Servicios en comunicación Intercultural

¿Qué es EITI y por qué es importante su VII Conferencia Mundial?

Foto: ortcom.kz

- La Iniciativa para la Transparencia en Industrias Extractivas (EITI) no tiene futuro si no se abordan las agendas ambiental y social, sostiene experto Carlos Monge de DESCO. 

Servindi, 10 de febrero, 2016.- El 24 y 25 de febrero Lima será sede de la VII Conferencia Mundial de la Iniciativa para la Transparencia en Industrias Extractivas (EITI, por sus siglas en inglés).

Se trata de un encuentro que reunirá a altos funcionarios de gobiernos, compañías extractivas, inversionistas, sociedad civil y organizaciones internacionales con el propósito de deliberar sobre cómo mejorar las políticas de transparencia y participación para actividades extractivas. 

Forman parte de la Iniciativa alrededor de 50 países. En el caso de Perú, Derecho Ambiente y Recursos Naturales (DAR) es actual representante titular de la sociedad civil y junto a Propuesta Ciudadana forman parte de la Comisión Nacional de la Iniciativa para la Transparencia en las Industrias Extractivas - EITI Perú. 

¿Qué es EITI, cuál es su historia y por qué es crucial la cita mudial que tendrá lugar en algunos días?

A continuación dejamos que estas interrogantes sean ampliamente desarrolladas por Carlos Monge, investigador del Centro de Estudios y Promoción del Desarrollo (DESCO) y representante del Natural Resourse Governance Institute (NRGI). 

Monge, junto a otros expertos analizaron el martes 9 en Lima, los desafíos que afronta la Iniciativa de cara al próximo encuentro mundial. Como parte de un nutrido auditorio, los representantes de la sociedad civil establecieron planes y acciones a fin de consolidar un amplio frente de presión ante los gobiernos y las empresas. 


Carlos Monge es antropólogo e investigador de Desco. Foto: NoticiasSER.pe

- ¿Cómo nace la Iniciativa para la Transparencia en las Industrias Extractivas (EITI) y qué papel tuvo la sociedad civil?

El origen de esta iniciativa es una campaña de la sociedad civil en Inglaterra, poniendo presión sobre el Gobierno inglés para que haga algo respecto de los actos de corrupción en los cuales empresas inglesas habían estado metidas en distintas partes del mundo.

Entonces la sociedad civil le exigió al Gobierno inglés que haga algo para que las empresas se vean obligadas a transparentar, a declarar públicamente qué pagos estaban haciendo a los gobiernos y que los gobiernos que recibían esos pagos también hagan público el registro de ingreso de esa plata en las cuentas, porque aparentemente estas empresas estaban pagando directamente a dictadores, o amigos, parientes, colaboradores de los dictadores de varios países.

Entonces el Gobierno inglés efectivamente sintió esta presión de la sociedad civil y creó esta iniciativa para fomentar crecientes niveles de transparencia en las actividades extractivas y ese fue el punto de partida de esta historia el año 2002.

Luego la cosa se independizó del Gobierno inglés, se volvió un ente autónomo el año 2006 y a partir de ahí ha ido evolucionando, pero cada paso adelante que ha dado ha sido hacia un mayor nivel de transparencia. Ha sido normalmente por presión y movilización de la sociedad civil.  

- Como sociedad civil van exigir cuatro puntos y han dicho que no se va dar un paso atrás en lo ya logrado, ¿cuáles son esos cuatro puntos?

El primero es defender los (estándares) mínimos que fueron establecidos en la Conferencia anterior el año 2013 en Australia, y por mínimos se entiende lo siguiente: El país que se hace parte del EITI tiene que obligarse a producir un reporte que detalla los pagos empresa por empresa, proyecto por proyecto, pago por pago, ese es el nuevo mínimo. Si un país no cumple con eso, entonces no puede ser parte del EITI, tiene que salirse.

Entonces el primer gran debate que va haber ahora en este evento de febrero es si eso fue un reclamo exagerado o si eso es una condición, un requerimiento que hay que mantener. Nuestro punto de vista (como sociedad civil) es que hay que mantenerlo. No hay ninguna razón por la cual gobiernos y empresas no puedan hacer públicos estos pagos de manera desagregada, no podemos retroceder respecto de lo que costó tanto lograr apenas el año 2013. Ese es el primer punto, ni un paso atrás respecto de lo ya logrado en materia de transparencia.

Esto es importante, por ejemplo, los reportes 1, 2 y 3 del EITI Perú tenían la información agregada, se decía “en el sector minero se han pagado regalías por valor de tanto", y uno no podía saber qué empresa y al no saber qué empresa ni en dónde, tampoco uno podía saber cuánto canon le correspondía a esa región, a esos gobiernos locales; es decir, casi no servía de nada esa información. Entonces no podemos retroceder a eso, tenemos que sostener, defender lo que ya se ha logrado. Esa es la primera idea.

En segundo lugar, ahora que ya sabemos cuánto pagan las empresas, por regalía, por impuesto, por (impuesto) selectivo al consumo, por IGV, por lo que sea, queremos saber cómo así es que pagan eso. Cómo así es que determinan cuál es su ganancia para sobre esa base pagar su impuesto a la renta, cómo es que determinan el valor de su producción para pagar sus regalías. Eso supone transparentar sus costos de producción.

Eso supone también transparentar cuáles son los precios de venta de sus productos al exterior, quienes son esos intermediarios, esos traders que compran los productos, a quién pertenecen esas empresas. Esto porque se ha descubierto en muchas partes del mundo empresas, por ejemplo, hay un caso en Colombia, una empresa que exporta carbón, pero lo exporta a sí misma, a otra empresa que es propiedad de la misma empresa en realidad, en un paraíso fiscal en las Bahamas. Y entonces lo aporta y declara un valor de venta de dos dólares por tonelada o cualquier cosa y luego esa misma empresa, pero con otro nombre, lo reexporta a Alemania y ahí sí lo vende a 20, a 30 a lo que realmente vale la tonelada de carbón en el mundo. Pero en Colombia paga dos dólares. Y como lo reexporta de un paraíso fiscal ahí no paga impuestos. Entonces uno se imagina la cantidad de recursos que un país como Colombia pierde si es que su carbón no paga en realidad sus impuestos en función del valor del mercado internacional, sino por utilizar esta ruta. Eso pasa con muchos otros productos.

Se ha documentado que hay oro en el Perú que sale a precio huevo y se exporta también a paraísos fiscales y ahí hay empresas que seguramente son propiedad de las mismas empresas de acá. Se lo compran a sí mismos barato, pagan entonces muy pocos impuestos y luego desde esos paraísos fiscales, ya sin pagar impuestos, lo venden a su verdadero destino, Suiza, la China, a los países desarrollados. Entonces ese es todo un segundo campo de acción, en la cual tenemos que exigir transparencia porque hay la sospecha de que están pagando mucho menos de lo que debieran pagar, utilizando estos mecanismos de elusión fiscal.

El tercer campo es el campo ambiental. La población tanto como le interesa saber cuánta plata hay, le interesa saber qué pasó con su tierra, qué pasó con su agua, qué estudio de impacto ambiental le aprobaron a esta empresa, si la empresa está cumpliendo o no con sus obligaciones consignadas en su estudio de impacto ambiental, si realmente está haciendo prevención, mitigación, reparación y compensación si es que hay daño. También a la población le interesa saber qué está haciendo el OEFA (Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental), cuáles son los reportes, qué acción de fiscalización y luego qué ha pasado con esa acción de fiscalización, ¿se ha hecho una sanción y la empresa ha cumplido con pagar su multa y con rectificar su comportamiento?

Porque ya sabemos por investigaciones periodísticas cómo 1011 reportes internos del OEFA de acciones de fiscalización quedaron en cajones durante más de cuatro años y luego prescribieron y ya no se pudo sancionar a esas empresas. También nos hemos enterado por reportes periodísticos que una empresa como Pluspetrol que todos los años violaba las normas, pagaba su multa. Porque pagar su multa le salía más barato que corregir su mal proceder. Ya se había convertido en una broma este asunto. Entonces si todas esas cosas se pusiesen al fresco, si todas esas cosas se supiesen, entonces habría mucho menos margen para que las empresas hagan lo que les da la gana.

El cuarto punto sería la dimensión social. Por ejemplo, ¿ha habido o no ha habido consultas?, ¿ha habido o no ha habido participación de población pero en serio en la audiencia de aprobación de estudios de impacto ambiental?, ¿ha habido o no ha habido consentimiento de las comunidades indígenas ahí donde la población local es indígena? Pero hay que detallar, pues. ¿Ha habido consulta?, ¿cómo ha sido?, ¿quiénes participaron?, ¿cuánto tiempo?, ¿cuáles fueron los resultados?, ¿dónde están las actas? Hay que dar toda esa información.

Y por lo social también entendemos los impactos sociales de la actividad extractiva. ¿Qué está pasando con los indicadores de pobreza, de desigualdad?, ¿está mejorando o no está mejorando la situación? Porque uno encuentra así cómo históricamente un territorio minero como Huancavelica después de 400 años terminó siendo el departamento más pobre del Perú, después de 400 años de generar fortunas como las de la familia de Roque Benavides, pero que se acumulan en la mano de una familia mientras Huancavelica seguía siendo un lugar de extrema pobreza.

Hoy día vemos también que luego de este ciclo minero de 15 años, del súper ciclo, regiones mineras siguen siendo tan pobres como eran al inicio del súper ciclo. Y no se puede acusar como en el caso de Cajamarca a un gobierno regional de los últimos cuatro años. Estamos hablando de 20 años de gran minería y los indicadores de pobreza no se han movido para nada. Entonces también conviene transparentar no solo si ha habido o no habido participación ciudadana, consulta, consentimiento, sino también transparentar con toda claridad cuál es la dimensión social, en qué quedan los temas de la pobreza, la desiguldad y la exclusión sobre todo de las poblaciones rurales más pobres en estos territorios productivos. Ese sería el cuarto tema.

Lo que esperan lograr en la cita mundial

Carlos Monge: Nosotros somos conscientes de que no se puede lograr todo al mismo tiempo. Entonces lo que nos hemos propuesto para esta reunión es poner estos temas en la agenda, hacerlos visibles, que no los pasen por agua tibia, que no los desaparezcan. No quiere decir que logremos el 24 y 25 de febrero que el EITI cambie totalmente e incorpore lo ambiental, lo social y todos estos temas, pero sí que quede claramente establecido que tienen que ser incorporados y que luego a nivel de cada país ya la sociedad civil dará la pelea por ir incorporándolos. Entonces creo que esa es de las muchas peleas que tenemos por delante. La idea en esta reunión es decir: miren, no hay futuro del EITI sin abordar estas nuevas agendas. 

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

Y que hacen respecto a manipulacion de balances para sacar menos ganancia pagar menos renta impuesto y darle a acccionistas mayoritarios la parte leonina, ademas las regalias en gran mineria son bajas de 1 a 3% sobre produccion del concentrado.

Añadir nuevo comentario