Servicios en comunicación Intercultural

El grafeno volverá obsoletos proyectos mineros cupríferos

Foto: http://energiasostenible.info/

Al gobierno peruano se le debe exigir que reoriente sus políticas hacia el desarrollo sostenible, y que en vez de apoyar proyectos mineros ecocidas dedique recursos para investigaciones tecnológicas sobre el grafeno. De esta manera evitaríamos que el Perú se quede a la zaga en este campo y continúe la dependencia tecnológica, sostiene analista Wilder Sánchez.

El grafeno y sus implicancias en los proyectos mineros cupríferos

Por Wilder A. Sánchez Sánchez*

4 de enero, 2017.- El año 2004 dos científicos rusos de la Universidad de Manchester, Andrei Gueim y Konstantin Noviosólev (ganadores del Premio Nobel de Física 2010), obtuvieron a partir del grafito una forma de carbono que se conoce como grafeno, en la que los átomos están agrupados en moléculas organizadas de forma hexagonal, formando una delgadísima lámina del grosor de un átomo, parecida a un panal de abejas. 

El material es por lo menos 100 veces más resistente que el acero (algunas fuentes consultadas dicen que 200), más duro que el diamante, mucho más ligero que el aluminio, tan flexible como una hoja de papel, de transparencia casi total y conduce la electricidad mejor que el cobre.

Véase sobre el grafeno emitido por la Televisión Nacional de Chile

Por estas y otras propiedades se lo considera como el material del futuro (algunos lo califican como “el material de Dios”). Ya se han hecho miles de investigaciones en los últimos años en varios países sobre sus posibles aplicaciones, por las que algunos futurólogos llegan a la conclusión – así también lo creo – de que implicará una profunda revolución tecnológica e industrial, porque con el grafeno se podrán fabricar cables de fibra óptica cientos de veces más veloces que los actuales, circuitos integrados de aparatos electrónicos, superbaterías y acumuladores eléctricos que se podrían cargar en poquísimo tiempo y que suministrarían electricidad largamente, pantallas táctiles flexibles, mejores auriculares y altavoces, cámaras fotográficas mucho más sensibles, mejores desalinizadores de agua, etc., además de ciertas aplicaciones en medicina (por ejemplo el óxido de grafeno para atacar células cancerosas) y en otros campos.

la buena noticia es que dentro de pocos años (...) la producción de cables y otros materiales a base de grafeno sería tan masiva que sustituiría al cobre y al silicio (...). Por esto, los nuevos proyectos mineros cupríferos podrían quedar definitivamente inviables económicamente si llegara el momento en que quedara obsoleta la metalurgia del cobre.

Desde el punto de vista ambiental, el grafeno constituirá un material mucho más amigable con el medio ambiente. Para los ecologistas que en el Perú y otros países andinos defienden la intangibilidad de las cabeceras de cuenca y zonas frágiles que aún quedan y que luchan contra los proyectos mineros cupríferos como Conga, El Galeno, Tía María, Las Bambas y otros, la buena noticia es que dentro de pocos años (algunas proyecciones indican que alrededor del 2025) la producción de cables y otros materiales a base de grafeno sería tan masiva que sustituiría al cobre y al silicio (o, al menos, reduciría su demanda industrial). Por esto, los nuevos proyectos mineros cupríferos podrían quedar definitivamente inviables económicamente si llegara el momento en que quedara obsoleta la metalurgia del cobre. 

Esto, desde luego, no significa que los ambientalistas deban cruzarse de brazos, sino, por el contrario, argumentar una razón adicional para exigir a la estadounidense Newmont Mining Corporation, a las empresas mineras chinas como Minmetals, Chinalco, Shougang y otras, a la mexicana Southern Perú Cooper Corporation, a las compañías mineras canadienses, australianas y de otros países que operan en cabeceras de cuenca y en zonas frágiles, que se retiren definitivamente de los territorios concesionados. 

Al Gobierno Peruano debe exigírsele que reoriente sus políticas hacia el desarrollo sostenible, y que en vez de apoyar proyectos mineros ecocidas dedique recursos para investigaciones tecnológicas sobre el grafeno, para que nuestro país no se quede a la zaga en este campo y no continúe en situación de dependencia tecnológica.

Véase el siguiente vídeo que explica las propiedades y usos posibles del grafeno:

---
*Wilder A. Sánchez Sánchez escribe para diferentes medios a nivel nacional e internacional, su correo: [email protected]

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

Si se frena todos los proyectos de inversión minera, de donde saldrán los recursos para hacer investigación tecnológica, más aún cuando nuestros niveles de educación son de los más bajos en América Latina y cuando los políticos fujiapristas están petardeando tener una educación de calidad en las universidades???? Pregúntenle a Modesto Montoya si tiene los recursos para hacer investigación científica.
Y sorprende que el pedido sea que no haya ningún proyecto de inversión minera. No proponen que se maneje -y se cumpla- altos estándares de responsabilidad ambiental y social. Suena solo a discurso ideológico desconectado de la realidad.

Desde 1970, se redujo las horas escolares, de 6 días a 5 días a la semana, de 8 horas a 5 horas diarias. Y se redujo el trabajo universitario a 17 semanas de estudios superficiales (con poca comprensión lectora y poco razonamiento lógico, acentuados por las proyecciones electrónicas de resúmenes en el aula)) aprendizajes inciertos (memorísticos y teoréticos) y capacitaciones pospuestas para cuando recién el egresado consiga "chamba" (muchas veces burocráticas e improductivas) En 4 meses y 1 semana, el universitario de pre grado, en la universidad pública principalmente, está obligado a consumir una cantidad de 7, 8 hasta 10 cursos, o en la universidad privada a consumir "3 semestres" en 1 año. ¿Acaso todo esto no es de una "calidad" cientificista caracterizada por “la copia y dependencia de conocimientos ya transitados” (Javier Sota, diario “La Primera” 5/11/2011) y que “No innova ni crea conocimientos” (Sota Nadal)?; pues sí, mientras se sature de contenidos cognoscitivos al alumno; acostumbrándole a pensar dispersamente la realidad peruana, mediante cursos amontonados, inconexos y des-contextualizados. Quienes ahora disputan los "co-gobiernos" universitarios, se han formado en esa calidad cientificista, y en el régimen académico aun vigente, solo quieren continuar su "carrera" profesional hacia el "éxito" codicioso, en vez de hacer el servicio a la investigación científica y tecnológica que la peruanidad nos exige. De este proceso cientificista universitario, también proceden los "demócratas" de la inversión capitalista electoral y los "republicanos" de las ganancias privadas a costa de los bienes públicos, y que ahora disputan gobiernos locales, regionales y nacionales, para darle continuismo a la Constitución del 93. Con respecto a las inversiones extractivistas, lo correcto sería enseñar a los pueblos a exigir los "altos estándares de responsabilidad ambiental y social", pero también a confiar en la República (comunidad ciudadano que comparte los bienes y servicios públicos) y en la Democracia (intercambio ciudadano entre deberes y derechos en el uso y usufructo de los bienes y servicios públicos), convocando sus votos para un Referendo por Constitución de Productividad, Federalidad Regional e Interculturalidad, para que se redacte en tiempo de gobierno democrático. ¡No al fundamentalismo ideológico de contra ni de pro a la inversión extractivista! Viva la Promesa de la Vida Peruana, con plazo hacia el Bicentenario y que Jorge Basadre lo rescató de los próceres y precursores que consteruyen la peruanidad desde las resistencias indígenas hace más de 500 años.

Si se frena todos los proyectos de inversión minera, de donde saldrán los recursos para hacer investigación tecnológica, más aún cuando nuestros niveles de educación son de los más bajos en América Latina y cuando los políticos fujiapristas están petardeando tener una educación de calidad en las universidades???? Pregúntenle a Modesto Montoya si tiene los recursos para hacer investigación científica.
Y sorprende que el pedido sea que no haya ningún proyecto de inversión minera. No proponen que se maneje -y se cumpla- altos estándares de responsabilidad ambiental y social. Suena solo a discurso ideológico desconectado de la realidad.

Precisamente, lo amigable con el medio ambiente es el logro de "alto estandar de responsabilidad ambiental y social" que debería cumplir el capital extractivista minero, so pena de cancelar su presencia en el Perú. Para que esto se cumpla, es imprescindible una Constitución Democrática (de Productividad, Federalidad Regional e Interculturalidad) que reemplace a la Constitución Dictatorial del 93 y, además, que supere a la Constitución Dictatorial del 79.

Añadir nuevo comentario