Territorio de quilombolas amenazados

Estos territorios son fundamentales en la lucha contra el cambio climático.

Servindi, 24 de mayo, 2024.- El 98.2 por ciento de los territorios quilombolas de Brasil están amenazados revela un estudio del Instituto Socioambiental (ISA) en colaboración con la Coordinación Nacional de Comunidades Rurales Quilombolas Negras (Conaq)

El estudio aporta un diagnóstico inédito sobre el impacto de las obras de infraestructura, las necesidades mineras y la superposición de propiedades rurales en estos territorios fundamentales para la lucha contra el cambio climático.

“Los resultados muestran que todos los quilombos en Brasil están impactados por algún vector de presión, evidenciando la violación de los derechos territoriales de las comunidades quilombolas”, señala Antonio Oviedo, investigador del ISA. 

El estudio identifica el impacto de la deforestación, la degradación forestal y los incendios, la pérdida de biodiversidad y la degradación de los recursos hídricos por la exploración minera, actividades agrícolas y ganaderas facilitadas por la apertura de caminos y autopistas.

Territorios afectados 

Los territorios de quilombolas afectados son de la región Centro-Oeste (57%), las regiones Norte (55%), Nordeste y Sur (34%) y Sudeste (16%). 

Mientras el quilombo Kalunga do Mimoso, en Tocantins, tiene el 100% de su superficie superpuesta con tres desarrollos previstos, una carretera, un ferrocarril y una central hidroeléctrica.

Se calcula que la minería ejerce presión sobre 781 000 hectáreas en territorios quilombolas. El territorio de Kalunga, en Goiás, es el más presionado, con 180 solicitudes que cubren el 66 por ciento de su superficie.

Por su parte los 15 mil registros de propiedades rurales están superpuestas a territorios quilombolas. Las regiones Sur y Centro-Oeste son las más afectadas con el 73% y 71% respectivamente.

La región Sudeste también presenta una alta tasa de superposición, del 64%, seguida por la región Norte, con el 19%. En Pará se encuentra el territorio con mayor tasa: Erepecuru, con el 95% de su superficie superpuesta a propiedades rurales.

Territorios quilombolas y conservación de los bosques

Los territorios quilombolas ocupan 3,8 millones de hectáreas, lo que corresponde al 0,5 por ciento de todo el territorio nacional, y desempeñan un papel muy positivo en la conservación del medio ambiente, con más de 3,4 millones de hectáreas de vegetación nativa.

Según datos de Map Biomas, en 38 años los territorios quilombolas perdieron sólo el 4,7% de la vegetación nativa, mientras que en las zonas privadas la pérdida fue del 17% en el mismo período.

“Los bosques, el agua, los animales y todas las formas de vida son cuidados meticulosamente por quilombolas, siguiendo enseñanzas ancestrales, como en un quilombo todas las vidas importan”, explica Francisco Chagas, miembro del Conaq.

En el contexto jurídico y administrativo de Brasil, el derecho de las comunidades quilombolas a permanecer en sus territorios está previsto en la Constitución Federal. Pese a esto, han enfrentado presiones internas y externas de múltiples amenazas ambientales.

Según el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), más de un millón 300 mil personas viven en comunidades quilombolas, o el 0.65% de la población de Brasil. 

Registro de territorios 

“Es fundamental promover un amplio debate nacional que involucre a todos los niveles de gobierno y a los pueblos quilombolas para discutir las prácticas de racismo estructural en Brasil”, enfatiza Chagas, de Conaq. 

Ante la omisión del Estado, los propios quilombolas se han organizado para remediar la situación. Como en Maranhão, Pará, y  en Tocantins.

“En los estados que no tienen módulo de registro propio, es importante que utilicen el sistema nacional para que los quilombos y otras comunidades tradicionales puedan registrar sus territorios”, aconseja Chagas.

 

Escucha nuestro podcast


AÑADE UN COMENTARIO
CAPTCHA
This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.