Servicios en comunicación Intercultural

Tambogrande: inician proyecto minero con mal antecedente

El proyecto minero El Algarrobo, ubicado en Piura, se encuentra en etapa de formulación. Recientemente fue incorporado al proceso de promoción de la inversión privada. La explotación de su yacimiento TG-3 tiene un antecedente controversial en lo que fue el proyecto Tambogrande, que fue paralizado en el 2003 por rechazo de la población.

Servindi, 21 de octubre, 2020.- El proyecto minero El Algarrobo, ubicado en el distrito de Tambogrande en Piura, fue incorporado al proceso de promoción de la inversión privada.

Esto como parte de las políticas públicas que realiza el Estado peruano para incentivar la inversión privada en el país, a través del Acuerdo de ProInversión N.° 100-2-2020-CD.

“Gestión, Social, Diseño y Ejecución de Proyectos de Infraestructura Hidráulica, Construcción, Implementación y Explotación de las Concesiones Mineras integrantes del Yacimiento TG-3 del Proyecto El Algarrobo”.

Así se denomina el nombre del proyecto minero que fue publicado en El Peruano el 17 de octubre del presente año.

Ubicación del distrito de Tambogrande en el Perú. Fuente de la imagen: Wikipedia

Bajo el esquema de transferencia de activos, El Algarrobo es un proyecto de iniciativa privada que a la fecha se encuentra en la etapa de formulación.

Esta comprende la evaluación técnica, económica y financiera del proyecto de la Asociación Público Privada (APP), así como la elaboración de un informe de evaluación sobre las dificultades o trabas futuras.

El yacimiento TG-3 –que concentra minerales de cobre y zinc– se ubica en la margen izquierda del río Piura y se estima que la inversión total de su explotación supera los 1000 millones de dólares.

Para que opere El Algarrobo, este deberá desarrollar iniciativas sostenibles para que no sea resistido por la población.

El Algarrobo tiene controvertido antecedente

Como se hace referencia, El Algarrobo no es otra cosa que el yacimiento TG-3, uno de los tres yacimientos que formaron parte del controvertido proyecto Tambogrande.

Este fue impulsado en su momento por la empresa canadiense Manhattan Minerals en los inicios de los años 2000.

La compañía extranjera pretendió explotar Tambogrande empezando por la zona de oro conocida como TG-1. Sin embargo, estuvo destinado al fracaso, pues el desarrollo de esta iniciativa habría causado daños en el medioambiente.

El proyecto motivó el rechazo del pueblo al saberse que causaría la reubicación del centro poblado de Tambogrande, además de daños en áreas de cultivo, por lo que terminó paralizado en el 2003.

Las concesiones mineras tituladas y en trámite en Tambogrande, según Ingemmet, ocupan el 39.5 % (58 861.95 hectáreas) de todo el territorio del distrito.

Foto: Red Muqui

 

Te puede interesar:

 

Tags relacionados: 
Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

Hay que exigir al congreso nacional la ratificación de la firma del Acuerdo de Escazú.

Añadir nuevo comentario