Servicios en comunicación Intercultural

Demandas de amparo buscan detener proyecto del aeropuerto de Chinchero

El Ministerio de Cultura (Mincul) adelantó que las recomendaciones de Unesco “no son vinculantes” luego de esta le solicitara el estudio de impacto patrimonial (EIP) / Foto: Melissa Valdivia

No cuenta con el estudio de impacto patrimonial, pero el Estado viene realizando las obras de construcción del aeropuerto de Chinchero. Ante ello, se presentaron dos demandas de amparo para detener el proyecto.

Servindi, 19 de enero, 2021.- A pesar de no contar con el estudio de impacto patrimonial (EIP), el Gobierno peruano viene llevando a cabo el proceso de licitación de las obras preliminares y principales para la construcción del futuro Aeropuerto Internacional de Chinchero - Cusco (AICC).

El EIP fue solicitado por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco, por sus siglas en inglés) para evaluar los posibles impactos del proyecto en Machu Picchu y el Qhapaq Ñan.

Sin embargo, desde el Estado peruano, el Ministerio de Cultura (Mincul) adelantó que las recomendaciones de Unesco “no son vinculantes”.

Demandas de amparo

Frente a esta situación, la asociación civil “Unión Ciudadana por la Defensa y la Valoración del Patrimonio Cultural y del Ambiente” presentó dos demandas de amparo ante el Poder Judicial para exigir que el Estado detenga el proyecto.

En una de las demandas presentadas ante el Segundo Juzgado Civil de la Corte Superior de Justicia del Cusco, el 13 de enero, la organización advierte que con la construcción del aeropuerto el Estado vulnera los derechos de protección del patrimonio histórico de la Nación.

Una publicación del diario El Comercio, compartió parte de la demanda en la que se solicita al Poder Judicial que “ordene la paralización de la construcción del aeropuerto de Chinchero antes de que se vuelva irreparable el daño que ocasionarán al patrimonio cultural existente en el lugar”.

Asimismo, piden que el Gobierno evite construir o iniciar cualquier obra en el área del proyecto, además de no aprobar ningún acto administrativo para ese fin.

Las instituciones demandadas son el Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC), Pro Inversión, el Mincul y la empresa Korea Airports Corporation (KAC), una de las firmas surcoreanas que integra el consorcio que gestiona el aeropuerto.

Primera demanda presentada ante el Segundo Juzgado Civil de la Corte Superior de Justicia del Cusco, el 13 de enero / Foto: El Comercio

La segunda demanda fue presentada el 14 de enero ante el Juzgado Civil de Urubamaba, en donde advierten que el proyecto afectaría las fuentes de agua en su área de influencia.

Esta afectación incluiría “la Laguna de Piuray, que abastece de agua potable a la urbe de Cusco y a los pobladores de [los distritos de] Chinchero y Huayllabamba”.

Por ello, la asociación civil solicitó la paralización de cualquier obra relacionada con el proyecto mientras el Estado promueva la realización de estudios científicos para determinar el daño a la red hídrica”.

El presidente de la asociación civil demandante, Mark Zeisser, dijo a El Comercio que las demandas coinciden con la decisión del Gobierno de confirmar el inicio del movimiento de tierras para febrero.

Con respecto a las instituciones del Estado involucradas, Zeisser advirtió que “son juez y parte, y no brindan ninguna garantía de que un reclamo por la vía administrativa surta efecto”.

“Si el propio Mincul ha señalado a este diario [El Comercio] que lo que recomienda la Unesco no es vinculante, nos queda claro que, si se objeta el proyecto, igual seguirán adelante”, expresó.

Infografía promocionada por el MTC a través de la página web del nuevo aeropuerto / Fuente: chinchero.pe

Los humedales en el EIA

A través de un artículo  publicado en la revista Kawsaypacha: Sociedad y medio ambiente el consultor internacional Carlos Antonio Martín Soria Dall’Orso detectó que el estudio de impacto ambiental (EIA) del proyecto tiene deficiencias en el análisis sobre el medio natural, social y económico.

En este sentido, el consultor advierte que el EIA no ofrece un análisis confiable sobre los impactos sobre los humedales y el agua. El proyecto tampoco tiene compromisos ambientales en materia de humedales.

El artículo titulado “Los humedales en la evaluación de impacto ambiental del propuesto aeropuerto de Chinchero” señala que el EIA del nuevo aeropuerto no consideró aspectos vinculados con el cambio climático.

“No hacerlo es otra seria omisión que afecta su utilidad como instrumento de gestión ambiental y pone en riesgo a la biodiversidad y la población”, afirma.

 

Te puede interesar:

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario