Servicios en comunicación Intercultural

Se eleva presión para destituir a Trump por asalto al Capitolio

Norteamericanos evalúan iniciar juicio político o aplicar la enmienda número 25 de la Constitución para sacar a Trump de la presidencia antes de que Biden asuma el cargo, el 20 de enero.

Servindi, 8 de enero, 2021.- El asalto al Capitolio, incitado sin escrúpulos por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, está a punto de costarle el cargo a este representante de la derecha más radical.

Los pedidos para destituirlo por este hecho, aumentan con el pasar de los días en los rivales políticos de Trump, en la comunidad internacional y hasta en algunos de sus aliados.

Mientras unos plantean sacarlo del cargo a través de un juicio político o impeachment, otros piden aplicar la enmienda número 25 de la Constitución norteamericana.

Asalto al Capitolio

Como se recuerda, el miércoles 6 de enero, centenares de personas que venían de participar en un mitin de Trump, irrumpieron en el Capitolio o Congreso estadounidense, ubicado en Washington D.C.

Esto, luego de que Trump dijera en su mitín que "sé que estarán marchando pronto al edificio del Capitolio para hacer oír sus voces pacíficas y patrióticamente”.

En el Capitolio, los parlamentarios se encontraban reunidos para certificar formalmente la victoria del candidato demócrata Joe Biden en las elecciones del 3 de noviembre de 2020.

Una victoria que, dicho sea de paso, Trump no ha querido reconocer desde entonces y cuyos resultados, además, ha intentado refutar sin pruebas.

 

El asalto de los fanáticos de Trump obligó a suspender la sesión del Congreso, aunque posteriormente la victoria electoral de Biden fue certificada.

No obstante, este asalto, que se prolongó durante horas, dejó al menos cinco víctimas mortales y desató una ola de críticas —desde todos los frentes— contra el líder republicano.

Pronto las críticas y condenas por este hecho se convirtieron en pedidos para destituir a Trump del poder, pedidos que han ido aumentando con el paso de los días.

Destitución de Trump

Aunque faltan unos pocos días para que Trump deje de la presidencia —Joe Biden debería asumir el cargo el 20 de enero— hay dos vías legales para sacar antes a Trump del cargo.

Uno es el llamado juicio político o impeachment y, el otro, la aplicación de la enmienda número 25 de la Constitución.

El primer proceso, que consta de dos etapas, se realiza en el Congreso con el fin de destituir al presidente de su cargo.

Debe ser iniciado por la Cámara de Representantes y solo necesita una mayoría simple para ser activado.

Luego, el juicio se celebra en el Senado, donde se necesitan dos tercios de los votos para destituir al presidente, algo que nunca se ha alcanzado en la historia de Estados Unidos.

Si Trump llegara a ser destituido, el vicepresidente Mike Pence asumiría como nuevo presidente hasta el 20 de enero.

Este escenario también ocurriría si se aplica la enmienda 25 de la Constitución, aunque en este caso, más que una destitución, se trata de una transferencia de poder de presidente a vicepresidente.

La sección número 4 de dicha enmienda permite al vicepresidente y a la mayoría del gabinete declarar al mandatario incapaz de desempeñar su cargo.

Para eso, necesitarían firmar y remitir una carta a los presidentes de la Cámara de Representantes y el Senado.

Y, luego, declarar al presidente como no apto para gobernar o incapaz de desempeñar sus poderes y deberes.

Trump, en este caso, también tiene derecho a impugnar la carta; sin embargo, mientras se resuelva el caso en el Congreso, el vicepresidente asumiría el cargo.

Condenas contra Trump

Si Trump es removido o no del cargo antes de celebrar una transición democrática —a la que tanto se resiste—, dependerá de lo que ocurra en los próximos días.

Hasta el momento, se sabe que los demócratas del Comité Judicial de la Cámara de Representantes, escribieron una carta al vicepresidente, Mike Pence.

En ella, le urgen actuar y sacar a Trump de la presidencia, alegando que cometió un acto de insurrección y que “buscaba socavar” la democracia.

Chuck Schumer, líder demócrata del Senado, fue más tajante y señaló que Trump “no debería ocupar el cargo ni un día más”.

Asalto al Capitolio por seguidores de Trump fue condenado desde todos los frentes. Foto: Reuters

Por su parte, representantes republicanos como el congresista Adam Kinzinger, y los gobernadores de Maryland y Vermont, también han pedido la destitución de Trump.

Otros republicanos que también condenaron el asalto al Capitolio fueron el senador Lindsey Graham y el líder del Partido Republicano en la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy.

Graham, uno de los grandes aliados de Trump desde su llegada a la Casa Blanca, calificó la toma del Capitolio como “una vergüenza nacional” y pidió sancionar a los responsables.

Por su parte, McCarthy, llamó a lo ocurrido como un suceso “muy antiestadounidense” que violaba los límites de la libertad de expresión y reunión en el país.

Pese a esta ola de cuestionamientos, según medios estadounidenses, el vicepresidente Mike Pence no tendría previsto recurrir a la enmienda 25 para destituir a Trump.

Esto, pese a que él también fue una de las autoridades que condenó el vergonzoso ataque contra el Capitolio.

---
Con información de: BBC News Mundo (reporte 1 y reporte 2) y CNN

 

Te puede interesar:

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario