Servicios en comunicación Intercultural

La remediación de los derrames de petróleo en la Amazonía peruana

Margarette May Macaulay, Presidenta de la CIDH reclamándole al Estado Peruano su inacción en los impactos diferenciados que sufren las mujeres indígenas por las actividades extractivas. Fuente: Foto de IDLADS PERÚ

CIDH recordó al Estado Peruano adoptar medidas preventivas para prevenir desastres como lo sucedido en Saramurillo, e instó devolver la tierra como la encontraron.

Por Equipo de IDLADS PERÚ*

10 de diciembre, 2016.- El 02 de diciembre en Panamá, en la audiencia temática sobre vulneraciones diferenciadas a las mujeres por el impacto de las actividades de extractivas, fuimos testigos de excepción de como el procurador público adjunto supranacional y representante del Estado peruano, Iván Bazán, dio cuenta que el Viceministerio de Interculturalidad hará el seguimiento de los impactos de los derrames de petróleo en la Amazonia, a través de un grupo de trabajo, que se creará con la participación de organizaciones indígenas de mujeres.

Ha quedado claro que las tres declaraciones de emergencia ambiental fueron insuficientes salvo para hacer un diagnóstico de las dificultades para enfrentar la crisis ambiental como serían los fallos en el plan de contingencia de la empresa de petróleo, el cual no era idóneo debido a la ausencia de información sobre indicadores sociales de la población indígena, lo que afectó la remediación ambiental, siendo las entidades estatales desbordadas por la emergencia.

Lo lamentable es que se omitiera mencionar las exigencias de los pueblos indígenas afectados por los derrames de petróleo a los que especialmente hizo referencia, como Chiriaco y Morona, San Pedro y Urarinas. En los dos primeros casos, en julio y septiembre de 2016, se interpusieron demandas de amparo por la Organización Regional de los Pueblos Indígenas de la Amazonía Peruana del Norte del Perú (ORPIAN-P) y la Asociación Cocama de Desarrollo y Conservación de San Pablo Tipishca (ACODECOSPAT) respectivamente, que exigían:

- La actualización del instrumento de gestión ambiental, vigente desde el año 1995, tal como lo establecen las normas internas, que exigen que cada cinco años sea actualizado;

- Que al aprobarse el Instrumento de gestión ambiental éste sea materia de un proceso de consulta previa por afectar directamente derechos de comunidades indígenas.

- Que se cumpla con la obligación de efectuar la remediación ambiental.

- Que se compensen económicamente a las comunidades indígenas que habitan las zonas impactadas.

- Efectar el pago por el derecho de servidumbre por los más de 40 años de funcionamiento del Oleoducto Norperuano en territorios indígenas.

- Petroperú realice el mantenimiento técnico integral del ducto, adoptando medidas necesarias para que no se repitan nuevos derrames por la falta de mantenimiento.

De eso ni una sola palabra. Ni tampoco de la exigencia de las comunidades indígenas que reunidas en Saramurillo exigen un cambio total del Oleoducto Norperuano y la remediación ambiental.

Felizmente, el 07 de diciembre el Ministro de Energía y Minas (MEM), acordó en Saramurillo contratar una empresa internacional de reconocido prestigio e independencia, para que realice un informe sobre la situación actual y el estado del oleoducto norperuano, y de los ductos de las baterías de los lotes 8 y 192, con participación de la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS) de las Naciones Unidas, a efectos de garantizar la independencia y la transparencia de todos estos procesos.

Y un segundo acuerdo fue el de promover un debate nacional sobre la matriz energética, desde el Congreso, y a petición de los pueblos indígenas.

Presidenta de la CIDH solicitando  al gobierno Peruano mayores salvaguardas socio ambientales. Fuente: Foto de IDLADS PERÚ

La CIDH exhortó al Estado Peruano que adopte medidas preventivas para prevenir los desastres y cuando se evidencie negligencia por no poder controlar sus residuos tóxicos y contaminantes, deben saber que serán penalizadas y esto debe estar en el contrato. También exigió que las poblaciones indígenas estén debidamente informadas desde el inicio de las actividades extractivas.

Además, las empresas deben asegurar no solo que no contaminarán sino que devolverán la tierra y el agua tal como las encontraron. Como sabemos, los casos de derrames de petróleo han mostrado que no contamos con dichas salvaguardas o estas no son efectivas en el mejor de los casos.

No vamos a decir que desde enero de 2016 no se han tomado acciones con relación a los años precedentes sobre la situación crítica del mantenimiento del Oleoducto Norperuano pues es verdad que por primera vez se le exige, luego de 21 años, a PETROPERU que actualice su Programa de Adecuación y Manejo Ambiental (PAMA), y además paralice el bombeo de petróleo, el cual obliga a trasladar el crudo en barcazas con los riesgos socioambientales que esto entraña, mientras se repara el ducto.

Sin embargo, la solución estructural del problema pasa por hacer efectiva la modernización y adecuación integral del oleoducto, hacer efectiva la actualización del estudio ambiental por parte del MEM, que sigue haciéndose de la vista gorda en el tema, pagar los seguros ambientales a los afectados así como compensar a los pueblos indígenas por las servidumbres impuestas.

No cabe duda que dos de las batallas más importantes por la conservación de nuestra Amazonia se han dado en Panamá y Saramurillo, y esperamos sinceramente que el Estado peruano se comprometa a partir de ahora a exigir a los operadores de hidrocarburos altos estándares socioambientales así como encargar a sus entidades estatales competentes supervisar y fiscalizar rigurosamente a los operadores, asumir su rol de garantes de un ambiente sano y conseguir con todo esto evitar que se repitan desastres ambientales que tanto sufrimiento y padecimiento generan entre nuestras comunidades nativas.

---
* El equipo legal de IDLADS PERÚ está conformado por Henry Carhuatocto, Lilyan Delgadillo y Katherine Serrato.

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

Es hora de que el Estado Peruano asuma su rol, y haga cumplir las normas como corresponde. La OEFA y otros organismos.

Añadir nuevo comentario