Isla Mauricio y un nuevo derrame en plena pandemia

Un barco petrolero, operado por una empresa japonesa, encalló con más de 4 mil toneladas de crudo en un arrecife de coral. Aunque gran parte del combustible ha sido extraído, se estima que al menos mil toneladas de crudo han llegado a fugarse. La estructura se habría partido en dos este fin de semana y la situación podría empeorar en esta isla africana.

Por José Díaz

Servindi, 17 de agosto 2020. A fines de julio una nueva tragedia ambiental se dio a conocer en el mundo, cuando se supo que un barco carguero de petróleo encalló en las costas de Isla Mauricio, una de las islas con mayor diversidad ecológica (marina y forestal) en el sur de África. A los pocos días de este accidente, se dio a conocer que el derrame de crudo se encontraba bajo control.

Sin embargo, este fin de semana las noticias dieron un giro negativo cuando se supo que el barco encallado se quebró en dos, poniendo en riesgo el posible derrame de 90 toneladas de crudo. De acuerdo con información del Gobierno de Francia, más de 3 mil de las 4 mil toneladas que llevaba el barco de origen francés fueron extraídas a tiempo.

“Alrededor de las 4.30 pm (12:30 GMT), se observó un importante desprendimiento de la sección de proa del buque”, alertó este domingo el Comité Nacional de Crisis de Isla Mauricio.

El mayor riesgo del potencial derrame de petróleo sería que el barco de nombre MV Wakashio encalló precisamente en un arrecife de coral en las costas de Isla Mauricio. La caída de petróleo sobre estas aguas podría significar una catástrofe ecológica en esta zona. Los humedales aledaños a las costas de esta isla también se verían afectados.

Estado de la cuestión

Por el momento, las autoridades locales han colocados barreras artificiales destinadas a absorber cualquier potencial derrame. Sin embargo, Isla Mauricio ya ha advertido que iniciará una demanda en busca de compensación por parte de la empresa operadora del barbo, la japonesa Nagashiki Shipping, la misma que ha adelantado que está dispuesta a ofrecer algún tipo de compensación.

Mientras tanto, la empresa estadounidense Ursa Space Systems analizó con sus satélites la situación en las costas de la isla y ha advertido que hasta el momento hay 27 kilómetros cuadrados de mar afectados por la fuga de combustible. Se estima que en los primeros días del accidente se llegaron a derramar mil toneladas de crudo.

Greenpeace África ha advertido que este accidente podría tener consecuencias irreversibles en la biodiversidad de Isla Mauricio y afecta la seguridad alimentaria de su población. Asimismo, el oceanógrafo local Vassen Kauppaymuthoo, ha señalado el peligro de que con las altas temperaturas las poblaciones aledañas estén respirando vapores provenientes del petróleo.

Este es el segundo derrame de petróleo ocurrido durante la pandemia de la COVID-19, conocida como coronavirus. El primero, de mayor envergadura en términos de crudo derramado, ocurrió en el norte de Rusia, donde siguen lidiando con la expansión del combustible.

Te puede interesar

Escucha nuestro podcast


AÑADE UN COMENTARIO
CAPTCHA
This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.