Servicios en comunicación Intercultural

Los más vulnerables y menos responsables son los más devastados

Servindi, 7 de setiembre, 2021.- Los incendios, sequías, inundaciones y otros graves efectos de la crisis climática son cada vez más visibles y afectan a las poblaciones vulnerables tanto de los países ricos como los pobres.

Urge tomar medidas para controlar esta situación, sostuvo Amina Mohammed, vicesecretaria general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Las naciones más vulnerables y menos responsables de la crisis climática experimentarán consecuencias todavía aún más devastadoras.

“Los efectos repercutirán en las economías, las comunidades y los ecosistemas, borrando los logros del desarrollo, profundizando la pobreza, aumentando la migración y exacerbando las tensiones.”

“Actuar ahora es una cuestión de justicia climática” dijo Mohammed el lunes 6 de setiembre en el Diálogo sobre la Aceleración de las Soluciones de Adaptación con Vistas a la COP26.

Por ello, destacó la necesidad de tomar medidas valientes para lograr una economía global de emisiones de gases de efecto invernadero de valor cero para el año 2050 y no superar la barrera de los 1,5ºc.

Se necesita un crecimiento enorme en adaptación y resistencia climáticas

“Pero, incluso en ese caso, seguiremos teniendo que enfrentarnos a una violenta alteración climática. Necesitamos un aumento masivo de la inversión en adaptación y resiliencia”señaló.

Mohammed recordó que sólo el 21% de la financiación climática se destina a los esfuerzos de adaptación y que de los 70.000 millones de dólares que necesitan los países en desarrollo en ese concepto “solo se aporta una fracción”.

Una cifra que solo aumentará con el tiempo ya que los costes de adaptación para el mundo en desarrollo podrían aumentar hasta 300.000 millones de dólares al año en 2030.

“Tenemos el imperativo moral de cerrar esta brecha”, sentenció.

Los países más necesitados no tienen acceso a la financiación climática

Añadió que además de ser un deber ético, la pronta inversión en adaptación y aumento de la resiliencia también presenta un claro argumento económico. 

"Se salvarán vidas y se protegerán los medios de subsistencia", dijo, y señaló que por eso el Secretario General ha pedido a los donantes y a los bancos multilaterales de desarrollo que asignen el 50% del total de la inversión pública para el clima a la adaptación y la resiliencia. 

Sin embargo, los países que precisan este apoyo siguen teniendo graves problemas para acceder a la financiación climática. 

Por lo cual, destacó la importancia de simplificar las normas y facilitar el acceso a los países menos adelantados, los pequeños Estados insulares en desarrollo y otras naciones vulnerables, así como de acelerar las iniciativas, por ejemplo, con el Programa de Aceleración de la Adaptación en África

Finalmente instó a los asistentes al evento a actuar con valentía ya que solo faltan 80 días para la celebración de la COP26, la conferencia anual de la ONU sobre el clima, que se celebrará en Glasgow en noviembre.

----
Con información de Noticias de la ONU: https://news.un.org/es/story/2021/09/1496372
 

Te puede interesar:

¿Hacia dónde van los movimientos por la justicia climática?

Se requiere de una acción más rupturista, más confrontativa con el poder global y sus expresiones locales y territoriales, si es que verdaderamente se apuesta a que las decisiones del planeta y de la humanidad no continúen secuestradas por una elite política y económica que, en nombre del capital y del progreso, destruye el tejido mismo de la vida. Seguir leyendo...

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario