Servicios en comunicación Intercultural

EE.UU. no sanciona infracciones ambientales

Un reciente informe reveló que la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. ha disminuido dramáticamente su cobro de multas. Las infracciones ambientales están quedando en la impunidad en comparación con lo ocurrido en la gestión de Barack Obama. ¿Este será el escenario ambiental por lo que resta de la gestión de Donald Trump?

Por José Díaz

Servindi, 14 de febrero, 2018.- Poca sorpresa, aunque sí indignación, ha generado el balance de fin de año de la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) que rebelan que bajo la administración de Donald Trump la regulación ambiental y, lo que es peor, el castigo hacia los delitos de orden climático no viene siendo sancionado en los Estados Unidos.

Según un reciente informe, la EPA abrió solo 115 casos de delitos ambientales durante el año fiscal 2017, en comparación con los casi 400 casos abiertos en 2009 bajo la administración de Obama. La agencia también incumplió su objetivo de 2017 de 14,000 inspecciones e investigaciones federales, en lugar de conducir solo 11,800.

Asimismo, a lo largo del 2017 la EPA recaudó US$ 2,98 millones en multas por acciones ambientales. Pero US$ 2,8 provinieron del conocido caso Clear Air Act que forma parte de una demanda impuesta por el Gobierno de Estados Unidos a la transnacional Volkswagen durante la gestión de Barack Obama. Cabe recordar que en el último año de gestión de Obama se recaudaron US$ 14 millones.

Como se recuerda, durante los primeros meses de su gestión Donald Trump desactivó una serie de leyes de protección ambiental heredadas de la gestión de Barack Obama. Eso sumado a la designación de Scott Pruitt, un negacionista del calentamiento global, como director de la EPA.

Más críticas

Frente a esta situación, la ex jefa de la EPA durante la gestión de Obama, Cynthia Giles ha cuestionado el accionar de dicha agencia durante la administración de Trump. “La EPA de Pruitt está tratando de tomar el crédito por el trabajo que no hizo”, declaró la ex funcionaria al diario The Guardian.

Por el momento, la única persona de la actual gestión de la EPA en dar la cara ha sido la administradora asistente, Susan Bodine:

“En el año fiscal 2017, nos enfocamos en agilizar la limpieza del sitio, disuadir el incumplimiento y devolver las instalaciones al cumplimiento de la ley, respetando al mismo tiempo la estructura de federalismo cooperativo de las leyes ambientales de nuestro país”, declaró la actual funcionaria.

Lo cierto es que, lejos de disuadir a las grandes compañías de cometer infracciones ambientales, la EPA viene sancionando con mayor énfasis a los actores civiles quienes son el principal foco de sus multas.

Te puede interesar

 

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

Con una ley de igualdad todos tendríamos que pagar por delinquir.

Añadir nuevo comentario