Servicios en comunicación Intercultural

Niños intoxicados: El drama de vivir a espaldas del gobierno

Foto: Twitter de Contaminados por la Minería-Pasco

Por Renzo Anselmo

Servindi, 10 de marzo, 2020.- En tres días, Marcos Castañeda Gonzáles cumplirá un mes apostado frente a la sede central del Ministerio de Salud (Minsa). Durante este tiempo, la única solicitud que ha hecho —pedir el apoyo del Estado para que su niña se recupere de una enfermedad causada por la actividad extractiva—, aún no tenido resultados.

Marcos es uno de los padres de familia que llegó el pasado 13 de febrero, desde Cerro de Pasco, para exigir a las autoridades que sus hijos enfermos por la contaminación de metales pesados en la sangre, sean atendidos de manera adecuada. Su drama recoge la realidad de una población que desde hace muchos años permanece a espaldas del gobierno.

1. ¿Por qué tienen la sangre contaminada?

Según han denunciado los padres de familia, la responsabilidad de que sus hijos se encuentren contaminados con plomo y otros minerales en su cuerpo, es de la empresa minera Volcan, que registra casi 20 años de actividad extractiva en la ciudad de Pasco.

Al respecto, diversos estudios han confirmado la relación de la exposición humana a los metales pesados como una causa de las enfermedades que sufren los niños y personas en general.

En el 2015, el Centro Nacional de Salud Ocupacional y Protección del Medio Ambiente (Censopas) del Minsa, tomó muestras de sangre a 83 niños de Pasco, en donde se encontró hasta 22 microgramos de plomo en su organismo, superando el límite de 9.9 que establece la OMS, según informó Wayka.

Tres años después, en 2018, un documento técnico del Ministerio de Salud, señaló que la contaminación con metales pesados exponía la salud de más de 2500 niños de la ciudad de Pasco, lo que representaba el 82,6% de los casos reportados entonces por el Centro Nacional de Epidemiología, Prevención y Control de Enfermedades.

Fuente: Ministerio de Salud - Lineamientos de política sectorial para la atención integral de la salud de las personas expuestas a metales pesados, metaloides y otras sustancias químicas.

Ese mismo año, otro estudio elaborado por Source International con el apoyo de otras instituciones, concluyó que «el 100% de los niños pertenecientes al centro poblado de Paragsha [Pasco] presentan concentraciones elevadas de plomo, encima de 0,1 mg/Kg cual límite de referencia según los estándares de referencia alemanes».

El informe «Estudios en poblaciones afectadas por metales pesados en Pasco», señaló además que el 97% y 96% de los niños presentaba, respectivamente, manganeso y aluminio por encima de los estándares de referencia; mientras el 92% registraba niveles extremadamente elevados de cromo y hierro.

Es por esta razón que cuando el pasado 13 de febrero, cinco familias de Pasco llegaron a Lima, se dirigieron a los exteriores de las oficinas de la empresa minera Volcan, ubicada en el distrito limeño de Surco.

Sin embargo, tras exigir —con documentos en mano— que la empresa asuma su responsabilidad en la reparación a las familias afectadas con plomo y otros minerales en su cuerpo, la institución se negó a recibirlos. Fue entonces cuando marcharon a la sede central del Ministerio de Salud (Minsa).

2. ¿Cómo respondieron las autoridades?

Tuvieron que pasar once días para que los representantes de la Presidencia de Consejo de Ministros (PCM) y del sector salud, escucharan el pedido de los padres que dormían frente al Minsa.

Fue así que el 24 de febrero, una delegación encabezada por el viceministro de Gobernanza Territorial, Raúl Molina, se reunió con las cinco familias afectadas por metales pesados. A la reunión también fue invitada el grupo de 29 familias que, en el 2018 suscribió un acta con el gobierno, tras las protestas desarrolladas un año anterior.

Según informó la Red Muqui, la reunión terminó sin acuerdos debido a que, mientras los padres exigieron que el Estado cumpla con el acta del 2018 donde se comprometieron a cubrir los gastos atención médica en el extranjero; las autoridades les ofrecieron el internamiento de los niños para actualizar sus diagnósticos y definir que operaciones realizarles.

Los padres señalaron que anteriormente ya les habían ofrecido el tratamiento de quimioterapia y trasplante de médula; pero que ello no les garantizaba que sus hijos puedan continuar con vida.

Recordaron que el 8 de agosto del 2019, una menor de 6 años de edad, afectada por plomo y arsénico, murió en el Instituto Nacional de Salud del Niño de San Borja, a causa de complicaciones por la leucemia que le diagnosticaron en el 2017.

En ese sentido, denunciaron que el Perú no cuenta con los especialistas necesarios para la atención de las enfermedades que padecen sus hijos y que, por tanto, lo mejor era que reciban atención especializada en otros países.

«El año pasado, los padres de la niña Esmeralda lograron que pueda ser atendida en Argentina, teniendo buenos resultados con el trasplante de médula. Hoy exigen que se continúe el tratamiento de Esmeralda y los otros niños en ese país», señala la Red Muqui.

3. ¿Cuál es la situación actual de los padres que duermen frente al Ministerio de Salud?

«Nosotros estamos permaneciendo y sufriendo con nuestros hijos. Lo único que queremos es que nos apoyen económicamente. Ya no tenemos ni para el baño que nos cobra 0.50 céntimos y, a veces, tenemos que vivir de la caridad de la gente», dijo Marcos Castañeda en diálogo telefónico con Servindi.

Fuente: Twitter de Contaminados por la Minería-Pasco

Su hija Kiara de 13 años, fue reportada en el 2012 con 19.7% de plomo y arsénico en la sangre y, para el 2018, le diagnosticaron leucemia mieloide crónica, por lo que ahora necesita viajar a Argentina para recibir un trasplante de médula ósea, informó La República

«Necesitamos apoyo. Nosotros no pedimos otra cosa más que salud porque es la base principal», asegura Marcos; quien cuenta que de las cinco familias que llegaron al inicio, hoy solo permanecen tres, que suman un total de 12 personas, incluyendo a su hija de apenas un año y medio.

«Hasta el momento no nos han dado ninguna solución. Nosotros ya no sabemos qué más hacer y es por eso que a partir de mañana [martes 10 de marzo] vamos a tomar medidas drásticas: tendremos que tirarnos en las pistas para que nos hagan caso», señala.

___

Para las personas que deseen apoyar con víveres o económicamente a las familias en mención, pueden comunicarse al número de Marcos Castañeda Gonzales: 910195586.

Fuente: Con información de Red Muqui, Wayka, La República, Source International y Ministerio de Salud.

Te puede interesar:

 

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario