Servicios en comunicación Intercultural

Las deudas pendientes del Acuerdo de París

Tras una cumbre ambiental en Bonn, al parecer aún no hay consenso para la aplicación al 100% del Acuerdo de París. El impasse mayor se encuentra en la inversión para definir si la meta de reducción de calentamiento global se establecerá en 2° C o 1.5° C como recomienda la comunidad científica. Todo se espera definir en una próxima reunión que tendrá lugar en Bangkok (Tailandia) en setiembre.

Por José Díaz

Servindi, 17 de mayo, 2018.- A casi tres años de la redacción y declaración del Acuerdo de París, siguen quedando varias cuentas pendientes para la puesta en marcha a su totalidad este compromiso. Uno de ellos es alcanzar un consenso para definir las medidas en aras de una de las metas más grandes de este documento: frenar el calentamiento global a un rango menor de 2° C.

La semana pasada concluyó en Bonn (Alemania) una reunión de autoridades ambientales y sociedad civil con miras a establecer los preacuerdos para la COP24 que este año se celebrará en Katowice (Polonia).

Según informaron diversos grupos especializados durante la cumbre alemana, la meta en torno del calentamiento tendría que revisarse y colocar por debajo de los 1.5° C para evitar que países insulares como Maldivas, Kiribati o Tuvalu sufran por el incremento de los niveles oceánicos pronto.

Sin embargo, al parecer no todos los países firmantes del pacto parisino estarían de acuerdo con elevar la vara para el 2030. Resulta que la diferencia entre 2° C y 1.5° C obligaría a los miembros del Acuerdo de París a establecer medidas mucho más agresivas de las estimadas inicialmente par a frenar el calentamiento global.

Es por esta razón que pese a que la máxima autoridad del cambio climático en las Naciones Unidas, Patricia Espinoza, calificara como satisfactoria la cumbre de Bonn, se ha convocado a una nueva reunión para el mes de setiembre en Bangkok (Tailandia). Se espera que esta reunión sea la última oportunidad para alcanzar un preacuerdo antes de la COP24 que se realizará en noviembre.

Negociaciones tensas

Según ha trascendido en diversas agencias, las negociaciones entre los diversos bloques en Bonn se frenaron cuando el grupo de países africanos, encabezados por Egipto, demandaron un mayor compromiso económico de parte de los países más desarrollados: es decir, los miembros del G-20.

Definir la distribución de gastos en medidas de mitigación del cambio climático será, sin duda alguna, uno de los puntos clave para alcanzar el ansiado consenso. 

En medio de esta tensión, según ha sugerido la agencia Climate Change News, la única salida habría sido la de posterga la toma de decisiones para la cumbre de Bangkok en setiembre. 

No obstante, fue sintomático de este impasse que el representante de ActionAid Internacional, Harjeet Singh, declarara al salir de la cumbre en Bonn que la mayoría de organizaciones civiles comparte la sensación de que los países en vías de desarrollo no tienen los recursos para financiar las medidas de mitigación pretendidas para alcanzar de no pasar el 1.5° C de cara al 2030.

Bajo estas circunstancias, la única salida posible sería que efectivamente los países más desarrollados (G-20) decidan incrementar su inversión para acciones en los países más pobres. ¿Será posible poner en marcha la totalidad del Acuerdo de París a partir de la COP24 de este año? Esa pregunta se podrá empezar a responder a partir de la próxima cumbre en Bagkok.

Te puede interesar 

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario