Arte de luto: muere el maestro Fernando Botero

"Mi interés principal radica en el volumen y en la sensualidad del arte", dijo Botero en una entrtevista de CNN. Foto: Semana "Mi interés principal radica en el volumen y en la sensualidad del arte", dijo Botero en una entrtevista de CNN. Foto: Semana

Su obra destacada por personajes de grandes volúmenes se exhibe en los museos más importantes y adornan calles y plazas de grandes capitales en el mundo.

Servindi, 16 de setiembre, 2023.- El más reconocido pintor y escultor colombiano de la historia, Fernando Botero, falleció el viernes 15 de setiembre a los 91 años, en Mónaco, Italia, tras padecer una neumonía.

Su obra en cuadros y esculturas, destacada por personajes de grandes volúmenes, se exhibe en los museos más importantes y adornan calles y plazas de grandes capitales en el mundo.

Tras su deceso, la alcaldía de Medellín, donde Botero nació el 19 de abril de 1932 y existe una plaza que lleva su nombre, declaró siete días de luto y anunció eventos en homenaje al artista.

En la Plaza Botero de Medellín se exhiben más de 20 esculturas del recientemente fallecido Fernando Botero. Foto: Medellín Travel

Proveniente de una familia modesta y trabajadora, con un padre dedicado a vender caballos y una madre costurera, Botero apostó desde muy joven por el arte pese a los obstáculos que atravesó.

Según contó, de adolescente fue expulsado de la secundaria por un artículo que escribió elogiando a Pablo Picasso y por sus dibujos que los sacerdotes de la escuela calificaban como “pornográficos”.

A los 16 años vendió su primera obra en un mercado antioqueño y posteriormente sus ilustraciones pasaron a ser publicadas por el periódico El Colombiano, el más importante de la ciudad.

Con su sueldo, financió el fin de su bachillerato y los primeros viajes que lo llevaron a Europa y Estados Unidos hasta que en 1961 el museo Moma de Nueva York adquiere su famosa pintura “La Mona Lisa de doce años”.

La Mona Lisa según Botero. Foto: difusión

Desde entonces, las galerías, museos y plazas de ciudades del mundo le abrieron las puertas al artista que buscaba recrear mayormente escenas costumbristas con fuerza lírica y sensual, en forma y color.

En 2018, Botero explicó el sentido de sus personajes voluminosos señalando que provienen de la “convicción de que la voluptuosidad de la forma es motivo de gozo y el arte debe dar placer”.

“Me interesa el volumen, la sensualidad de la forma. Si pinto a una mujer, un hombre, un perro o un caballo, siempre lo hago con esta idea del volumen, no es que tenga una obsesión con las gordas”, dijo en otro momento.

La muerte de Botero ha sido lamentada, entre otros, por el propio presidente de Colombia, Gustavo Petro.

“Ha muerto Fernando Botero, el pintor de nuestras tradiciones y defectos, el pintor de nuestras virtudes. El pintor de nuestra violencia y de la paz. De la paloma mil veces desechada y mil veces puesta en su trono”, señaló Petro.

Esto último en referencia a la “Paloma”, una escultura a la paz que Botero había erigido en Medellín y que el 10 de junio de 1995 fue dinamitada por terroristas dejando 23 muertos y 200 heridos.

El monumento de Fernando Botero fue donde colocaron la bomba con dinamita. Foto: El Colombiano

Escucha nuestro podcast


AÑADE UN COMENTARIO
CAPTCHA
This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.