Servicios en comunicación Intercultural

9 de cada 10 personas no consume frutas y verduras adecuadamente

Foto: Donofré Chuco / Servindi

En dialogo con Servindi Rosa Salvatierra Ruiz, especialista en nutrición del Instituto Nacional de la Salud (INS), nos habla acerca de la alimentación saludable que involucra frutas y verduras en la dieta alimenticia.

Por Donofré Chuco Castro

Servindi, 14 de octubre, 2018.- En el marco de las actividades por el Día Mundial de la Alimentación el INS viene realizando una serie de actividades promoviendo el consumo de frutas y verduras. Con este motivo la licenciada Rosa Salvatierra nos habla acerca de la importancia de su consumo.

Según información que maneja el INS, el 89 por ciento de la población peruana no consume suficientes frutas y verduras. La Organización Mundial de Salud (OMS) recomienda consumir cinco porciones de frutas y/o verduras para garantizar la ingesta suficiente de vitaminas, antioxidantes y fibras.

 

— ¿Por qué se viene realizando la campaña informativa con respecto a la importancia del consumo de frutas y verduras?

Estamos muy preocupados porque existe un bajo consumo de frutas y verduras. Solo una de cada diez personas consume frutas y verduras en cantidades adecuadas, según la estadística. En ese sentido informar que deberíamos consumir mas de 400 gramos diariamente, en nuestro país solo se consume 250 gramos.

Entonces lo que estamos haciendo aquí es promocionar más el consumo, ¿por qué? Porque estos alimentos están llamados a proteger nuestra salud.

Previenen enfermedades como la diabetes, el colesterol alto o enfermedades relacionadas al hipercolesterolemia por su gran aporte de fibra y compuestos fitoquímicos que tienen sustancias antioxidantes, estas sustancias previenen la aparición de enfermedades como el cáncer.

La fibra que está presente en estos alimentos previene también enfermedades como el estreñimiento, que es un gran factor causante del cáncer de colon, por ejemplo.

Entonces, estamos promocionando consumir frutos y verduras ¿en qué cantidades?; dos porciones por lo menos de verduras al día pueden ser en el almuerzo y la cena y tres unidades de frutas diariamente.

— ¿Las porciones de frutas y verduras calculadas en gramos cuántos serían?

Las porciones de las frutas que debemos consumir son: Una unidad en el desayuno, una en el almuerzo y la otra más tarde o ya en la cena.

Los niños que están yendo al colegio, deben consumirlas en los horarios de refrigerio, en la mañana o en la tarde; pero deben ser mínimo tres unidades de frutas y dos porciones de verduras al día, estas últimas pueden ingerirse tranquilamente en el almuerzo y en la cena.

¿En qué cantidades las verduras?; juntamos nuestras dos manos, lo que cabe en nuestra palma de nuestras dos manos, esa es la cantidad de la que debemos consumir por cada vez que ingerimos verduras.

La importancia de la presencia de las verduras en nuestra alimentación facilita evitar problemas de estreñimiento, que arrastremos con el colesterol malo u otras toxinas de nuestro cuerpo y, que proveamos también de buena cantidad de agua a través de estos alimentos para nuestro organismo.

Las vitaminas que contienen estos alimentos favorecen o evitan apariciones de enfermedades diarreicas o enfermedades respiratorias; la vitamina C es un gran protector de las defensas en los humanos y están presente en las frutas como las naranjas o mandarinas y en los alimentos que están disponibles hoy localmente, muchos de ellos a precios económicos por la producción estacional.

Lo que queremos es que la población consuma más estos alimentos que muchas veces se dejan de lado, lo que menos se consumen aún son las verduras; entonces trabajamos en ese sentido para que los niños puedan incluir estos alimentos en sus refrigerios; asimismo la familia pueda incluir diariamente en su alimentación.

¿De qué forma?; no solamente en sopas, si no en forma cruda en ensaladas, son las que mejor aprovecha nuestro cuerpo.

Con respecto a las verduras realizar una buena limpieza o lavado antes de consumir o preparar el alimento y animarnos a consumir aquellas frutas y verduras que aún no hemos consumido en sus formas diferentes de preparaciones.

El Instituto Nacional de la Salud (INS) tiene en su página web disponible recetarios de muchas ensaladas de verduras. A veces a la madre se le acaba la creatividad, entonces pueden tranquilamente revisar nuestra web y bajar nuevas recetas y así, puedan incluirlas en su alimentación.

Ahora, hay recetas para todo el país, recetas para costa, sierra y selva y para todas las regiones, también están disponibles en nuestra página web para que se pueda descargar y hacer uso para variar la dieta alimenticia. Localmente en cada zona hay alimentos diferentes -de frutas y verduras- que nos pueden proveer buena cantidad de fibras, vitaminas A y vitamina C.

— Con respecto a los precios; no son muy elevados conseguir frutas y verduras en nuestro país, por la cantidad y variedad que se producen en los diferentes pisos agroecológicos y en todas las estaciones del año; entonces, ¿cuál es la razón por lo que no se consume lo suficientemente frutas y verduras?

Tiene que ver mucho con el tema educativo, no se introduce desde temprana edad en la alimentación de los niños, ellos poco a poco lo van descartando hasta cuando sean adultos luego, entonces como INS trabajamos mucho sobre qué alimentos incluimos en la primera vez que el niño empieza a comer y allí deben estar incluidas las verduras y las frutas.

Nosotros viajamos a nivel nacional y vemos que muchos de los alimentos propios de la región han sido dejados de lado, algunos se consumían hasta de manera silvestre, que no cuestan nada o cuestan poco en todo caso pero que no se incluyen en la alimentación por falta de práctica.

Al contrario, tenemos una mesa llena de carbohidratos, de panes y fideos que no conducen a un buen estado de salud sino a un incremento de peso.

Entonces tratamos de que se elija alimentos de la zona que puedan ser más económicos si esto implica un elevado costo en la canasta familiar y sobre todo diversificar la dieta.

Una alimentación saludable es aquella que cuenta con todos los grupos de los alimentos, las frutas y las verduras forman parte esencial de la alimentación porque estas van a garantizar o prevenir y fortalecer nuestras defensas frente a enfermedades.

Nosotros trabajamos de manera continúa con todo el personal de salud en todas las regiones para elegir constantemente frutas y verduras que están disponibles localmente, incluso en nuestras huertas; de todas formas, no necesitan mucho presupuesto para ser compradas en los mercados.

Estas alternativas las podemos elegir desde las mesas familiares para prepararlas luego en forma de ensaladas, de bebidas de la zona y acompañarlos en los platos fuertes diariamente.

— Las comunidades rurales seguramente consumen más frutas y verduras, sin embargo, en las grandes ciudades son las que se consumen menos verduras, sobre todo, probablemente por la mala cultura gastronómica adoptada; ¿cómo inculcar a la gente que mejoren su hábito alimenticio, puesto que en los platos de los restaurantes y las casas es costumbre ponerle arroz y carne mayormente?

De verdad que sí, estamos haciendo un desafío grande en trabajar ese tema, realizando actividades con lo comedores populares, con los comités de vasos de leche, con las mismas señoras que son vendedoras en los mercados para que puedan aprender a utilizar las frutas y las verduras y las promocionen en su venta diaria.

Sí existe bajo consumo, como la gente no elige, los descartan. Por eso queremos enfatizar y dar a conocer las diversas frutas y verduras y cómo prepararlas para que así se pueda incluir en la alimentación diaria.

Nosotros estamos trabajando en el tema de la promoción del consumo de los alimentos, a través de la educación, de las sesiones demostrativas, de las presentaciones; a través de recetas sencillas, prácticas y agradables, para que puedan utilizarse tanto en los espacios de los kioskos de las escuelas o los cafetines como en los espacios de los comedores, en los hogares y los mismos mercados.

Aprovechar todos los escenarios donde el ciudadano pueda elegir sus alimentos y mejorar la alimentación de los niños. Hay espacios rurales donde no crecen debidamente frutas y verduras, en esas situaciones lo que debemos hacer es aliarnos entre todos.

El MINSA por un lado puede trabajar el tema de la promoción en alianza con el MINAGRI y con las autoridades locales para ver alternativas en aquellos lugares donde no hay crecimiento de estas plantas frutales o verduras o no hay disponibilidad adecuada por el piso ecológico.

Se podría trabajar cultivos pequeños donde se pueda fomentar estos cultivos. Es un trabajo articulado el que se requiere hacer en sitios donde no existe la disponibilidad o el acceso a estos alimentos.

— Como INS se vienen desarrollando actividades para inducir la cultura alimenticia correcta con frutas y verduras a la población, de paso velar por la buena salud seguramente, ¿los casos de enfermedades como la diabetes se van elevando cada vez como consecuencia de no consumir una alimentación sana?

Así es, además resulta muy caro para el Estado tratar pacientes enfermos, lo más barato es prevenir, tratar enfermedades como cáncer o cardiovasculares resulta costisímo, reitero; que la alternativa aquí no es solo curar sino prevenir, el trabajo de la prevención está en la educación y a todo nivel.

Por un lado trabajamos desde los establecimientos de salud la forma preventiva en que incluyan alimentos saludables con frutas y verduras, pero por otro lado tenemos que aliarnos en las escuelas, con los docentes, para seguir promocionando desde inicial, primaria y secundaria.

En esos sectores, más o menos, está el nicho de las madres que aprendieron a cocinar entre los 12 o 14 años en la edad escolar, entonces en esos espacios buscamos a los aliados que son los docentes para seguir promocionando el tema de consumo de frutas y verduras diariamente para que nuestra alimentación sea más saludable.

Trabajar en la educación juega aquí un rol muy importante, no solo desde el MINSA sino también en muchos espacios como con autoridades de los gobiernos regionales, los gobiernos locales y como MINAGRI, son aliados importantes que se comprometen para trabajar la promoción y el cultivo de estos alimentos en diferentes zonas de nuestro país.

—¿Es una necesidad incluir en el currículo educativo la temática sobre cultura alimenticia?

Definitivamente, de hecho ya hay muchos proyectos que varias escuelas están incluyendo como huertos escolares donde cultivan hortalizas desde la etapa inicial, primaria y secundaria y fomentado este intercambio.

En ellos, el niño puede tener el contacto con la planta, con la naturaleza, con su proceso de desarrollo y producción, ayudando de esta manera a que se pueda introducir las frutas y verduras en su alimentación o en el consumo familiar.

Cuando el niño realiza estas actividades vivenciales en las escuelas, se logra el surgimiento de la necesidad de hacer más actividades de esta naturaleza a largo plazo. La educación a través de estas actividades vivenciales logra fortalecerse y esta es la etapa en la que estamos apostando actualmente.

De hecho ahora en el marco de la Ley de la alimentación saludable, tenemos un compromiso fuerte de trabajo con el Ministerio de Educación y el Ministerio de Salud, ese es uno de los temas que estamos trabajando para que todos podamos estandarizar estos temas educativos, como la promoción de la alimentación saludable y el consumo de las frutas y verduras.

— ¿Qué experiencias tienen con respecto al almacenamiento de las hojas o verduras deshidratadas para garantizar la durabilidad y mejor aprovechamiento, puesto que estas son muy perecibles?

MINAGRI tiene experiencias en ese sentido y nosotros apoyamos esas alternativas en relación a la tecnología alimentaria, para conservar los alimentos tal como se hace desde hace muchos años en muchas regiones. Tal es el caso del chuño; éstas, al mismo tiempo, se convierte en una alternativa un poco novedosa.

Encontramos en algunos lugares asociaciones que producen frutas deshidratadas o algunos vegetales deshidratados que pueden ser incluidos en la alimentación, este tipo de frutas o verduras se hallan más en el mercado o en macro tiendas, pero creo se convierte en una alternativa importante.

Por ejemplo para los programas sociales o para los lugares rurales donde no hay una permanente disponibilidad de esos alimentos pero que su conservación puede garantizar hacer una dieta más saludable. De hecho, todavía no se ha registrado experiencias grandes, pero si hay pequeños productores que se están asociando y comercializando estos productos.

Ahora el costo tampoco es accesible en algunos lugares, como es una tecnología nueva genera un costo más elevado con relación al que la población tiene más acceso; sin embargo, es una alternativa que se está considerando para ser incluida como propuesta en algunos programas sociales.

— Con respecto a los temas que venimos tratando, ¿vienen difundiendo a través de la página web algunas cartillas descargables?

Sí, nuestra página es www.ins.gob.pe y allí hay un enlace de recetarios regionales y recetarios sobre refrigerios escolares donde pueden descargar tranquilamente, ahí podrán ver cómo sí existen recetarios para todo el país.

Hemos trabajado con las mismas comunidades, en sus mismos hogares, con alimentos disponibles localmente y además económicos, que son aceptados por ellos en recetas novedosas y han sido creados por cada una de las zonas.

Los invitamos a poder revisar nuestra página y descargar estos materiales y poder utilizar la variedad de recetas en su alimentación diaria, los refrigerios escolares u otros espacios.

— ¿De acuerdo a la estacionalidad, cuál es la recomendación para el consumo de frutas y verduras?

Dentro de todo el año promovemos el consumo de frutas y verduras. En épocas estacionales como el invierno, la aparición de los resfríos y otras enfermedades hacen que los niños sean los más afectados o en general todas las personas pueden ser afectados por un resfriado.

El consumo de la vitamina C, a través de alimentos disponibles es una gran alternativa. La mandarina, la naranja, se convierten en una buena alternativa, también la papaya, el camu camu son las mejores fuentes en vitamina C.

La guayaba, la toronja, maracuyá, cocona y ahora que viene el verano donde van apareciendo otros que tienen buen aporte de carotenoides o vitamina A, como el mango, que ya está apareciendo en el marcado y se vuelve más económico por la estación.

También el aguaje en la zona selva que es una gran alternativa, el melón, el mamey y todos aquellos que tienen color naranja y amarillo se convierten en una buena fuente de vitaminas A y C, en el caso de las frutas. 

Para las verduras, elijamos también aquellas que tienen color naranja y las de color verde; las espinacas, las acelgas, el brócoli entre otras tienen un buen aporte de vitamina A que favorecen la protección frente a enfermedades respiratorias o digestivas.

Tenemos gran variedad a nuestra disponibilidad durante todo el año y no son muy caras; por lo tanto, es vital incluirlas diariamente en nuestra alimentación para garantizar el aporte de los compuestos fitoquímicos tan importantes que nuestro cuerpo necesita.

— ¿Algo que quisieras agregar?

Animarlos a consumir diariamente estos alimentos por favor, dos porciones de verduras y tres unidades de frutas.

Si no lo estamos haciendo, empecemos con una, luego con dos, así progresivamente. Para aquellos que todavía nos cuesta consumirlas, animémonos a elegirla y empezar a incluirla en nuestra dieta alimenticia, ahí vamos a ver cómo vamos mejorando en el tema.

Y, para mayor información revisen nuestra página web del INS www.ins.gob.pe

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario