Oxfam: COP 26 debe asumir compromisos en favor de la Amazonía

Fuente de la imagen: Oxfam Fuente de la imagen: Oxfam

Servindi, 20 de octubre, 2021.- La Amazonia es una región clave en relación con las posibilidades de mantener la temperatura global en 1,5 grados y la COP 26 debe asumir compromisos específicos a favor de ella.

Así lo sostuvo la organización de cooperación solidaria internacional Oxfam en un documento de posicionamiento difundido el miércoles 20 de octubre.

Con casi 8 millones de km2 y 33 millones de habitantes –aprox. 1,5 millones de indígenas– la Amazonia posee una enorme riqueza en materia de biodiversidad y capacidades de fijación de carbono.

Ello implica atender los desafíos de la deforestación, los incendios forestales, la expansión de los negocios asociados a la ganadería, el modelo de agricultura en gran escala y las exploraciones de hidrocarburos.

El financiamiento climático en regiones como la Amazonía, debe ser dirigido fundamentalmente a iniciativas que permitan que las mujeres y comunidades amazónicas ejerzan sus derechos a la tierra, el ambiente y el territorio, entre otros.

Asimismo, el libro de reglas referente al artículo 6 del Acuerdo de París debe garantizar el respeto de los derechos de los pueblos indígenas/ afrodescendientes y las comunidades locales a través de salvaguardas sociales y ambientales apropiadas y sus voces deben ser priorizadas en las negociaciones internacionales.

 

Posicionamiento de Oxfam frente Amazonia y COP 26

Miércoles, 20 Octubre, 2021

La región amazónica, con casi 8 millones de km2 y alrededor de 33 millones de habitantes (aproximadamente 1,5 millones de indígenas), es una región donde la acción decidida de las comunidades locales ha sido clave en la protección del territorio y la biodiversidad. La degradación, a la que actualmente están sometidos los ecosistemas amazónicos, representa una amenaza a la estabilidad climática y ambiental global, esto debido a su importancia ecológica a nivel planetario. La actual crisis ambiental y climática está profundamente ligada a la desigualdad y la vulneración de los derechos territoriales. La expansión de la frontera agrícola debido a las plantaciones de gran escala, de la ganadería extensiva, y la construcción de represas hidroeléctricas e infraestructura de caminos, así como la minería y la exploración de petróleo / gas, está amenazando la selva y empujando a las comunidades locales fuera de sus tierras generando conflictos muy graves y la vulneración de los derechos humanos, ambientales y territoriales de pueblos indígenas, afrodescendientes y comunidades campesinas, en especial de las mujeres y jóvenes generaciones. Para asumir un compromiso decidido con la lucha frente a las desigualdades y los impactos del cambio climático, las negociaciones durante la COP 26 deberían asumir compromisos en relación con la Amazonia:

  • La Amazonia es una región clave en relación con las posibilidades de mantener la temperatura global en 1,5 grados. Esto debido a su enorme riqueza en materia de biodiversidad y capacidades de fijación de carbono. Sin embargo, esto supone atender prioritariamente los desafíos de la deforestación, de los incendios forestales y de la expansión de los negocios asociados a la ganadería, el modelo de agricultura en gran escala y de las exploraciones de hidrocarburos.
  • Como menciona el documento de Oxfam: Riesgo Neto. Implicaciones para el derecho a la tierra y la alimentación del objetivo cero emisiones netas de carbono, es prioritario que las metas establecidas por los países industrializados en materia de cero emisiones netas de carbono no se realicen a costa del uso de grandes extensiones de tierra en regiones como la Amazonia, lo que tendría como efecto la expansión de los conflictos, el hambre y la desigualdad.
  • El financiamiento climático en regiones como la Amazonía, debe ser dirigido fundamentalmente a iniciativas que permitan que las mujeres y comunidades amazónicas puedan ejercer de forma efectiva sus derechos a la tierra, el ambiente y el territorio (comenzando por la titulación), a la salud, a la autonomía y a una vida libre de violencias frente a cualquier actor privado o público, entre otros, y debe contar con espacios y recursos para que las comunidades puedan decidir y fiscalizar, tanto a nivel local como global, que los recursos son usados para fortalecer sus derechos y para proteger el territorio.
  • Para enfrentar la crisis climática los países deben priorizar la reducción de emisiones de modo que los actores con mayores niveles históricos de contaminación no evadan sus responsabilidades y promuevan falsas soluciones. El libro de reglas referente al artículo 6 del Acuerdo de París debe garantizar el respeto de los derechos de los pueblos indígenas/ afrodescendientes y las comunidades locales a través de salvaguardas sociales y ambientales apropiadas y sus voces deben ser priorizadas en las negociaciones internacionales.

Es un imperativo fundamental transformar las prácticas que surgen desde modelos económicos, políticos, culturales y sociales fallidos y perversos; en contra de la biodiversidad y la vida en todas sus manifestaciones. La Justicia Climática demanda una visión de responsabilidad compartida por todas y todos: gobiernos, ciudadanía, empresas, agencias multilaterales... Es un llamado desesperado desde las entrañas de la Madre Tierra. ¡Debemos Actuar YA!

 

Escucha nuestro podcast


AÑADE UN COMENTARIO
CAPTCHA
This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.