Servicios en comunicación Intercultural

Mujeres líderes: Por un futuro igualitario en el mundo de la Covid-19

Foto: ONU Mujeres/Yihui Yuan.

Las mujeres del mundo desean y merecen un futuro igualitario sin estigma, estereotipos ni violencia; un futuro que sea sostenible, pacífico, con igualdad de derechos y oportunidades para todas las personas. A fin de lograr este objetivo, el mundo necesita mujeres en todas las mesas en las que se tomen decisiones.

Servindi, 7 de marzo, 2021.- El 2021, el tema del Día Internacional de la Mujer (8 de marzo) es Mujeres líderes: Por un futuro igualitario en el mundo de la Covid-19”.

La fecha busca destacar los esfuerzos de las mujeres y niñas a la hora de definir un futuro más igualitario y la recuperación ante la pandemia de Covid-19, y resalta las deficiencias que persisten.

Solo con la participación y el liderazgo plenos y efectivos de las mujeres en todos los ámbitos de la vida se consigue el progreso para todo el mundo destaca el programa ONU Mujer.

Sin embargo, las mujeres siguen sin tener suficiente representación en la vida pública y la toma de decisiones, tal y como refleja el informe del Secretario General de las Naciones Unidas presentado en dociembre de 2020.  

Las mujeres son jefas de Estado o de gobierno en 22 países, y únicamente el 24,9 por ciento de los parlamentarios nacionales son mujeres. Al ritmo de progreso actual, la igualdad de género entre jefas y jefes de gobierno tardará otros 130 años.

Cinco recomendaciones claves del Secretario General de las Naciones Unidas

  1. Fortalecer los marcos normativos, jurídicos y regulatorios.
  2. Prevenir y eliminar la violencia contra las mujeres en la vida pública.
  3. Afianzar las reformas institucionales que respondan a las cuestiones de género.
  4. Aumentar la disponibilidad de financiación de calidad en pro de la participación de las mujeres en la vida pública.
  5. Afianzar la voz de las mujeres y no dejar a nadie atrás en la vida pública.

Las mujeres en la primera línea de batalla contra el Covid-19

Las mujeres se encuentran en primera línea al frente de la batalla contra la Covid-19, ya sea como trabajadoras del sector de la salud y como científicas, médicas y cuidadoras.

No obstante, ganan un 11 por ciento menos globalmente en comparación con sus homólogos masculinos.

Como señala un análisis de equipos de trabajo sobre la Covid-19 de 87 países, solamente el 3,5 por ciento de estos tenían paridad de género.

Cuando las mujeres están al cargo, se observan resultados positivos. Varias de las respuestas más eficientes y ejemplares ante la pandemia de la Covid-19 han sido dirigidas por mujeres.

Y las mujeres, especialmente las jóvenes, son quienes organizan movimientos diversos e inclusivos en línea y en la calle a favor de la justicia social y la igualdad o la lucha contra el cambio climático en todas partes del mundo.

Sin embargo, las mujeres de menos de 30 años de edad representan menos del 1 por ciento de los parlamentarios a escala mundial.

Por todo ello, el Día Internacional de la Mujer de 2021 clama a favor de la Generación Igualdad, a fin de actuar para conseguir un futuro igualitario para todas y todos.

El Foro Generación Igualdad, la reunión más importante para la inversión y la adopción de medidas por la igualdad de género, dará comienzo en Ciudad de México entre el 29 y el 31 de marzo, y se clausurará en París en junio de 2021.

Este evento congregará a personas líderes, visionarias y activistas de todo el mundo, de manera segura en una plataforma virtual, a fin de impulsar un cambio transformador y duradero para las generaciones venideras.

La participación de las mujeres y la adopción de decisiones por ellas de forma plena y efectiva en la vida pública, así como la eliminación de la violencia, para lograr la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de todas las mujeres y las niñas

Informe del Secretario General

VII. Conclusiones y recomendaciones

64. Es esencial transformar el equilibrio de poder para promover y proteger los derechos humanos de las mujeres y resolver las apremiantes dificultades de la época actual, desde la profundización de las desigualdades y la polarización hasta la crisis climática y la pandemia de COVID-19. Se ha avanzado demasiado lento en pos de la paridad entre hombres y mujeres en todos los ámbitos de la vida pública y la adopción de decisiones. Las mujeres han cumplido papeles influyentes en la adopción de decisiones políticas y en la sociedad civil, pero se ven cada vez más amenazadas por la violencia, tanto en línea como en otros ámbitos. Que se produzca un cambio transformador en pro de la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres depende de que haya voluntad política, de que mujeres y hombres cooperen estrechamente, de que se creen redes entre mujeres con diferentes cargos decisorios, de que las instituciones respondan a las cuestiones de género y de que se destinen más fondos a la participación de las mujeres en la vida pública. A fin de alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible para 2030 es necesario lograr más rápido la igualdad de género en la adopción de decisiones. Es fundamental aplicar cuotas eficaces que no se queden cortas, designar el mismo número de mujeres que de hombres para todos los cargos públicos, eliminar la violencia contra las mujeres y permitir que participen todos los grupos de mujeres, especialmente las jóvenes, para que se hagan oír más y se logre así la igualdad de género en favor de las mujeres y las niñas. 

65. Para que se logre la igualdad de género y la participación plena y efectiva de las mujeres en la adopción de decisiones y la vida pública, la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer tal vez desee instar a los Gobiernos y a otros interesados a que tomen las medidas indicadas a continuación.

Fortalecer los marcos normativos, jurídicos y regulatorios

a) Cumplir del todo los compromisos y las obligaciones vigentes con respecto al logro de la igualdad de género y al empoderamiento de todas las mujeres y las niñas, así como al disfrute pleno y en condiciones de igualdad de sus derechos humanos y libertades fundamentales;

b) Emprender reformas integrales para eliminar las leyes, las políticas y los reglamentos que discriminan a las mujeres;

c) Establecer metas, planes de acción y plazos para lograr la paridad de género en todos los cargos ejecutivos, legislativos y administrativos, así como en las comisiones públicas, los grupos especiales de trabajo y los equipos de negociación;

d) Designar mujeres para que ocupen cargos del ejecutivo a fin de garantizar la paridad de género en las Administraciones locales y nacionales;

e) Adoptar leyes electorales y de cuotas con metas del 50 % y asegurarse de que se cumplan, fijando a tal fin el orden en que deben aparecer las mujeres y los hombres en las listas de candidatos e imponiendo sanciones por incumplimiento;

f) Adoptar e implementar efectivamente una serie de reglamentos y medidas especiales de carácter temporal en los sectores público y privado a fin de lograr más rápido la participación equitativa de las mujeres en la adopción de decisiones y los cargos de liderazgo, que beneficien en especial a las mujeres que se topan con formas múltiples e interseccionales de discriminación;

g) Derogar o modificar las disposiciones legales que hacen que se contraiga el espacio cívico o que las organizaciones de mujeres tengan dificultades para inscribirse, participar en actividades de concienciación, recibir fondos externos e informar sobre cuestiones relacionadas con los derechos;

h) Mejorar la reunión y el uso de datos comparables a nivel mundial, desglosados por sexo, edad y otros factores, sobre la participación de las mujeres y la adopción de decisiones por parte de ellas en la Administración pública, el poder judicial, los partidos políticos y otros ámbitos de la vida política y pública;

Prevenir y eliminar la violencia contra las mujeres en la vida pública

i) Reformar los marcos jurídicos para tipificar la violencia contra las mujeres en la vida política y pública, tanto en línea como en otros ámbitos, y poner fin a la impunidad;

j) Fomentar la capacidad del personal encargado de hacer cumplir la ley, las fiscalías y la judicatura para aplicar las leyes que repriman la violencia contra las mujeres, responder a los incidentes y hacer que los autores rindan cuentas;

k) Establecer mecanismos de denuncia y notificación para las supervivientes de la violencia y garantizar el acceso a ellos;

l) Asignar recursos para la capacitación, la prevención y los servicios esenciales orientados a eliminar la violencia contra las mujeres en la vida política y pública;

m) Garantizar que las defensoras de los derechos humanos y las integrantes de organizaciones de mujeres y movimientos feministas estén protegidas de la violencia por participar en la vida pública;

n) Seguir dotando de fondos a los mecanismos internacionales y regionales de derechos humanos y los procedimientos especiales para que puedan seguir de cerca la violencia contra las mujeres en la vida pública y política e informar y formular recomendaciones al respecto;

o) Fijar normas sobre lo que constituye violencia en línea contra las mujeres en la vida pública para que se pueda exigir cuentas a los medios de comunicación y las empresas que gestionan plataformas de medios sociales por el contenido de ese tipo;

p) Aumentar la capacidad de los sistemas estadísticos nacionales para reunir de manera periódica y sistemática (tanto en línea como por otros medios) datos sobre la violencia contra las mujeres en la vida pública;

Afianzar las reformas institucionales que respondan a las cuestiones de género

q) Garantizar que la respuesta a la pandemia de COVID-19 y la recuperación posterior sean sensibles al género nombrando mujeres y defensoras de la igualdad de género para que ocupen cargos de liderazgo, a través de metas de paridad de género, en los grupos especiales de trabajo, comités permanentes y otros órganos decisorios competentes;

r) Dotar de fondos a comités o comisiones que se especialicen en la igualdad de género y a bloques de mujeres, así como a foros de intercambio, y fomentar la capacidad institucional en lo que respecta a la igualdad de género en los parlamentos, los ministerios y la Administración pública;

s) Asegurarse de que todas las instituciones públicas adopten y cumplan códigos de conducta en virtud de los cuales tengan tolerancia cero frente a la violencia, la discriminación y el maltrato, así como mecanismos internos de notificación y denuncia;

t) Ratificar y poner en vigor el Convenio de la OIT sobre la Violencia y el Acoso, 2019 (núm. 190);

u) Aumentar la transparencia de las instituciones y permitir que las integrantes de organizaciones de mujeres y movimientos feministas tengan acceso a los debates y los procesos decisorios para expresar sus opiniones y compartir sus conocimientos especializados;

Aumentar la disponibilidad de financiación de calidad en pro de la participación de las mujeres en la vida pública

v) Crear condiciones e incentivos para que las campañas de las candidatas mujeres reciban apoyo financiero de fondos públicos y privados, entre otras cosas mediante una financiación política sensible a las cuestiones de género, subsidios para el cuidado infantil, redes de recaudación de fondos y donaciones y financiación colectiva ajenas a los partidos;

w) Incentivar a los partidos políticos para que financien campañas de mujeres y promuevan su liderazgo;

x) Elevar el porcentaje de fondos de asistencia oficial para el desarrollo que se destinan a metas independientes relacionadas con la igualdad de género y a organizaciones de mujeres;

y) Aumentar la calidad y la cantidad de los fondos disponibles para respaldar a las mujeres en la vida pública creando y financiando fondos específicos que den prioridad a la asignación de recursos directamente a las organizaciones de mujeres y los movimientos feministas;

Afianzar la voz de las mujeres y no dejar a nadie atrás en la vida pública

z) Ayudar a que las mujeres puedan prepararse para hacer carrera política mediante el desarrollo de la capacidad, la capacitación y la concienciación, y prestar apoyo específico a las mujeres que se topan con formas múltiples e interseccionales de discriminación para que puedan participar en la vida pública y la política;

aa) Implementar medidas de concienciación y sensibilizar a los líderes comunitarios y religiosos, los medios de comunicación, los hombres y los niños y las diferentes generaciones de mujeres para contrarrestar las normas sociales que restringen los derechos de las mujeres y su participación en la vida pública y en la adopción de decisiones y ajustar esas normas deliberadamente;

bb) Consolidar un entorno propicio para la participación de las mujeres en la vida pública y la adopción de decisiones tratando los problemas que plantean la pobreza de la mujer, la carga de los cuidados no remunerados y el acceso desigual a la salud y los derechos sexuales y reproductivos, la educación y la tecnología, y fomentando el desarrollo de aptitudes;

cc) Aumentar la representación y la participación de las mujeres jóvenes en la vida pública mediante actividades de extensión comunitaria, mentorías, programas de desarrollo de la capacidad y una exposición temprana a los espacios legislativos y de formulación de políticas;

dd) Incentivar a los medios de comunicación y las industrias de la publicidad y el cine para que inviertan las tendencias discriminatorias en la manera en que representan a las líderes mujeres en la vida pública y la adopción de decisiones;

ee) Financiar y respaldar las campañas de información pública aportando ideas e imágenes positivas sobre el rol de las mujeres en la vida pública para ayudar a cambiar los estereotipos.

66. La Comisión tal vez desee exhortar al sistema de las Naciones Unidas y a otras organizaciones internacionales a que colaboren para ayudar a los Estados Miembros a aplicar, medir y supervisar las recomendaciones anteriores a todos los niveles.

 

Te puede interesar:

 

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario