Servicios en comunicación Intercultural

Lagunas de Alto Perú que pretende Yanacocha verá hoy el TC

Lagunas de Alto Perú (Imagen difundida por Sergio Sánchez Ibañez, funcionario del Gobierno Regional de Cajamarca)

Servindi, 25 de enero, 2017.- El Tribunal Constitucional verá el miércoles 25 de enero el caso de las 285 lagunas de Alto Perú, en Cajamarca, que siguen en pugna entre las autoridades locales y la empresa minera Yanacocha, la cual pretende usar sus aguas pese a la crisis hídrica y los crecientes conflictos por el recurso que afronta la región.

Las referidas lagunas se encuentran en el distrito de Tumbadén, provincia de San Pablo, y conforman un impresionante territorio de unas 2,960 hectáreas de páramos o "jalca" cajamarquina de gran importancia hídrica, ecológica y económica.

La zona genera anualmente 292 millones de soles por año en el sector agrícola y surte de agua a cinco provincias de Cajamarca, según indicó el Gerente de Recursos Naturales del Gobierno Regional de Cajamarca, Sergio Sánchez Ibañez.

Por ello,  en 2007, ante las pretenciones mineras, el Concejo Provincial de San Pablo declaró a la zona de lagunas de Alto Perú como “Área de Conservación Ambiental Municipal”.

Sin embargo, desde el mismo año, Yanacocha pretendió impugnar esta ordenanza ante el Poder Judicial y demandó a la Municipalidad de San Pablo.

Tras cuatro derrotas legales consecutivas, la minera presentó su apelación ante el Tribunal Constitucional y el caso será visto en la audiencia pública del 25 de este mes, donde las partes expondrán sus argumentos.

A favor de la intangibilidad de la zona se presentará la abogada Nelly Ledesma, abogada de la Municipalidad de San Pablo, junto a Sergio Sánchez Ibañez y Edilberto Barrantes Terán, presidente del Comité Interinstitucional de Conservación y Turismo Lagunas Alto Perú y Anexos de la Cuenca del Jequetepeque.

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

Esto es problema socio ambiental, y requiere decisión política. Yanaqocha debe retirarse. El lucro económico de esta empresa no debe convertirse en el mal de cinco provincias.

Añadir nuevo comentario