Servicios en comunicación Intercultural

Un principio que urge hacer respetar: "Nada sobre nosotras sin nosotras"

Por estos días la Aidesep y MIDIS a través de Foncodes deberán coordinar los mecanismos más transparentes y participativos posibles para la implementación del Noa Jayatai – Mujer, un proyecto que busca fortalecer la seguridad alimentaria de los pueblos indígenas. Esto cobra la mayor relevancia cuando se trata de revertir una extendida mala práctica estatal que excluye la participación representativa indígena de esta u otras políticas públicas. El caso de un funcionario en Iquitos, justamente salteándose estos procesos, ha vuelto a despertar las desconfianzas de las organizaciones indígenas en una pequeña iniciativa piloto que recién nace.

¿Por qué las organizaciones indígenas deben participar de las intervenciones estatales?

Servindi, 24 de setiembre, 2020.- "Nada sobre nosotras sin nosotras" (*) es un lema que expresa un principio que debe guiar a toda política pública dirigida a una población determinada: involucrarla desde su diseño y durante todo su proceso de ejecución.

Este énfasis es primordial en el caso de los pueblos indígenas porque, además, converge la necesidad de aplicar de manera adecuada y pertinente los enfoques de interculturalidad, territorialidad y género.

Sin ellas, no se podría garantizar la efectividad y pertinencia de las intervenciones estatales en esta población desde la perspectiva apropiada de los pueblos indígenas.

Sin embargo, la respuesta "tradicional" del Estado, a través de ciertos funcionarios, persiste en discursos y malas prácticas que justifican decisiones inconsultas ni consensuadas con los pueblos.

No se trata de un reclamo menor o aislado, sino de una demanda reiterada de las comunidades originarias ante un proceder que no es nuevo sino conocido. ¿De qué estamos hablando?

Nuevos gestos y viejas prácticas

Hace pocas semanas el Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social (MIDIS) anunció el Noa Jayatai - Mujer, un proyecto desarrollado a través del Fondo de Cooperación para el Desarrollo Social (Foncodes).

La propuesta nace en base a una iniciativa del Programa Mujer de la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (Aidesep) y que, con algunas variaciones fue recogida por el MIDIS.

Se dijo entonces que dicha iniciativa piloto marcaría un hito en las políticas públicas en cuanto al involucramiento de los pueblos indígenas organizados, especialmente para las mujeres indígenas.

Una ejecución basada en la fórmula de Núcleos Ejecutores que debería permitir una administración y supervisión directa del uso de los recursos por los beneficiarios/as.

Por ahora y para empezar la implementación está focalizada en tres distritos amazónicos de Loreto: Mazán, Barranca y Jeberos.

La propuesta, a pesar de ser incompleta y no satisfacer del todo el diseño propuesto por Aidesep, se consensuó en aplicarse sobre la base de criterios mínimos de coordinación y participación con la estructura territorial de los pueblos indígenas amazónicos.

Siendo algunos de los criterios el acompañamiento de la junta directiva conformada por presidenta, tesorera y secretaria; cargos que deben ser elegidos por el pueblo en la asamblea general.

Obviamente, la noticia generó expectativas entre las mujeres amazónicas y sus familias, uno de los sectores sociales más vulnerados y excluidos de las políticas públicas y más impactados por la crisis provocada por la pandemia.

Lo que despertó especial expectativa fue el gesto inicial de la titular del MIDIS, Patricia Elizabeth Donayre Pasquel, quien al asumir la cartera de inmediato abrió un canal de diálogo directo con Aidesep para conocer la propuesta de la organización amazónica.

Ello dio paso a una serie de reuniones de trabajo que permitió alcanzar consensos para generar condiciones adecuadas para que el Noa Jayatai – Mujer, responda a la necesidad y demandas de las mujeres indígenas territoriales en la Amazonía.

Para que estas iniciativas no queden solo en un gesto, deben reflejarse no solo desde el gobierno central, sino también en los funcionarios intermedios y, especialmente, en los funcionarios de campo del nivel local donde se ejecutan las acciones.

Desafío mayor

No es ningún secreto las quejas y denuncias por malas prácticas del Foncodes en lo que atañe a la administración de proyectos a través de los Núcleos Ejecutores (NE).

Es un lugar común el malestar por la forma cómo los NE terminan siendo elegidos a dedo por las autoridades municipales que terminan manejando los proyectos generando malestar y desidia en la población “beneficiaria”.

¿Cómo evitar esto?

Además de asegurar la participación indígena, es fundamental y clave hacer transparentes los procesos y esto se logra involucrando a la comunidad de base y a las organizaciones territoriales representativas.

La estructura territorial organizativa de los pueblos indígenas es la base para una representación legítima que permita vigilar y transparentar los procesos y fortalecer la estructura organizativa de nivel federativo y regional que respalde la gestión de base.

En este sentido, no basta solo la “autodenominación como indígena” y pertenecer a un colectivo sino demostrar una comprobada y legítima representación comunal territorial.

De esta manera se respeta a las organizaciones indígenas y a su estructura propia a partir de un enfoque territorial, que garantiza la calidad de la participación y el enfoque de la intervención.
 

Caso preocupante

El proyecto parecía empezar con buen pie; sin embargo, un hecho revivió la desconfianza desde las organizaciones indígenas, quienes denunciaron ante el MIDIS que el funcionario del Foncodes, Dennis Aguilar, incurrió en prácticas que transgreden los acuerdos tomados entre Aidesep y dicho ministerio, acerca de justamente coordinar con las organizaciones indígenas.

El hecho fue reportado por la organización CORPI- SL y dio lugar a que Aidesep, a través de una carta, sindicara que Dennis Aguilar, de la Unidad Territorial de Foncodes-Iquitos, ya había empezado a reunirse con el alcalde de Barranca, sin previo aviso ni coordinación con la organización indígena CORPI- SL ni el Programa Mujer Indígena de Aidesep, lo que sucedió el 17 de setiembre. Seguidamente, informaron que al día siguiente esta vez Aguilar se reunió con el alcalde de Jeberos.

Ese accionar, sin dar aviso a las organizaciones, da pie a concluir que la conformación de los NE apuntaba a realizarse sin los debidos procesos transparentes ni participativos de las organizaciones representativas, lo que se justificó inicialmente desde Foncodes con que se "estaba corriendo contra el tiempo".

Posteriormente, cuando ya se había enviado la carta de AIDESEP al MIDIS, desde ORPIO se informó que se había invitado a la dirigente Zoila Merino Roque para que participe de la reunión de conformación del NE en Mazán; sin embargo, también le informaron que se elegiría solo a la Secretaria y Tesorera, porque ya estaría elegida la presidenta (¿por Foncodes?).

¿Esta es la forma natural de proceder del Foncodes? ¿es común elegir a dedo, en acuerdo con los alcaldes, a las personas que presiden y terminan manejando los núcleos ejecutores? ¿Sabrá la ministra que una mala práctica puede sabotear sus buenas intenciones?  

Ante tales hechos, y con respuesta iniciales de Foncodes como que "ya no se podía dar marcha atrás", en la tarde del 23 de setiembre Foncodes tuvo que acceder a una reunión con los dirigentes de Aidesep, CORPI-SL y ORPIO, en la cual se esperaba aclarar estos hechos.

Si bien se hicieron presentes los operadores locales de Foncodes, el señor Dennis Aguilar quien sería responsable de las posibles malas prácticas brilló por su ausencia y Foncodes no pudo responder ni dar justificación por tales observaciones presentadas por las bases de AIDESEP.

Felizmente, la reacción oportuna y la presión de las organizaciones ha logrado que el proceso retorne a su punto inicial. En los próximos días se deberá definir un cronograma y efectuar coordinaciones transparentes, es decir, como debieron comenzar desde un principio. 

 

Diálogo renovado

La apertura de un canal entre el MIDIS y Aidesep muestran momentáneamente una gestión dialogante que está empezando a abrir algunos puentes entre el Estado y los pueblos indígenas.

Sin embargo, estos pasos retrocederán si no se investigan y se sancionan malas prácticas que pueden llevar al fracaso y a la conflictividad social de iniciativas bien intencionadas pero que pueden echarse a perder por malos funcionarios locales.

Por estos días Aidesep y Foncodes coordinan los mecanismos más transparentes y participativos para la implementación del Noa Jayatai - Mujer.

Pero, si se repiten conductas y prácticas malsanas, no quedará otra alternativa que promover o impulsar acciones más firmes como la remoción de responsables o incluso una restructuración del Foncodes, si el organismo está más infectado de lo que se aprecie a partir de su actuación inicial.

---
*Es una expresión utilizada para comunicar la idea de que no puede decidirse una política sin contar con la participación completa y directa de los miembros del grupo afectado por dicha política. 

Te puede interesar:

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario