Las abejas son tan, pero tan importantes que tienen su día mundial

El 20 de mayo es el Día Mundial de las Abejas y los seres humanos dependemos de la supervivencia de las abejas. Sin embargo, las abejas y otros polinizadores, como las mariposas, los murciélagos y los colibríes, están, cada vez más, amenazados por los efectos de la actividad humana.

Servindi, 20 de mayo, 2023.- Las Naciones Unidas conmemora el Día Mundial de las Abejas de 2023 bajo el lema “Compromiso con las abejas: por una producción agrícola respetuosa de los polinizadores”.

En esta fecha hace un llamado a la acción en todo el mundo para apoyar una producción agrícola amigable con los polinizadores y hace hincapié en la importancia de proteger las abejas y otros polinizadores.

El 20 de mayo coincide con el natalicio del pionero de la Apicultura Moderna, el pintor y apicultor Anton Jansa, perteneciente a una familia de apicultores de Eslovenia.

Es precisamente gracias a los esfuerzos del Gobierno de este país y el apoyo de la organización internacional Apimondia que se declara el Día Mundial de las Abejas, tras una resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas de diciembre de 2017.
 

Importancia de la polinización

La polinización es un proceso fundamental para la supervivencia de los ecosistemas, esencial para la producción y reproducción de muchos cultivos y plantas silvestres.

Casi el 90 por ciento de las plantas con flores dependen de la polinización para reproducirse; asimismo, el 75 por ciento de los cultivos alimentarios del mundo dependen en cierta medida de la polinización y el 35 de las tierras agrícolas mundiales.

Los polinizadores no solo contribuyen directamente a la seguridad alimentaria, sino que además son indispensables para conservar la biodiversidad.

Para crear conciencia sobre la importancia de los polinizadores, las amenazas a las que se enfrentan y su contribución al desarrollo sostenible, las Naciones Unidas declararon el 20 de mayo como Día Mundial de las Abejas.

El objetivo principal es proteger a las abejas y a otros polinizadores para que puedan contribuir de forma significativa a resolver los problemas relacionados con el suministro de alimentos en el mundo y acabar con el hambre en los países en desarrollo.

Todos dependemos de los polinizadores y por ese motivo, es crucial controlar su declive y detener la pérdida de biodiversidad.
 

Abejas: protectoras de la biodiversidad

Especialistas de la Facultad de Ciencias Veterinarias y Pecuarias de la Universidad de Chile comparten su mirada frente al panorama actual al que se ven enfrentadas estas dedicadas obreras.

“Son capaces de seguir un patrón de conducta extremadamente equilibrado, que funciona entre las vibraciones sutiles del planeta, unificando el campo eléctrico con el magnético”, señala Mariella Neira, académica del curso de Apicultura de Favet.

De acuerdo con la profesora Neira, las abejas son capaces de comunicarse a través de la “danza”, la cual es considerada un código con el que pueden guiar a sus pares para indicar ubicación y cantidad del preciado alimento, conocido como el néctar de las flores.

“Hay sincronía, armonía, ritmos y tiempos, por eso verdaderamente bailan”, agrega.

Abejas solidarias

Podríamos catalogar el trabajo de las abejas como una actividad intensa y desinteresada, es decir, sólo ocupan lo necesario para subsistir, el resto del alimento disponible será reserva para su familia y para las generaciones venideras.

“No conocen el individualismo, la avaricia, la envidia, sólo tienen un gran propósito de vida: mantener la unidad de la familia junto a su reina, madre de todas las abejas, obreras y unos cuantos zánganos” explica Neyra.

Los zánganos, “a pesar de no contribuir en forma significativa con los trabajos de la colmena, deben mantenerlos vivos para asegurar la fertilización de las reinas vírgenes y preservar la especie”, explica Neira.

En peligro de extinción

El Dr. Claus Köbrich, profesor de Favet y coordinador académico de la Cátedra de Agricultura Campesina y Alimentación de la Universidad de Chile afirma que “actualmente, las abejas corren el peligro de extinguirse”.

“No es ningún misterio que determinados productos químicos están produciendo gran daño. La población de polinizadores, en especial abejas y mariposas, han disminuido de manera preocupante”.

Entre los factores que amenazan a las abejas están  las prácticas agrícolas intensivas, los cambios en el uso de la tierra, el uso de plaguicidas –especialmente insecticidas neonicotinoides-.

Asimismo, las especies exóticas invasoras, enfermedades, incendios, desnutrición y cambio climático. Todos estos factores componen un escenario adverso para estas especies”, advierte la Neira.

El Dr. Köbrich destaca la importancia de la miel para la alimentación saludable y sostenible de hogares campesinos chilenos. 

Es importante reflexionar y proteger a estos pequeños insectos, reconociendo su gran labor en la seguridad y soberanía alimentaria, biodiversidad y protección de ecosistemas.

“Es difícil lograr una real conexión con estos diminutos seres vivos que parecieran querer atacarnos cada vez que revolotean cerca de nuestro entorno. Son consideradas un recipiente fundamental para el ecosistema tanto físico como psíquico, aportando un gran beneficio a los seres humanos”. 

La Dra. Neira plantea que este día de celebración supone la oportunidad para que todos los países, organizaciones, sociedad civil y ciudadanía en general, puedan promover acciones que protejan y ayuden a los polinizadores y sus hábitats.

Es esencial evitar su desaparición, creando barreras vegetales, modificando el uso de pesticidas, respetando los lugares de nidificación, aplicando medidas estratégicas por parte de gobiernos, incluyendo incentivos económicos para promover los cambios.

"Podríamos plantear la posibilidad de no celebrar sólo un día al año la sobrevivencia de las abejas en nuestro planeta, sino que debiésemos aprender a vivir con ellas todo el tiempo y protegerlas", afirma la Dra. Mariella Neira.

Este año, Chile es sede del Congreso Mundial de Apimondia, conocido también como el mundial de las abejas, que se desarrollará desde el 4 al 8 de septiembre en Santiago.

Esta organización internacional trabaja por el cuidado, protección y fortalecimiento de las abejas y quienes trabajan con ellas y espera reunir a cientos de asistentes en el encuentro.

---
Con información de ONU Noticias y la Universidad de Chile.

 

Te puede interesar:

Si no salvamos a las abejas, pasaremos hambre

Pese a formar parte esencial de nuestros sistemas alimentarios y que tres cuartas partes de los cultivos del mundo dependen de ellas, las abejas y sus colonias siguen disminuyendo a un ritmo alarmante debido a las prácticas agrícolas intensivas, los cambios en el uso de la tierra, la urbanización, el uso de pesticidas y los fenómenos meteorológicos extremos producidos por el cambio climático. Seguir leyendo...

Escucha nuestro podcast


AÑADE UN COMENTARIO
CAPTCHA
This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.