Servicios en comunicación Intercultural

Exigen declarar emergencia sanitaria por exposición a metales pesados

Servindi, 7 de diciembre, 2017.- Los pobladores de la provincia de Espinar, en Cusco, afectados por la contaminación exigen que se declare el estado de emergencia sanitaria por exposición crónica a metales pesados en la provincia.

Apuntan que dicha medida debe permitir que se activen mecanismos efectivos de inversión pública para atender la salud y proteger las fuentes de agua, debido a que han fracasado varios planes y existe descoordinación en el gobierno para atender la amenaza.

Hace más de una década se realizan monitoreos ambientales por instituciones de la sociedad civil y por parte del Estado donde se alerta la contaminación; pero hasta el momento las autoridades no toman las medidas respectivas para atender a la población afectada.

El pedido se sustenta en el informe “Metales pesados tóxicos y salud pública: El caso de Espinar”, elaborado por CooperAcción, el Instituto de Defensa Legal (IDL), Derechos Humanos sin Fronteras y Broederlijk Delen.

El documento toma como base el estudio “Diagnóstico de salud ambiental humana en la provincia de Espinar, Cusco”, del Dr. Fernando Osores y fue presentado en el marco de la semana del Primer Encuentro de afectados por metales pesados en el Perú.

El nuevo informe pone bajo la lupa la alarmante situación de la exposición a metales pesados en la que se encuentran cientos de ciudadanos de la provincia cusqueña y la débil respuesta del Estado frente a esa problemática.

“No existe un esfuerzo por proteger a la población; por el contrario, defiende la tesis sobre la contaminación natural por alta mineralización en Espinar”, señala el informe.

Hasta la fecha no se concluyen los estudios de causalidad sobre la contaminación existente, pese a que ya transcurrieron casi cinco años desde que el Estado asumió el compromiso de hacerlos. Mientras tanto se sigue postergando una respuesta efectiva.

“Casi seis años después de los primeros resultados del CENSOPAS y cuatro años después de la Mesa de Diálogo de Espinar, todavía no existen medidas concretas implementadas, ni el presupuesto necesario para afrontar la grave situación existente en la provincia de Espinar. Mientras tanto, la población sigue expuesta a los metales y aumentando su situación de riesgo”, sostiene el informe.

No obstante, las entidades de gobierno hacen caso omiso a las demandas y continúan una estrategia mínima de atención genérica y esporádica a la población. La situación es tensa y el conflicto en la zona se mantiene latente.

El informe concluye que el caso de Espinar es un claro ejemplo de los graves impactos en la salud que se producen en varias zonas con presencia minera en nuestro país, la ineficiente respuesta del Estado y la ausencia de políticas públicas orientadas a proteger y atender de manera eficiente a las poblaciones afectadas.

Señala además que servicios básicos, como: suministro de agua potable, seguridad e inocuidad alimentaria, el manejo adecuado de efluentes y residuos sólidos urbanos no se encuentran debidamente garantizados, ni en calidad, ni en cantidad y temporalidad suficientes.

Ello incrementa claramente el riesgo de toxicidad aguda y crónica por exposición continuada a metales pesados como plomo, arsénico, mercurio y cadmio.

Recomienda avanzar hacia un marco político que prevea la prevención, atención y tratamiento especial a la salud de las personas que habitan y sufren los impactos de contextos mineros en el país, y que se debe de generar una masa crítica de profesionales con especialidad y competencia de aplicación inmediata en materia sanitario-ambiental tanto urbana como rural.

Población vulnerable

Sobre la vulnerabilidad de la población el informe da cuenta de la situación de desnutrición y anemia, asociada a los niveles de pobreza y a la falta de agua segura. Estos hechos, hacen que las personas contaminadas tengan mayor riesgo de afectación a su salud.

En Espinar, tras 35 años de explotación minera, el 65 por ciento de los pobladores de la provincia viven en situación de pobreza. De acuerdo al INEI, año 2009, de toda la provincia, el distrito de Espinar es el que tiene la mayor cantidad de niños con desnutrición crónica (1,547), lo que representa el 44,9% del total y un incremento absoluto de 626 con respecto al ENDES 2007.

Para el 2009, el 51.6% de la población de la provincia de Espinar no contaba con agua y el 79.2% no contaba con desagüe. Los esfuerzos del Estado peruano para proteger y atender la salud de la población de la provincia de Espinar, región Cusco, no son suficientes.

---

Descargue el informe:

 

Tags relacionados: 
Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario