Servicios en comunicación Intercultural

Centroamérica: Sequía desaparece ríos y lagos en Guatemala

Luego de acumular varias temporadas descendiendo en sus niveles de lluvias, un río y dos lagunas desaparecen en Guatemala por la sequía. El cambio climático ha afectado a más de 300 mil familias en la zona norte del país. Gobierno espera revertir la situación con planes de reforestación. ¿Es aún posible negar el cambio climático?

Por José Díaz

Servindi, 19 de julio, 2019.- El cambio climático –aún negado por algunos sectores políticos– ofrece síntomas cada vez más evidentes de su impacto en la Tierra. Uno de los ejemplos más recientes y críticos es el de Guatemala, país donde la temporada de lluvias se ha alterado drásticamente, llevando a la inminente desaparición de una laguna y dos ríos en los últimos meses.

Según lo oficializó el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (MARN) de Guatemala, el río San Simón, fundamental para la vida de comunidades rurales en el norte del país centroamericano ha terminado de secarse por la ausencia de lluvias. Esto provocó que el fenómeno se replique en las dos lagunas que se alimentan de este afluente.

“Este año, por la fuerte y prolongada sequía, la situación del río San Simón llegó a lo que puede considerarse un nivel crítico de total sequedad”, señala el comunicado del Ministerio de Ambiente. La información se confirmó luego de que un grupo de turistas denunciara la situación de la quebrada.

Sin embargo, la situación podría empeorar luego de que el un informe del Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología (Insivumeh) denunciara que otros seis ríos en la zona montañosa de Guatemala se encuentran en peligro de extinción por una dramática disminución de lluvias que se viene prolongando desde mediados del 2018.

Mitigación y preocupación

La falta de fuentes de agua en la zona norte ha afectado a 354 mil familias guatemaltecas. En vista de estos problemas, el Ministerio del Ambiente ha anunciado una serie de jornadas de reforestación que buscan mitigar el impacto de la sequía y revertir el panorama de las lluvias. Estos trabajos, según las autoridades de Guatemala, se realizarán de la mano de las comunidades originarias que habitan la zona.

Desde el año 2016 se registra un sostenido descenso en el nivel de las precipitaciones en la zona norte de Guatemala.  Según los registros del Insivumeh, en 2016 solo llovió el 85% de los estimado, en 2018 el 66% y en el 2019 apenas el 55% de las lluvias, de acuerdo al promedio histórico de la región.

“La desaparición del río San Simón estaría asociada en parte al déficit de lluvias del 2018 y 2019, lo cual es un problema de variabilidad climática y no de cambio climático como algunas personas lo han manifestado”, declaró el climatólogo guatemalteco Walter Bardales a un medio de su país.

El cambio climático, un problema negado y subestimado por diversos políticos en América Latina, sigue haciendo evidente su impacto negativo en las diversas áreas de la región.

Te puede interesar

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario