Servicios en comunicación Intercultural

Religión y pandemia: A Dios rogando y a la gente matando

Imagen: Cultura Colectiva

Servindi, 26 de marzo, 2020.- Si en algo están de acuerdo los científicos –mientras luchan por encontrar la vacuna contra el coronavirus COVID-19– es en que una de las mejores maneras de contener la propagación del virus, además del diagnóstico en masa, es a través del aislamiento social.

"Las medidas de distanciamiento social pueden ayudar a reducir la transmisión y permitir que los sistemas de salud hagan frente a la situación", dijo el presidente de la Organización Mundial de Salud (OMS), Tedros Adhanom Gebreyesus, el 16 de marzo.

Muchos países del continente americano tomaron en cuenta la advertencia e iniciaron medidas de aislamiento con distintos matices. Hay otros que prefirieron “no afectar la economía” o minimizar la magnitud de los contagios. Ni siquiera lo ocurrido en Italia y España parece hacerlos cambiar de opinión.

"Tenemos un mensaje simple para todos los países: hagan pruebas, hagan pruebas, hagan pruebas. Hagan una prueba de cada caso sospechoso. Si dan positivo, aíslenlos y descubran con quién ha estado en contacto cercano hasta dos días antes de que desarrollaran síntomas, y hagan pruebas a esas personas también”, advirtió la OMS.

Sin embargo y a pesar de la advertencia, los movimientos religiosos fundamentalistas respaldaron las posturas de los gobiernos que niegan la peligrosidad de la pandemia. Algunos presidentes proponen rezar y ayunar para contener el virus, mientras que otros movimientos llaman a desacatar las normas de cuarentena vigentes.

Día de la oración

El 11 de marzo, la OMS definió al coronavirus COVID-19 como una pandemia. El 13 marzo, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, declaró al 15 de marzo como el Día Nacional de la Oración.

“Es mi gran honor declarar el domingo 15 de marzo como Día Nacional de Oración. Somos un país que, en toda nuestra historia, ha mirado a Dios para pedir protección y fortaleza en tiempos como estos”, escribió en su cuenta de Twitter.

 

Hasta el 15 de marzo –mientras se realizaba el Día Nacional de la Oración– Estados Unidos ya había reportado más de 2 mil 700 casos confirmados del nuevo coronavirus y 54 muertos.

Escudo protector

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, tampoco ha tomado en cuenta las recomendaciones médicas y de distanciamiento social de la OMS. En una rueda de prensa, el 18 de marzo, López Obrador mostró una estampa religiosa a la que llamó “detente” y dijo que se trataba de un “escudo protector” contra sus opositores y el coronavirus.

“El escudo protector es como el detente. Saben lo que es el detente, ¿verdad? El escudo protector es la honestidad, eso es lo que protege, el no permitir la corrupción. Miren, este es el detente. Esto me lo da la gente”, dijo el presidente, quien sacó la estampita desde su billetera y la mostró al público.

Además, declaró que los amuletos que recibía durante sus giras presidenciales eran sus guardaespaldas y que venían de varias religiones.

“Miren, es que me dan; entonces, son mis guardaespaldas. Igual, esto es muy común en la gente. Y tengo otras cosas porque no sólo es catolicismo, también religión evangélica y librepensadores que me entregan de todo, y todo lo guardo porque no está demás”, comentó.

Oración y ayuno

El 10 de marzo, el ministro de salud de Bolivia, Aníbal Cruz, anunció los primeros dos casos de infectados por el coronavirus COVID-19. Se trataba de dos mujeres que habían viajado a Italia quienes habían sido puestas en cuarentena.

 

El 16 de marzo, la presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, convocó a los bolivianos a unirse en “una oración permanente” para enfrentar el coronavirus. “Convoco a unirnos con fe en ayuno y oración por la salud de las bolivianas y bolivianos”, escribió en su cuenta de Twitter.

 

No es la primera vez que Añez hace referencia a la religión como un “arma” de poder. El 12 de octubre de 2019, luego de la renuncia del expresidente Evo Morales, Añez –tras autoproclamarse como presidenta interina– salió al balcón del Palacio Quemado con una biblia rosada en la mano.

"Gracias a Dios que ha permitido que la biblia vuelva a entrar a Palacio. Que él nos bendiga y nos ilumine", dijo.

¿La fe cura el coronavirus?

Ante la falta de liderazgo del presidente brasileño Jair Bolsonaro, algunos gobernadores anunciaron medidas para evitar la propagación del coronavirus. Sin embargo, Bolsonaro rechazó las medidas y comparó a la enfermedad con una “gripecita” o “resfriadito”.

"Debemos volver a la normalidad. Algunas autoridades estatales y municipales tienen que abandonar el concepto de tierra arrasada. La prohibición de transportes, el cierre del comercio y el confinamiento en masa", dijo el 25 de marzo.

Ante la reticencia de Bolsonaro a tomar en cuenta las sugerencias de la OMS y su llamado a los brasileños a seguir con su “vida normal”,  las iglesias evangélicas siguen realizando sus cultos y afirman que la fe cura el coronavirus.

Un informe de la Agencia Pública de Brasil, reveló que las iglesias evangélicas Asamblea Pentecostal de la Victoria de Dios en Cristo, Sana Nuestra Tierra, Renacer en Cristo y la Cuadrangular del Poder de Dios siguieron convocando a sus fieles.

“Desde las nueve en punto de la mañana, desde la primera reunión hasta la última reunión en la noche y todos los horarios intermedios, estaremos abiertos para que puedan ingresar, decir sus oraciones, ir al altar, dar su ofrenda, su voto, el diezmo, sus oraciones, sus plegarias, sus peticiones para los miembros de su familia y si quieren hablar con el pastor, los pastores estarán disponibles para ayudar”, dijo la Iglesia Universal a través de un comunicado.

Además, el líder la mencionada iglesia, Edir Macedo, dijo que el coronavirus era una “una táctica más de satanás. Satanás trabaja con el miedo, el terror. Trabaja con las dudas. Y cuando la gente está aterrorizada, asustada, con dudas, la gente se vuelve débil, frágil y susceptible. Cualquier viento que sople será una neumonía para ellos”.

El trumpista peruano

Tal como ocurrió en Estados Unidos con Donald Trump, el congresista peruano Orestes Pompeyo Sánchez Luis, integrante del partido Podemos Perú, presentó el proyecto de ley 4879/2020-CR para declarar el tercer domingo de abril de cada año como el “Día Nacional de la Oración”.

La fecha, de acuerdo con el congresista, “deberá ser celebrada como un día de clamor a Dios, para bendecir a nuestra nación, nuestras autoridades civiles, militares y la familia que es la organización más importante de nuestra sociedad”.

Durante el debate de congresistas a finales de enero de 2020, el ahora congesista sorprendió a los televidentes con un mensaje religioso. Se arrodilló al centro del set de televisión y con biblia en mano conminó a elegir a hombres y mujeres que le teman a Dios.

“Este 26 de enero elijan hombres temerosos de Dios, mujeres temerosas de Dios, hombres honestos, por eso marca la 'P' de provalores, provida y profamilia, y que viva el Perú, la Unidad de los Peruanos", exclamó.

 
 

Te puede interesar:

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario