Servicios en comunicación Intercultural

Asesinan de dos balazos a defensor ambiental

Demetrio Pacheco, vicepresidente del Comité de Gestión de la Reserva Nacional de Tambopata, cuyo hijo ha sido asesinado, viene recibiendo amenazas desde hace varios años / Foto: CAAAP

Desde el 2012, Roberto Pacheco denunció las amenazas y las invasiones a su concesión forestal en Madre de Dios. La última amenaza que recibió fue en abril de este año.

Servindi, 13 de septiembre, 2020.- El defensor ambiental Roberto Carlos Pacheco Villanueva fue asesinado en su concesión forestal, ubicada en la margen derecha de la carretera Interoceánica, en la región Madre de Dios.

Su cuerpo fue hallado el viernes 11 por su padre Demetrio Pacheco, reconocido ambientalista y actual vicepresidente del Comité de Gestión de la Reserva Nacional Tambopata.

Junto a su padre, Roberto venía denunciando, desde el 2012, ser víctima de amenazas de muerte por parte de invasores ilegales que ingresaban a su propiedad. Hoy las amenazas se cumplieron.

La última amenaza

De acuerdo al portal Mongabay Latam, un día antes de su asesinato, Roberto Carlos salió como de costumbre a recorrer su concesión; pero, esta vez, no regresó a casa.

Esto alarmó a su padre y dos compañeros de trabajo, quienes salieron a buscarlo y encontraron su cuerpo con dos balas incrustadas: una en la cabeza y otra en la cadera.

Su cuerpo, de acuerdo a la información policial, fue ubicado en una trocha de acceso a un predio agrícola ubicado a la altura del kilómetro 355 de la carretera Interoceánica Urcos-Iñapari, a unos dos kilómetros de distancia de esta vía.

Demetrio Pacheco, su padre, recordó que la última amenaza que había recibido su hijo se dio en abril.

“Aquí estás perdiendo tu tiempo, tú eres el que tienes que desaparecer de aquí”, le dijeron entonces a su hijo, Roberto Carlos.

La amenaza, según le contó Demetrio a Mongabay Latam, provino de un grupo de aproximadamente seis personas, a quienes su hijo había recriminado al encontrarlos talando árboles dentro de su concesión.

Concesión forestal de Demetrio Pacheco en Madre de Dios / Foto: Jack Lo.

Vivir amenazado

En efecto, las invasiones a la concesión de 842 hectáreas de bosque adjudicadas a Demetrio Pacheco empezaron a registrarse en el año 2012.

Se trata de un terreno dedicado principalmente al aprovechamiento de la castaña y que está a su nombre desde 1995.

“Desde que empezaron a invadir, en el 2012, he realizado por lo menos ocho denuncias por deforestación”, aseguró a Mongabay Latam, Demetrio Pacheco, también vicepresidente del Comité de Gestión de la Reserva Nacional Tambopata.

Este comité está integrado por ambientalistas y propietarios de concesiones forestales ubicadas en la zona de amortiguamiento de esta área protegida.

Si hay algo que los une, es que todos ellos llevan años enfrentándose abiertamente a la minería ilegal, la tala ilegal y las invasiones de terrenos.

Demetrio Pacheco recordó que, en 2017, su hijo fue golpeado y amenazado con un arma y un machete.

Ese mismo año, le pusieron el cañón de un arma en la boca y destruyeron sus bienes personales; y en otra ocasión, dejaron una bala en la mesa de su comedor, recuerda Demetrio Pacheco.

La única vez que pidió garantías, en el año 2017, se la negaron en la Prefectura de Puerto Maldonado. Desde entonces, cada vez que surge un problema, solo recurre al Defensor del Pueblo en su región.

En una ocasión, Demetrio Pacheco y su hijo encontraron una bala en la mesa de su casa dentro de su concesión. Foto: Archivo Mongabay Latam.

Lamentan su muerte

Diversas instituciones y autoridades nacionales e internacionales han lamentado la muerte de Roberto Pacheco.

Una de ellas fue la Relatora Especial sobre la situación de los defensores de los derechos humanos de las Naciones Unidas, Mary Lawlor, quien calificó como una “terrible noticia” la muerte de Pacheco.

El mismo pesar han expresado, a través de sus redes sociales, la ministra del Ambiente, Kirla Echegaray; el exviceministro de Gestión Ambiental, Mariano Castro; y el congresista del Partido Morado, Alberto de Belaúnde.

En tanto, diferentes instituciones de la Iglesia Católica de Madre de Dios, liderados por el Obispo Vicario Apostólico de Puerto Maldonado, David Martínez de Aguirre, emitieron un pronunciamiento lamentando lo ocurrido.

“Nuestro hermano Roberto Carlos Pacheco Villanueva y su familia, llevaban años recibiendo amenazas y como respuesta a sus denuncias, recibieron indolencia e indiferencia”, señalan.

Tras hacer un llamado a las autoridades para que este asesinato no quede impune, las instituciones religiosas dan cuenta de más campesinos e indígenas que viven amenazados por defender sus territorios.

“Exigimos que el Estado les brinde las garantías oportunas para que puedan vivir con tranquilidad tanto ellos como sus familias”, agregan.

Por el momento, el representante de la Defensoría de Pueblo en Madre de Dios, Guimo Laiza, señaló que evaluarán solicitar ante las autoridades la protección de Demetrio Pacheco y su familia.

Vicariato de Puerto Maldonado: "Roberto llevaba años denunciando amenazas y, a cambio, solo recibió indolencia e indiferencia".

___

Te puede interesar:

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

Terrible la muerte de Roberto Pacheco, la situación de estas actividades ilícitas vulneran nuestro medioambiente y las personas que directamente luchan contra ellas, necesitamos un apoyo decidido por parte del estado y para esto necesitamos la marina, el ejercito y más, esto es una guerra y hay que enfrentarlo, no creo que solo la normativa ayude, necesitamos a las fuerzas armadas de nuestro lado, la lucha es contra la delincuencia que atacan los ecosistemas y las personas que los protegen

Añadir nuevo comentario