Servicios en comunicación Intercultural

Hidrovía Amazónica: Las turberas que el Gobierno olvida

Foto: Andina

Por Renzo Anselmo

Servindi, 5 de diciembre, 2019.- El último lunes Gabriel Quijandría, viceministro de Desarrollo Estratégico de los Recursos Naturales del Ministerio del Ambiente (Minam), reconoció en la apertura de la COP25 que las turberas de la Amazonía son «aliadas para hacer frente al cambio climático».

Sin embargo, cuatro días antes a su discurso, el 28 de noviembre, el gobierno del Perú declaró de Interés Nacional la realización de la Hidrovía Amazónica, un proyecto que de efectuarse —según los expertos— terminaría afectando a las turberas amazónicas.

¿Qué son las turberas y por qué son tan importantes?

Las turberas son un tipo de humedal ácido que almacena abundante materia orgánica. En la ecología, el concepto se utiliza para describir la condición del suelo que acumula el carbono (materia orgánica) en sus tierras.

Eurídice Honorioinvestigadora del Instituto Nacional de Investigaciones Amazónicas del Perú (IIAP), explica que las turberas funcionan como agentes de almacenamiento de materia orgánica, convirtiéndose así en un factor de mitigación del cambio climático.

«Sabemos, que mientras más carbono se mantenga en algún lugar de la tierra es beneficioso, y que no salga a la atmósfera porque esto hace que haya más calentamiento global», comentó Honorio en diálogo con Servindi.

Según la especialista que colaboró en el 2014 con un estudio realizado por el Instituto de Física (IOP por su sigla en inglés) sobre las turberas de la Amazonía, la acumulación de materia orgánica en los humedales es posible debido a las inundaciones que poseen en gran parte del año estos territorios.

Por su lado, el Gobierno peruano también reconoce la importancia de estos humedales. En la COP25, el viceministro Quijandría informó que las turberas de la región Andina almacenan cerca de 100 veces más de carbono que todos los bosques tropicales del mundo, siendo el aguaje la principal especie de turbera tropical.

Pese a todo ello, el 28 de noviembre el gobierno de Martín Vizcarra publicó el Decreto de Urgencia N° 018-2019 mediante el cual estableció la Declaración de Necesidad, Utilidad Pública e Interés Nacional de la Hidrovía Amazónica y otros 41 proyectos.

El dragado de la Hidrovía Amazónica

Para la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (Aidesep), el proyecto de infraestructura más ambicioso en los ríos del Amazonas pone en riesgo el equilibrio ambiental de los ecosistemas amazónicos al pretender aplicar la técnica del dragado.

El dragado —una actividad que consiste en la remoción de las rocas y sedimentos del fondo del río— sería aplicado sobre los tres principales afluentes del Amazonas con el fin de que las embarcaciones de mayor calado puedan navegar por este camino fluvial.

Al respecto, la investigadora Eurídice Honorio explicó que el impacto del dragado también podría alcanzar negativamente a las turberas presentes en la región.

«La condición para mantener la turba dentro de los aguajales está muy relacionada a la hidrología, a cómo el agua permanece en el suelo. Entonces, cualquier actividad que se genere cerca a estas turberas, que afecten el ciclo hidrológico de estos bosques, los van a afectar», explica Honorio.

Ante una posible afectación, la experta pone el caso de los aguajales en la región Loreto, lugar donde la conversión de estos humedales va más allá de lo ambiental e ingresa al campo social y económico.

«Social porque hay miles de familias que dependen de este recurso a través del uso y venta de frutos de aguajes; y económico, porque genera un ingreso a la región y ahora la demanda está creciendo aún más», agrega Honorio.

Como bien dijo el viceministro Quijandría, el Perú debe estar comprometido en evaluar la posibilidad de que las acciones en turberas y humedales formen parte de sus contribuciones nacionalmente determinadas.

En ese sentido, el gobierno debe repensar la viabilidad de un proyecto como la Hidrovía Amazónica que ocasionará impactos negativos a los humedales de la región, ecosistemas de suma importancia para cumplir los compromisos climáticos del país.

Te puede interesar:

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario