Maíz olotón: un caso de biopiratería escandaloso

Servindi, 8 de febrero, 2024.- Una variedad de maíz mexicano que crece sin necesidad de fertilizantes es aprovechada por la empresa estadounidense Mars Incorporated, que sólo le concede 1 por ciento de los beneficios comerciales a la comunidad.

Se trata de una empresa transnacional dueña de marcas como Snickers, Pedigree, Wiscas, Orbit, M&M y Milky Way que se reservó el 99 por ciento de las ganancias.

Un reportaje del sitio web Animal Político indica que la especie autóctona fue proporcionada en 2015 en base a un acuerdo entre la empresa y las autoridades comunales de Totontepec Villa de Morelos, en Oaxaca.

El acuerdo le permite a Mars Incorporated extraer de México la especie autóctona de maíz conocida como “olotón”, para explotarla comercialmente.

El contenido del acuerdo estuvo oculto por las autoridades mexicanas y la empresa Mars Inc., pero fue divulgado por una fuente anónima y analizado por un grupo de científicos.

Los especialistas de la Universidad de Wisconsin-Madison concluyeron en que se trata de un convenio abusivo y que la trasnacional se apropió de recursos biológicos y de “conocimiento tradicional de comunidades adicionales [a Totontepec]”.

Es decir, la empresa se apropió de riquezas agrícolas y saberes ancestrales que en realidad le pertenecen a todos los pueblos indígenas de Oaxaca y otras regiones del sur del país. 

Un caso de biopiratería en México

El caso de biopiratería fue inicialmente fue dado a conocer en noviembre de 2018 por Animal Político, luego de que los atributos especiales identificados en el maíz olotón fueron anunciados por la empresa Mars Inc.

La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y la empresa presentaron el contrato como un acuerdo justo, que supuestamente aseguraba la “distribución equitativa de los beneficios” con el “aislado pueblo de la Sierra Mixe”.


Ejemplos de maíz olotón, un tipo que no necesita fertilizantes para crecer. Foto: tomada de biodiversidad.gob.mx/ Cecilio Mota Cruz

El contrato es tan lesivo y nefasto para el pueblo originario que proporcionó el material biológico que la proporción de 1 por ciento se reduce aún más cuando los beneficios deriven de productos enriquecidos con sus “recursos genéticos o derivados”.

Mars Inc. no sólo obtuvo permiso para recolectar muestras biológicas del maíz de la Sierra Mixe y extraerlas de México con fines comerciales, sino que también se le autorizó explotar el “conocimiento tradicional” asociado al cultivo de este maíz.

Lo mismo se indico respecto a los “conocimientos tradicionales de origen no identificable”, es decir, “prácticas que no son específicamente atribuibles o confinadas a la comunidad de Totontepec Villa de Morelos”.

De esta manera, recursos y conocimientos generados por comunidades indígenas de la región no fueron contempladas en el reparto de utilidades.

No deje de leer el reporte completo de Animal Político a partir del siguiente enlace:

https://animalpolitico.com/estados/maiz-oloton-biopirateria-oaxaca

 

Escucha nuestro podcast


AÑADE UN COMENTARIO
CAPTCHA
This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.