

Ante este intento de ampliación que generaría mayor impacto en los ríos y los pueblos indígenas, las organizaciones reiteraron su rechazo al proyecto y exigieron su anulación, pedido que vienen realizando desde hace años.

Adenda cuestionada

La propuesta de adenda cuestionada en una nota de prensa por las organizaciones indígenas, fue publicada el 21 de agosto en la web del Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC).

Mediante esta adenda, según denuncian la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (Aidesep) y su base regional Orpio, se propone “formalizar la extensión de nuevas áreas de dragado no consultadas”.

“En el informe 4 del Estudio Definitivo de Ingeniería se menciona la existencia de hasta 24 zonas de dragado, y en la propuesta de adenda (modificación Antecedentes 1.6) se reconoce que la naturaleza de los ríos no permite definir los malos pasos”, apuntan.

Estas modificaciones abrirían la posibilidad de ampliar los puntos de dragado, pese a que la magnitud de los impactos de esta actividad aún es “incierta”, sostienen.

Dicha adenda también propone adelantar el inicio de pagos del Estado a la empresa a partir de diciembre de 2020, así como ampliar el plazo para presentar el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) hasta enero de 2022.

Como se recuerda, en diciembre de 2019 el consorcio Cohidro a cargo de la Hidrovía Amazónica desistió del proceso para presentar el EIA, luego de que recibiera más de 400 observaciones, por lo que hasta la fecha el proyecto no se ha ejecutado.

Cohidro desistió de proceso para levantar las observaciones del EIA del proyecto a días de vencerse el plazo para hacerlo. Foto: Mongabay Latam.

Reiteran pedido de cancelación

A partir de estos hechos, Aidesep y Orpio reiteraron su rechazo al proyecto y exigieron su cancelación, un pedido que vienen realizando desde hace años.

El proyecto Hidrovía Amazónica, concesionado al consorcio Cohidro en 2017, pretende crear un canal de navegación a lo largo de los ríos Huallaga, Ucayali, Marañón y Amazonas. Para ello, busca dragar algunas áreas de estos ríos.

El dragado, actividad que consiste en remover sedimentos del fondo del río, podría generar la modificación y alteración del hábitat y dinámica de los ríos, así como el incremento de su turbidez, según han advertido diversos especialistas.

Asimismo, los impactos de esta actividad no han sido bien definidos por el consorcio Cohidro en el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) del proyecto.

Dicho estudio, además, tampoco pudo demostrar que no afectaría u ocasionaría daños sobre los pueblos indígenas que viven alrededor de los ríos que serían intervenidos.

Por este motivo, expertos consideran que el EIA habría incumplido estándares internacionales que buscan garantizar la supervivencia de dichos pueblos y el respeto por su cosmovisión.

En mayo de 2019, la organización Aidesep que agrupa a 1800 comunidades indígenas a nivel nacional, solicitó “declarar la inviabilidad de este proyecto por su grave amenaza a los pueblos y la amazonía”.

Así iniciaba el contundente pronunciamiento de Aidesep y sus bases regionales, exigiendo que se declare "inviable" la Hidrovía Amazónica, en mayo de 2019. Foto: Aidesep.

El pedido de cancelación del proyecto también ha sido respaldado por Orpio y Corpi-SL (Loreto); así como por ORAU (Ucayali), bases regionales de Aidesep.

En el último pronunciamiento de Aidesep, publicado el 25 de noviembre de 2020, Jorge Pérez, presidente de Orpio, reiteró la posición de las organizaciones indígenas al exigir que se declare inviable el proyecto.

“Reiteramos nuestra exigencia de declarar inviable este proyecto. La ciencia y el derecho viene dando evidencia tras evidencia, y confirma que los impactos son inmedibles y serán perjudiciales para quienes vivimos en y con la Amazonía”, indicó.

Hidrovía Amazónica impactaría los ríos de la Amazonía, afectando la pesca, una de las actividades principales de los pueblos indígenas. Foto: WCS

___

• Dato: El pronunciamiento de Aidesep de mayo de 2019 también fue publicado en el diario La República

Te puede interesar:

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario