Servicios en comunicación Intercultural

Fallo absolutorio del caso Bagua podría anularse, alerta Padre Fermín

Fuente de la imagen: Reina de la Selva

Servindi, 24 de diciembre, 2018.- El Padre Fermin Rodriguez Campoamor, Párroco de Chiriaco, advierte el riesgo de que la Sala Penal Transitoria de la Corte Suprema anule la histórica sentencia que absolvió a 53 procesados por el caso conocido como El Baguazo.

Mediante una carta enviada al diario La República el padre Fermín expresa su consternación ante la posibilidad de dar marcha atrás "y volver a lo peor del pasado" condensado en una acusación fiscal que distorsionaba la realidad para manipularla al servicio de una condena rigurosa y cruel.

Como lo informó el citado diario tres vocales de la Corte Suprema opinaron por anular el fallo absolutorio del 22 de setiembre de 2016  y ordenar un nuevo juicio.

Pero, al necesitar cuatro votos, convocaron a la vocal suprema Estela Pacheco Huancas para un voto dirimente. Cabe detallar que esta magistrada formó parte de la Sala que presidía el destituido juez César Hinostroza por los audios de la corrupción.

A continuación el mensaje del Padre Fermin y su carta dirigida al diario La República:

Queridos todos mis viejos lectores de mis hojas parroquiales de Chiriaco. Como si fuese una nueva hoja parroquial os adjunto una carta que acabo de escribir a La República y espero me la publiquen. El tema es importante y urgente porque el día 27 próximo se puede consumar un atropello jurídico si se anula la sentencia absolutoria de que os hablo en la carta. Si se anula como me temo se haría un daño enorme a 53 personas que durante siete años esperaron una sentencia que resultó sorprendente pues absolvía a los 53. Con esta carta -aunque sea algo extraño, os felicito nuestras navidades que deben ser de todos y muy especialmente de los más  pobres como los 53 que son hombres en su mayoría con familia y niños. Como digo en la carta, entre los afectados por la posible anulación de sentencia figura sólo una mujer. Con nuestra oración acerquémonos al Dios entre nosotros Niño pobre hijo de María que vive y nace en nosotros para acompañarnos todos los días hasta el fin.. Felices navidades y año nuevo. Yo me encuentro bien, gracias a Dios. Fermín.

 

Carta del Padre Fermin

Sr. Director de La República:

Agradezco a su periódico la primera noticia que he recibido sobre el posible gran escándalo judicial que va a producirse el próximo día 27 si los tres vocales de la Sala Penal Transitoria de la Corte Suprema, entre ellos el actual Presidente del Poder Judicial, José Luis Lecaros, consiguen lo que pretenden: anular la histórica sentencia absolutoria dictada el 22 de setiembre del 2016 por el tribunal que presidía el Dr. Gonzalo Zabarburú, en la sala penal de Bagua Capital. Aquella sentencia fue la triunfal conclusión del juicio sobre “la curva del diablo” el primero y principal de los juicios dedicados a juzgar todos los delitos cometidos el día 5 de junio del 2009 que llevan el nombre de “el Baguazo”. 

Ante la posibilidad de que se haga realidad el descabellado intento de anular esa histórica sentencia absolutoria que hizo época y llenó de alegría, satisfacción y esperanza no sólo a los 53 procesados sino a sus familias y a los pueblos más pobres y a todos los que desean y buscan la justicia, la verdad y la libertad para todos. Quienes hoy pretenden anular aquella sentencia absolutoria se manfiestan en contra de todo lo que ella hizo realidad y significó para un posible futuro mejor. Pretenden dar marcha atrás y volver a lo peor del pasado que se había condensado en un documento que distorsionaba la realidad para manipularla  al servicio de una condena rigurosa y cruel contra los que se presentaban como únicos responsables de todos los delitos: en total sumaban 53 no policías (30 campesinos o transeuntes y 23 nativos). Por el contrario el dictamen presentaba como únicas víctimas de todos los delitos a 30 policías (12 occisos y 18 heridos). Así de simple: los malos y delincuentes eran únicamente los no policías; y los buenos y víctimas eran únicamente los policías. A partir de estos dos dogmas se concluye que no hubo ninguna víctima no policía ni ningún asesino que fuese policía. La fiscalía de Bagua facilitaba la conclusión del juicio:castigar duramente a los no policías y socorrer e indemnizar a los policías muertos o heridos.

El tribunal fue lento pero finalmente descubrió toda la falsedad de la propuesta del dictamen fiscal y la falta total de fundamento para condenar a los 53

El tribunal fue lento pero finalmente descubrió toda la falsedad de la propuesta del dictamen fiscal y la falta total de fundamento para condenar a los 53. La conclusión ha sido la SENTENCIA ABSOLUTORIA. El tribunal tardó dos años y cuatro meses hasta llegar a definirse al servicio de la verdad de los hechos, al respeto de los derechos y la defensa de la libertad de los inocentes.

¿Qué significa hoy anular la sentencia absolutoria? Volver al dictamen fiscal después de haber sido abiertamente puesto al desnudo sus engaños, sus planes interesados no en hacer justicia sino en apoyar, defender u ocultar a un grupo contra otro a costa de la verdad y de lo que sea.

¿Qué hacer ante el aviso cautelar de la noticia de la República? Será muy difícil retirar los votos ya emitidos por los vocales. La única posibilidad de salvar la sentencia absolutoria y liberar a los 53 inocentes de un nuevo juicio y condena inspirada en la malévola ideología del dictamen fiscal, sería conseguir que la jueza dirimente con toda libertad e independencia sin pretender contentar a los que la han elegido sino con la única intención de hacer justicia y respetar los derechos y la libertad de los 53. Acaso su condición de mujer la haga más sensible a la justicia y el derecho a la libertad de los 53 y sus mujeres e hijas. Quisiera recordarle, además, que entre los 53 que los tres vocales quieren volver a considerar como responsables para castigarles con dureza se encuentra una joven y valiente maestra de Siempre Viva, poblado al que pertenece “la curva”. Ella fue apresada el 5 de junio del 2009 de delante de su casa por salir a defender a un nativo  pateado por la policía. Ese es su delito real que, con otras delitos añadidos por los fiscales, alcanza la pena de 28 años, cifra equivalente a su edad: tantos años en la cárcel como los que ha vivido en libertad. Crueldad inconcebible contra una joven mujer que tiene su casa, donde vive con su madre, a pocos metros de “la curva”. Los que buscan la nulidad de la sentencia pretenden molestar y maltratar de nuevo a esta joven que se llama Sandra Anita Quincho Cruz. Un mínimo de humanidad y justicia.            

Si existiese un verdadero deseo de hacer justicia habría que exigir continuar un juicio inconcluso y llevar a cabo su proyecto y obligación de hacer justicia y dar con los verdaderos responsables de tantas muertes. Estos culpables no son 53  ni 20 ni  siquiera 10, acaso sean muy pocos y en definitiva uno solo: el presidente del Estado entonces –hoy expresidente Alan García– que decidió responder a balazos a las pretensiones de derogar decretos legales contrarios a convenios y tratados internacionales firmados por el Perú. Los pueblos indígenas querían recordarle al presidente sus obligaciones legales. Y éste respondió de la manera más ilegal recurriendo a la violencia de las armas contra el pueblo. Lo que verdaderamente urge ahora no es castigar de nuevo a los 53 falsos responsables sino buscar  y denunciar a los verdaderos responsables de lo que sucedió en la curva del diablo hace ya más de 9 años. 

Gracias, Sr Director por su acogida. 

Fermín Rodríguez Campoamor
C.E. 000235655.

 

Tags relacionados: 
Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

Gracias al Padre Fermín y a Servindi por haber difundido esta muy importante información.

Añadir nuevo comentario